Acabar con el taxi de Madrid

3

La semana pasada, el taxi de Madrid salió a la calle para reclamar que el Ayuntamiento, de quien depende el servicio ya que es de carácter municipal mediante una Ordenanza, ejecutara una regulación para evitar que hubiera una situación de sobre-oferta, ya que a día de hoy, después del estado de alarma, con las zonas de máxima afluencia prácticamente paradas, con los aeropuertos y las estaciones casi sin actividad o con el resto de negocios y actividades funcionando con una capacidad menor de la normal, la situación está siendo de bastante dramática al salir a trabajar.

Una situación en la que la misma consejería de movilidad es responsable y de la cual parece que ni le importa la voz del sector, con un 92% del mismo pidiendo por activa y por pasiva una regulación para alternar por día parte de flota como se hizo durante el estado de alarma, ni le importan las consecuencias para la ciudad en cuestión de movilidad o del mismo modo, ni le importan las condiciones de salud del taxista que suele acabar durante horas en paradas, al sol o con el riesgo de ser multado por rebasar el espacio destinado a esta función.

Una irresponsabilidad a todas luces de los representantes del Ayuntamiento de Madrid ( sí de ese personaje que no sabe ni ponerse la mascarilla sin hacer el ridículo) que atenta tanto contra la dignidad de los taxistas como trabajadoras y trabajadores, así como contra las demás ciudadanas y ciudadanos.

Y lo peor de todo es que esto que está sucediendo es parte de un plan mucho mayor.

Simplemente han encontrado la oportunidad que llevan tanto tiempo buscando para asfixiar a los autónomos y a los asalariados por parte de un Ayuntamiento y de una Comunidad cómplice y servil, y entregar en bandeja el sector a manos de tres multinazionales y varios grandes empresarios, algunos de ellos con sedes en paraísos fiscales y que llevan más tiempo del que se imaginaban arrastrando muchas pérdidas.

Llevan mucho más tiempo del que habían prometido a sus inversores y eso siempre es un problema. Pero el sector del taxi siempre es un buen escaparate para seguir alimentando sus ansias por acumular riqueza a costa de los servicios de todas y de todos.

Y claro, si tus inversores tienen intereses en varios bancos, o en varios medios de comunicación de algún conocido, pues el problema ya no es sólo de Uber o de Cabify. El problema es también del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad o más concretamente del PP.

Para que nos entendamos, llevan años planeando liberalizar el servicio del taxi para ajustarlo a lo que quiere Uber y Cabify y la des-escalada les está sirviendo como oportunidad para acelerarlo todo gracias a la Administración y a los intereses que mueven a ciertos responsables del mismo Ayuntamiento.

Porque tontos, a día de hoy aunque el concejal de movilidad, Borja Carabante lo crea no lo somos.

https://twitter.com/TaxiProjectEU/status/1277885178573213697

Por cierto, el mismo Concejal este que ha intentado cargarse tanto el servicio público de la EMT a base de no contratar los conductores necesarios para mantener la calidad y las frecuencias del servicio o como el del Metro, obligando a las trabajadoras y trabajadoras a ir sus días libres en lugar de contratar más personal para cubrir los turnos. Y todo con el perjuicio que conlleva para el usuario.

Hoy somos nosotras y nosotros y no tan lejos ellas y ellos. Ahora toca luchar para evitar que suceda y salvar al próximo. Porque a esta gente les da igual las miles de familias, los miles de puestos de trabajo o los miles de ciudadanas y ciudadanos y sus derechos . Si el amo manda, se lo llevan todo por delante.

Como tristemente ha pasado en la Sanidad, como ha pasado en las residencias.

Y como decía, está situación no viene de ahora, sino que simplemente ha servido para acelerar una estrategia para favorecer a Uber y a Cabify desde el PP de Madrid.

Sí, porque después de la huelga del año pasado en los que durante dieciséis días, el sector del taxi luchó por una regulación para el servicio de Uber y Cabify, la única respuesta de la Comunidad de Madrid con el tránsfuga de Ángel Garrido a la cabeza, fue modificar un reglamento autonómico para que entre otras cosas, permitir la entrada a la figura de la persona jurídica al sector como titular de licencias de auto-taxi, es decir, han favorecido la entrada de las grandes empresas.

Así, tal cual. Nos la metieron doblada.

Un reglamento que está impugnado por casi la totalidad de las asociaciones de sector, (las que no ellas sabrán porqué).

Y si esto fuera poco, como contábamos en una las anteriores columnas, Cabify y Uber se han estado beneficiando de ERTES y de ayudas públicas cuando curiosamente llevaban meses de pérdidas y cuando del mismo modo, ni pagan impuestos en el estado español ni tienen intención de hacerlo. Se está mejor en paraíso fiscal, debe de ser.

