Cuando suenan las cadenas

0

Jesús Rodríguez.

Cuesta mover los pies cuando se camina por el desierto, la arena silencia el sonido de los grillete, el sol despiadado ciega la vista y la sed nubla la conciencia.

En este desierto los pies no suenan amortiguados por la caliente arena, las cadenas cada vez más pesadas van recogiendo toda la basura que encuentran por el camino, toda esa basura la cargan LOS ESCLAVOS DEL CAPITAL y cada vez les cuesta más mover los pies. Acaban atrofiándose y aún más después de varias generaciones, y siguen tirando de esas cadenas torpemente pero sin descanso. Pues quien sujeta esas cadenas vive del movimiento controlado de estos esclavos.

Aunque entre los esclavos se escuchen rumores y se cuenten fábulas, estas hablando de mujeres y hombres con ojos, de mujeres y hombres con uñas y dientes. Parecen inalcanzables sus hitos.

Entonces de vez en cuando algunos de esos esclavos comienzan a escuchar las cadenas de manera leve al principio, pero cuanto más afinan el oído más claro las escuchan. Ese es el momento de darse la vuelta, ese es el momento dejar de mirar al sol, abrir los ojos y darse cuenta que podemos ver, mirarse las castigadas manos, ver que tenemos uñas ya solo falta apretar los dientes. Esa es la señal de que tenemos que parar en seco y hacer sonar las cadenas para que todos las oigan, ¡que no cese el tintineo!. De todos ellos una parte de esos esclavos, los que tengan CONCIENCIA DE SI MISMOS COMO OBREROS se revelaran y las harán sonar tan fuerte chocando unas contra otras que terminarán por romperse.

Si escuchas las cadenas y ves que tienes uñas y puedes apretar los dientes, tienes un deber moral por ti y por las generaciones futuras.

Colectivismo, colectivismo y colectivismo.

Organización, organización y organización.

Para terminar, con los restos que queden encadenaremos al fascismo y lo hundiremos en lo más profundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.