Hombrismo

0

¿Para cuándo el día del “hombrismo”?
Para cuándo vamos a tener los hombres, o para hacerlo menos inclusivo, los hombros un día para nosotros. Esta raza de animales tan vapuleada por las hembras. Esta sección humana en retroceso, este grupo de homínidos con uña plana con o sin pluma. Está claro que necesitamos de un día para nosotros.

Nosotros que desde tiempos inmemoriales hemos sufrido el parto con mareos y fatigas cuando no estábamos en el bar. Hemos estado bajo el yugo de esas hembras que han decidido qué hacernos de comer con lo que nos sobraba de la borrachera del día anterior. Nos han sumido en la más absoluta precariedad cuando nos piden que pasemos la manutención a los hijos que le hemos dado. ¿Pero estas mujeres que se han creído? ¿Queréis igualdad? Pues mead de pie.

Desde aquí mi repulsa al feminismo, que quieren que las mujeres tengan derechos. Como hombre CIS pido SOS para que podamos competir contra mujeres en los deportes, porque, aunque mis músculos y pulmones sean más grandes llevamos un gran peso sobre nuestros hombros debido a la cantidad de mierda que alguno llevamos en la cabeza. O por el peso de las pelotas que gastamos algunos cuando pedimos según qué tonterías cuando no toca.

Ahora bajo la mira del burro está la men- struacion femenina, es tan varonil la misma que etimológicamente viene del inglés “man”, en plural “men” (hombres) y “struacion” que vienen siendo lo que me salga a mí de las mismísimas… y así dar opinión de lo que no tenemos ni idea. Ahora los hombretones se echan las manos a la cabeza por algo que jamás han sentido. Cuando más de la mitad no sabe siquiera cómo funciona un cuerpo femenino, es más, no saben siquiera cómo funciona el propio cuerpo masculino.

Esto llega ya a límites inimaginables. Vuestras inseguras pelotitas tiemblan ante la aplastante lógica de la naturaleza humana. El idiota opina sobre cualquier cosa, el idiota repite un mantra constante que es: “yo” y “mi”. Fuera de ahí el idiota es nada.

Aunque haya pasado ya algún tiempo desde el día de la mujer trabajadora siempre es buen momento para recordar que el día del bonobo cada vez está más cerca. Que las nuevas generaciones demandan un poco de “casito” y que el individualismo está arraigando como la mala yerba. Ante las peticiones idiotas siempre está la mofa, el chuleo y el vituperio.

Cuando alguien pregunte que ¿para cuándo el día del hombre? Decirle que algún día quedará libre para nombrarlo día del gilipollas y así no sentirse tan desplazado. Que no pierdan la esperanza o el esperanzo que bajo la dictadura del posmodernismo puede ser lo que desee, incluso un idiota, tal y como lo están demostrando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.