No se habla de lo que no se debe de hablar

0

No se habla de lo que no se debe de hablar. Hablar de lo que no se debe hablar estará penado bajo murmuración, regaño, congoja, bronca, examen, critica, desaprobación, amonestación, impugnación, vituperio, invectiva, pesar, castigo, sanción, julepe, punición, aflicción, correctivo, censura, reprimenda,  multa, penalización, proscripción, represión, filípica, condena, dolor, tortura, tormento, martirio, suplicio o muerte.
Si para evitar ser murmurado, regañado, acongojado, abroncado, examinado, criticado, desaprobado, amonestado, impugnado, vituperado, invectivado, pesado, castigado, sancionado, julepeado, punido, afligido, corregido, censurado, reprimido,  multado, penalizado, proscrito, reprendido, filípicado, condenado, dolorido, torturado, atormentado, martirizado, objeto de suplicio, incluso de ser muerto o matado, se decide no  habla de lo que no se debe de hablar y así evita la polémica concreta que se debe de evitar.

Aunque por el contrario y por venir bien para el desquite. Puede entrar al trapo en las polémicas a las que se le está permitido entrar. Así que podrá hablar de lo que se puede hablar pero no de lo que no se puede hablar. Siendo así, no debe de preocuparse si hace esto de manera mecánica o normalizada. Porque así estará lejos de la acusación y por ende de ser un criminal. Con lo que podrá disfrutar de una vida tranquila, sosegada, reposada, serena, pacifica, relajada, bonancible, simple, suave, apacible, predecible, templada, despreocupada, laxa, quieta, encalmada, cachazuda, desfebrecida, pero cobarde, infinita mente cobarde.

Se podrá decir que si usted no habla de lo que no se debe de hablar y su critica solo se centra en lo que se permite criticar. No cabe duda de que usted es un borrego, un cobarde, un pusilánime, un gallina, un cagado, un menguado, un blando, un mandilón, un pelota, un fanfarrón, un imbécil, un alelado, un necio, un zopenco, un tarado, un lila, un gilipollas, un estólido, un bobo, un tonto, un perro, un simple, un mierda, un lamebotas, un desgraciado, un tirano. Así que si usted no quiere ser ni un borrego, ni un cobarde, ni un pusilánime, ni un gallina, ni un cagado, ni un menguado, ni un blando, ni un mandilón, ni un pelota, ni un fanfarrón, ni un imbécil, ni un alelado, ni un necio, ni un zopenco, ni un tarado, ni un lila, ni un gilipollas, ni un estólido, ni un bobo, ni un tonto, ni un perro, ni un simple, ni un mierda, ni un lamebotas, ni un desgraciado, ni un tirano. Empiece a hablar de lo que no se debe de hablar, empiece a ser crítico con lo que no se debe criticar y salga del discurso oficial.

De usted depende lo que hacer con su libertad y lo que hace con sus cadenas. Usted no puede cambiar el pasado, pero es responsable del rumbo de su tiempo y del cauce del futuro.

Haga algo por usted mismo, organícese y luche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.