Aportes del Pensamiento de Lenin a la Teoría Marxista (Parte IV)

0

4.- Concepción del Estado y crítica a la democracia burguesa

A la pregunta anterior, el oportunismo revisionista contestaba claramente que sí. Los teóricos de la II Internacional defendían que el Estado era una institución que no toma partido en la contradicción entre burguesía/proletariado (pueblo trabajador). Con esto, estaban indicando que el concepto marxista de lucha de clases también quedaba desfasado, aceptando la colaboración y la cooperación entre las distintas clases sociales.

De esta forma, el movimiento obrero, debía de ser fiel a su gobierno y a sus representantes políticos, y no oponerse a los mismos, pues eran garantes del buen orden social que de una u otra manera acabaría beneficiando más tarde o más temprano a las capas trabajadoras.

Este axioma del reformismo, cuando evidentemente más cierto se presentaba, era en sistemas democráticos-parlamentarios, pues se mantenía que estos eran representativos claramente de los intereses del conjunto social.

Con este corpus teórico no sólo se justificó la política reformista, si no la adhesión de los partidos socialistas a la Gran Guerra. Esta actitud de colaboración con la burguesía tuvo aquí su corolario lógico.

Lenin, partiendo de los textos de Marx, y de la realidad política y social de finales del XIX, mantendrá todo lo contrario. Señalará cómo el Estado en absoluto es neutral en la lucha social que más o menos soterrada, más o menos abierta, mantiene la burguesía y el proletariado. Es claramente un instrumento de dominación de clase, siempre a favor de la burguesía en detrimento del pueblo trabajador. Y el que un determinado régimen político fuese parlamentario y con sufragio universal no necesariamente cambiaba la situación. Se debía de tener en cuenta las leyes de restricción al voto femenino, o cómo sólo determinadas candidaturas podían optar a la consecución del poder. Candidaturas apoyadas por grandes fortunas que evidentemente cuando estos candidatos tocasen centros de decisión esperaban que no se opusiesen a sus deseos e intereses. Igualmente, el acceso a los medios de comunicación con los que impregnar a la sociedad de determinados valores y de determinados mensajes políticos era muy desigual, impidiendo a partidos y opciones contrarias a los intereses oligárquicos tener posibilidades de éxito.

Para Lenin, la ocultación de esta realidad era el mayor desprestigio que se le podría hacer al reformismo, máxime en un momento de graves contradicciones interimperialistas que estaban a punto de generar una carnicería de proporciones gigantescas, en las que las grandes derrotadas eran las capas trabajadoras, y las únicas que podían ganar algo serían las distintas burguesías imperialistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.