La suspensión del START III

0

«Únete a mí y juntos dominaremos la Galaxia como padre e hijo»
Darth Vader
.

Putin, anunció este 21 de febrero la decisión de Rusia en «suspender» la participación de su país en el acuerdo START III (Tratado de Reducción de Armas Estratégicas) que tenía establecido con EEUU durante su discurso sobre el estado de la nación.

El Tratado START III (Strategic Arms Reduction Treaty)  es el pacto sobre armas entre Rusia y EEUU que establece límites para los arsenales estratégicos de ambas naciones. Firmado en 2010 en Praga por el entonces presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, y el de Estados Unidos, Barack Obama. En el acuerdo, que fue firmado para una duración inicial de 10 años, que empezó en 2011. En 2021, ambas naciones decidieron extender el tratado START III hasta el 5 de febrero de 2026.

Con su firma Rusia y Estados Unidos sólo podían tener un máximo de 700 misiles desplegados, 1.550 ojivas nucleares y 800 lanzaderas desplegadas y en reserva.

En 2021, ambas naciones decidieron extender el tratado START III hasta el 5 de febrero de 2026.

Un largo recorrido

Una extensa lista de tratados y negociaciones de desarme mutuo entre Rusia (y su predecesor la URSS) y Estados Unidos, que incluye el SALT I (Strategic Arms Limitation Talks) (1969-1972), las dos superpotencias de la Guerra Fría lo firmaron sobre el tema de control de armas, específicamente el de limitar las armas nucleares estratégicas y frenar la carrera armamentística; el Tratado ABM (Anti-Ballistic Missile Treaty) en 1972, seis meses después de anunciarlo, los Estados Unidos se retiraron del acuerdo; el SALT II (1972-1979), con el rearme promovido por Reagan, la Iniciativa de Defensa Estratégica(SDI) ponía fin a la prohibición para establecer sistemas de defensa antimisiles, en 1986, los EEUU se desvincularon oficialmente de dichos tratados; el Tratado INF (Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio) en 1987; los START I  (Strategic Arms Reduction Treaty) en 1991 y START II (1993); el SORT (Strategic Offensive Reductions Treaty) en 2002 limitando su arsenal a 2200 ojivas operativas cada uno; y el el START III en 2010.

No es la primera ruptura de acuerdos

El Tratado INF (Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio) de 1987 firmado por Reagan y Gorbachov se rompió en 2019. Acordaba la destrucción y prohibición de todos los misiles terrestres GLCM (Ground Launched Cruise Missile) balísticos o de crucero, con capacidad para portar cabezas nucleares y convencionales con alcances comprendidos entre 500 y 5.500 kms.

El INF no afectaba a los misiles dentro de estos alcances lanzados desde el mar SLCM (Sea Launched Cruise Missile) o desde el aire ALCM (Air Launched Cruise Missile). Como resultado de la firma del Tratado, 2.692 misiles fueron destruidos antes de la fecha límite establecida del 1 de junio de 1991, de los cuales 1.846 misiles eran soviéticos y 846 norteamericanos.

Desde mediados de los años noventa, existía una manifiesta y creciente preocupación debido a la posesión de misiles de alcance intermedio por terceros países no afectados por el Tratado, como China, India, Irán, Corea del Norte, Paquistán y Arabia Saudí. En 2007, el entonces Ministro de Defensa ruso Sergei Ivanov públicamente cuestionó el Tratado, al calificar de «error grave la decisión de eliminar en su totalidad los sistemas de misiles de alcance intermedio, ya que una docena de países dispone de este tipo de arma»

El 20 de octubre de 2018, el Presidente Donald Trump anunció su intención de rescindir el Tratado INF, alegando su incumplimiento por Rusia y su preocupación por el arsenal actual de misiles de alcance intermedio de China.

El 2 de febrero de 2019, el gobierno norteamericano comunicó que en seis meses se retiraría del Tratado, al día siguiente la Federación Rusa manifestó también su intención de abandonarlo, y anunció que iniciaba los estudios de ingeniería para el diseño de una versión terrestre del misil naval Kalibr. Finalmente, el 2 de agosto de 2019, se produjo la retirada oficial de los Estados Unidos de acuerdo a lo establecido en el artículo XV, donde queda recogido que las partes tienen derecho a retirarse del mismo cuando se produzcan acontecimientos extraordinarios relacionados con el contenido del Tratado que perjudiquen los intereses de las partes.

