Cuando las cosas pintan bien pero…

0

Sin que sirva de precedente voy a contar algo personal, yo como tantos y tantos niños en este país, era muy aficionado al fútbol, ahora lo sigo prestando alguna atención, pero ya no tanto como entonces. Y esto viene a que yo era y soy del Betis y el bético en general está acostumbrado a perder y es sorprendente ver cómo los aficionados, tienen una filosofía propia. Recuerdo un día que estaba viendo el fútbol en casa de mis padres y aprendí un concepto nuevo, el concepto del “casi uy”. Y es que no había ocasiones reales en el partido que jugaba el Betis, pero había «casi ocasiones», muy absurdo sí. Un concepto curioso y revisando la historia podemos encontrar muchas veces, quizás demasiadas, cosas que pudieron estar bien, pero se quedan cortas, o no se entienden, o no cuajan, o la pifian en un momento dado. Hoy voy a hablarnos de la serie de Netflix, You.

Lo primero que tengo que hacer antes de ponerme a daros la brasa con los detalles técnicos, es romper una lanza a favor de la serie. La serie es buena, técnica y artísticamente, con algunos aspectos incluso brillantes. Pero creo que en última instancia, no la han sabido llevar por buen camino.

Se trata de una serie estadounidense de suspense, creada por Greg Berlanti y Sera Gamble, que sin ánimo de hacer spoiler, trata de un acosador interpretado por Penn Badgley, que nos lleva A su mundo, a través de sus acosos supuestamente por amor.

Es una serie muy reciente de 2019, basada en un libro de Caroline Kepnes, originalmente producida por Lifetime y finalmente absorbida por Netflix, con la primera temporada grabada en Nueva York en 2017 y la segunda grabada en Los Ángeles, California, en 2019. Respecto a otros aspectos técnicos hay que resaltar la fotografía, en la que se ejecutan tomas de plataformas diferentes usando lentes distintos, para que se simule el vouyerismo, que es algo que hace adentrarte en la mente del protagonista.

A nivel artístico los actores están bastante bien destacando el protagonista, pero no hay ningún personaje que se salga de lo correcto. Quizá sea destacable, por cómo lleva el personaje en la primera temporada, una de las amigas del personaje protagónico femenino, interpretando a una pija malvada, altamente odiable, la actriz Shay Mitchell, precisamente por llevar a cabo un buen trabajo, haciendo que al espectador se le erice el pelo nada más verla. Puro mal (pure evil).

La primera temporada está bastante bien, puede que no sea la serie definitiva, pero es curiosa, está bien contada y los personajes no son planos, llegando a meterte en la piel de la acosador, pero siempre teniendo en cuenta lo que es. Además es el tipo de serie que te hace replantearte la redes sociales, que te enseña lo extremadamente previsible que somos, que mete el dedo en las relaciones que hoy en día se dan y en el tipo de vínculo que crean.Además la serie concluye en su primera temporada de una forma bastante brillante y te deja ganas de ver una segunda temporada.

¿Pero qué les pasa a veces a las series que tienen buena audiencia y buenas críticas? Que meten la pata. Y ahí es donde surge la segunda temporada. A mi parecer, la segunda temporada se olvida un poco del personaje principal, que es un acosador, en mayúsculas ACOSADOR. Y si en la primera temporada no dejaba de bastante claro y no lo salvaba en ningún momento, la segunda temporada peca de querer salvarlo constantemente.

Lo mejor, la serie es muy interesante y te hace atisbar cómo pueden acosarte hoy en día.

Lo peor, para mí, la segunda temporada empieza bien y se va torciendo hasta el desastre.

Pero como siempre, es una opinión personal, que habrá gente que le haya encantado la resolución de la segunda temporada. Lo que pudo ser pero que al final no fue.

Y esto me recuerda al gobierno en ciernes, que con todas sus vicepresidencias y todas sus buenas intenciones, que puede terminar siendo un pufff. Pero ojo, no hay que ser agoreros, hay que darles tiempo y analizar correctamente, quitando las emociones que puede habernos despertado en un momento, para tener certezas de cómo va y al final, cómo ha ido. Y yo personalmente a estas alturas, me conformo con que la primera temporada sea buena y no me gustaría que se convirtiera en un «casi uy», porque esta vez puede ser y debería ser.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.