¿Aprovechar la caída de la facturación para conseguir ayudas públicas para paliar las pérdidas que llevas arrastrando durante meses?

Piensa mal y acertarás.

De igual manera, casi un año después y como digo con denuncias de por medio al reglamento autonómico, el Ayuntamiento, el mismo que obliga a la totalidad de la flota a estar operativa saturando la ciudad de taxis, está realizando una modificación a su Ordenanza (la ley municipal que regula el servicio del taxi) en el que van a incluir la controvertida figura jurídica que a día de hoy está denunciada en su norma autonómica.

Es decir, el Ayuntamiento está intentando meter una ley que beneficia a Uber y Cabify por la puerta de atrás mientras que se resuelve en los tribunales la de la Comunidad de Madrid porque les debe de correr prisa, que los jefes se quedan sin dinero o pierden lo invertido.

Y hay todavía más, como cuando se investiga a Rodrigo Rato que siempre sale algo, porque estamos viviendo ya una situación tan rocambolesca, es algo tan tan descarado, que estoy seguro que algún día de aquí sale alguna trama tipo Púnica o tipo Gürtel. Al tiempo ya me lo diréis.

Es que, hasta hemos llegado a ver en un encuentro digital como Borja Carabante, el Concejal de Movilidad del Ayuntamiento y responsable de la Ordenanza compadrear con el responsable de Uber como dos amigos en la barra del bar. Sin vergüenza ninguna. Tú lo ves y hazme caso, si no sabes que es un Concejal del Ayuntamiento, te crees que es un comercial de Uber. Tal cual.

Dos amigos hablando en un foro público ante miles de personas. Un responsable político intentando justificar las pautas que le han dado sus jefes de Uber (y alguno otro más) diciendo que las reivindicaciones de los taxistas no han funcionado y así poder implementar las medidas que le han ordenado desde Uber y desde Cabify. Porque al final por mucha verborrea que tengas Borja, todas y todos sabemos a quién sirves.

https://twitter.com/TaxiProjectEU/status/1277871141961555968

Y para más inri la prensa también parece haberse puesto a favor del plan para acabar con el servicio municipal del taxi. Por ejemplo, a principios de año, lo mismo un día te enterabas por la prensa de que Uber estaba sin dinero y Rakuten se retiraba como inversor mayoritario de Cabify porque no estaban siendo rentables que al día siguiente alguien sacaba una publinoticia (porque se notaba mucho) en el que se anunciaba a bombo y platillo que subía la facturación de estas dos empresas (sin llegar a salir de las pérdidas, eso en pequeñito).

Pues curiosamente, desde que estamos con el plan de Borja de llevar a la ruina a miles de autónomos y de asalariados para que Uber se quede con el sector, cada día salen más noticias contando que están creciendo el número de taxistas que empiezan a trabajar con Uber.

https://twitter.com/TaxiProjectEU/status/1277875356553396225

Resumiendo, tenemos a una Administración preparando leyes a medida de Uber, de Cabify y de Free Now (sí, tú también) desde hace años. Tenemos también unos medios de comunicación que en muchos casos son propiedad de empresas con muchos intereses de por medio en que les vaya bien a estas empresas y dispuestos a influir en la opinión pública y del sector conseguirlo y por último tenemos una situación de crisis tanto social como económica de la que algunos responsables de los servicios públicos en Madrid, están allanando el terrero para aniquilar a los pequeños en favor de dos empresas (dos empresas con sede en paraísos fiscales, Uber y Cabify y alguna más de Estonia) con muchas promesas a gente que quiere recuperar su dinero, mucho de ese dinero ajeno quemado que no va volver y pocas oportunidades para seguir recibiendo mas dinero. Y sobre todo vuelvo a repetir, con muchos intereses en quedarse con los servicios de todas y todos.

Parece un guión de los Soprano como el tipo de organización que es el PP, básicamente.

Y el problema de fondo es que no es sólo el taxi. Nosotros somos una pequeña parte y no somos perfectos. Somos un sector heterogéneo pero ni todas y todos escuchamos la Cope ni votamos a Vox. De hecho, esta lucha es muy importante, porque podemos ser el muro de contención para que esto no suceda en otros sectores o que por lo menos no se agrave y se vaya recuperando como la Sanidad, la Vivienda, la Educación, el Transporte público o las Infraestructuras…

3 Comentarios

  1. Me temo que esta lucha es muy desigual y que al final los poderes fácticos con la complicidad de la mitad de la población y la ayuda de los políticos de derechas nos la van a clavar como han hecho con la sanidad y la educación, que pena de país pero eso si con la mortal frase de » Todos son iguales » algunos justifican sus carencias intelectuales. Que pena tan grande.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.