El cambio climático son los padres

0

La tierra es plana. Los negacionistas que hace siglos mantenían teorías caducas son los que hoy siguen rechazando lo que científicamente está archidemostrado y es evidente. Y ¡oh sorpresa! coinciden con la línea editorial de la caverna. Básicamente porque es la caverna la que con sólidos argumentos en forma de descalificaciones e insultos afirman sin ningún pudor que todo es poco menos que una invención judeomasónica.

Estos días se está celebrando en Madrid el COP25, la Cumbre Mundial del Clima del que deberían salir algunos acuerdos y compromisos que traten de paralizar las consecuencias de las emisiones de CO2. Mientras jefes de gobiernos y estados se reúnen para tratar este problema, aquí traemos un surtido de lo mejorcito del negacionismo periodístico que bien podrían haber impartido clases de teología en el siglo XIV.

Si de esta peña dependiera a buen seguro que terminaríamos quemados en la hoguera por brujería.

El progresismo, como siempre, culpable de toda la propaganda que de forma absurda planea paralizar la economía con la fantasiosa idea de que las temperaturas y el nivel de los océanos están aumentando peligrosamente. Algún portento del periodismo debería dedicar esfuerzos y recursos a calcular la cuantía de los sobornos que se han destinado a comprar científicos del todo el mundo para respaldar estas tesis.

También están los que consideran beneficioso el cambio climático. Al final incluso tendremos que dar gracias.

Y cómo no, tenemos que sufrir soporíferamente a los que no solo niegan o matizan lo que ya está suponiendo el aumento de temperaturas sino que para más inri sostienen que vamos mejorando con respecto al pasado. Mátame camión.

Ni negacionista de catastrofista. ¡Jorgebustista!

Los liberales siempre tan equidistantes. Ya sea ante la emergencia climática, los golpes militares de estado, las guerras civiles…

Hoy en día dejan a cualquiera escribir en medios. Yo soy un ejemplo.

Greta Thunberg, la sueca que se ha convertido en un icono activista contra el cambio climático, ha sido objeto de ataques miserables por parecer el síndrome de Asperger. Como si esa tipología de autismo fuera un argumento para descalificar a un ser humano o debilitara las pruebas científicas de las consecuencias de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Un ejemplo de la caverna es el personaje de esta captura de twitter que escribe en un medio cavernícola como Disidentia. Ideológicamente alineado con VOX. ¿Sorprendente verdad?

A la finalización de este artículo desconocemos los resultados de la Cumbre del Clima pero sabemos con certeza que aún hoy la extrema derecha no está por la labor de frenar ninguna catástrofe. De seguir en esta vorágine de emisiones para finales de siglo la temperatura media de la Tierra habrá ascendido casi seis grados centígrados, miles de especies animales y vegetales se habrán extinguido. La desertificación afectará a la mayor parte de la Península Ibérica (casi un 80%), el nivel del mar aumentará un metro de altura y… ¿Pero qué estoy diciendo? Había olvidado que todo es una mera fantasía, que no existe tal cosa llamada cambio climático y que de existir son los padres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.