El tiempo de las luces cegadoras

0

La expresión “tiempos oscuros” se utiliza normalmente para describir una época de atrasos y decadencia. A muchos se nos viene a la cabeza esa expresión cuando vemos los tiempos que aún algunos vivieron, los que vivimos y sobre todo los que parecen venir. Y es lógico, ya que “de aquellos barros estos lodos”. En cambio podríamos llamar a esta época “el tiempo de las luces cegadoras”. Y es que hemos encendido tantas luces que es difícil distinguir entre los flashes.

Esos flashes y luces nos llegan en forma de información o noticias. Las mismas que nos esperan a diario y de manera totalmente personalizada cada mañana. Nos tienen cogido la medida, saben que si nos dan carnaza iremos como perros hambrientos a por nuestro hueso diario. Es casi imposible resistirse a opinar a la primera de cambio. Pero nada de masticar bien lo leído o lo visto, tiene que ser algo rápido y a otra cosa, a por la siguiente noticia. La información va tan rápida que casi se nos escapa de las manos. Ahora la noticia corre detrás de nosotros para alcanzarnos. Y una vez que nos ha alcanzado es cuando estamos perdidos.

Es hermoso ver en las redes sociales a políticos y celebridades varias saltar como monos alrededor de la noticia de moda. Desfilando a diario delante nuestra para vendernos sus servicios. Entrando al trapo al todo vale y del todo tengo que opinar.

Cierto es que no todos son así y que son los partidos con un perfil más populistas los que mejor explotan esta faceta. Y no creáis que es en vano, que esto hoy día vale millones. Da de sí tanto que no solo es una rentable fábrica de votos, también es una fábrica de frikis y tontos útiles que a bombo y platillo repiten todo lo que les digan. Y lo peor no es que den publicidad a lo que ellos crean conveniente, que eso a mí me la trae sin cuidado, lo peor de todo es que esta gente lo hace sin ni siquiera tener una opinión propia. Y esto lo digo dándoles un voto de confianza y no decir que son simplemente imbéciles.

La dureza con la que digo esto no es por que yo la haya tomado con esta bendita gente que pululan alrededor de un sillón y con los que revolotean alrededor de estos, si no que al final son éstos los que terminan por liar la maraña de información. Son estos los que consciente o inconscientemente hacen por cegar aún más el camino y degeneran el pensamiento general.

No es que sea yo un iluminado y vea donde otros no ven. Cuidado, por que aquí podemos caer en el error del que cree ver y solo ve espejismos. Solo escribo esto desde mi visión pesimista del mundo y desde lo leído, desde lo rumiado a lo largo de mi corto camino. Y si nos ponemos a rascar un poco, si paramos las rotatorias y echamos la vista  atrás. Podemos ver que los medios a los que estamos acostumbrados están manejados por gente muy poco aconsejable para la labor. Desde antiguas familias ligadas al régimen a neofascistas de países cercanos. Y su orquestación no es más que una adaptación actual de las técnicas goebbelianas.

Lo dicho casi siempre, información y organización, pero no cualquier organización y no cualquier información.

Que no nos cieguen sus luces.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.