En la era Trump el informe NPR (Nuclear Posture Review) estadounidense de 2018 Donald Trump llegó una nueva revisión de la postura nuclear encabezada por James Mattis, secretario de Defensa donde se determina cual debe ser el papel de las armas nucleares en la estrategia de seguridad de EEUU. Sugiere que EEUU consideraría usar armas nucleares si fuera necesario en un conflicto regional de menor escala en lugar de una guerra nuclear total, incluye la necesidad de desarrollar misiles de crucero lanzados desde el mar (SLCM), establece la intención de EEUU de no ratificar el CTBT (Tratado de prohibición completa de los ensayos nucleares) de 1994 (todavía no fue ratificado por 8 países: Estados Unidos, China, Irán, Israel, Egipto, India, Pakistán y Corea del Norte) y rechaza la idea del Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares aprobado por 190 países

Aegis Ashore, el programa de la Agencia de Defensa de Misiles norteamericana y los detalles del polémico escudo antimisiles que EEUU instaló cercando a Rusia.

Las acusaciones más significativas están relacionadas con el sistema de defensa antimisiles balísticos Aegis Ashore empleados por la OTAN con los misiles balísticos utilizados como blancos de instrucción de los sistemas de defensa antimisil y con el uso de vehículos aéreos no tripulados (UAV) o drones.

El sistema Aegis Ashore forma parte del componente europeo del sistema de defensa antimisiles balísticos norteamericano en Europa, el EPAA (European Phased Adaptive Approach), que consiste en múltiples sistemas de detección y seguimiento en los que se integran diversos tipos de interceptores, entre ellos el despliegue de los buques norteamericanos con el sistema Aegis en el Mar Mediterráneo Occidental con recalado en la base naval española de Rota. Además los barcos Aegis ubicados en el Mar del Norte y el Mar de Barents están equipados con misiles SM-3 IIA. El despliegue del sistema EPAA se inició en 2009, fue una iniciativa de la administración Obama.

El despliegue terrestre en la Europa del Este cercano a las fronteras rusas del sistema Aegis Ashore está operativo en Deveselu (Rumanía) desde mayo de 2016 y posteriormente el más potente en Redzikowo (Polonia) a unos 180 kilómetros del enclave ruso de Kaliningrado y a unos escasos 1.300 kilómetros del mismo Moscú.

Rusia los consideró ilegales según los términos del Tratado INF ya que las plataformas de lanzamiento MK-41 del sistema Aegis Ashore también son capaces de disparar misiles de crucero Tomahawk equipados con ojivas nucleares.

Ucrania es un punto de influencia, pero tiene más que ver con Polonia, Rumania y los países bálticos. Thomas Graham, ex alto director para los asuntos relacionados con Rusia en el Consejo de Seguridad Nacional del presidente George W. Bush, señala que Moscú nunca había creído en las garantías de Washington de que su sistema de defensa antimisiles estaba pensado para Irán y no para Rusia. Añade que, para el Kremlin, el asunto se había convertido en un poderoso símbolo de un orden posterior a la Guerra Fría que considera peligrosamente unilateral que intenta modificar, prueba de ello es suspender el acuerdo START III como ha sucedido.

Las garantías de Estados Unidos de que solo Irán debería preocuparse fueron desdibujadas durante el gobierno de Trump, cuando éste señaló que los sistemas de defensa antimisiles “detectarían y destruirían cualquier misil lanzado desde y en cualquier lugar, y en cualquier momento contra Estados Unidos”.

Serguéi Lavrov, subrayó que Rusia espera ver “cambios radicales en el ámbito de la seguridad europea”, cambios de gran envergadura que no solo abarquen a Ucrania e incluyan una reducción del número de soldados de la OTAN en Europa Oriental en este momento, límites sobre el despliegue de armamento ofensivo y restricciones a los misiles de alcance intermedio.

La decisión de Rusia coincide con las de «una comunidad de destino común» después de que el mandatario ruso dijera que para Moscú no puede haber cualquier exclusividad o división entre «países civilizados» y todos los demás. Tanto China como Rusia luchan hoy por el multilateralismo y la consecución del bien común a través de la cooperación internacional, además de oponerse al hegemonismo y la unipolaridad que quiere seguir imponiendo EEUU en su intento por mantener su dominio en la escena mundial tras el colapso de la URSS y «erradicar a los rivales dondequiera que aparezcan» retomando de la Doctrina Wolfowitz de 1992.

Para ello EEUU no ha dudado en inducir la ascension de un gobierno neonazi en Ucrania y librando un conflicto bélico indirecto para mantener y aumentar su liderazgo sobre la UE, destruyendo la capacidad energética de Alemania, principal motor económico europeo, con un acto de terrorismo internacional, el sabotaje del NordStream, e intentar oponerse y derrotar a la Federación Rusa para balcanizarla («occidentalizar«) en 6 repúblicas ricas en materias primas.

Razones no le faltan a Rusia, la OTAN llevó a cabo del 17 al 30 de octubre 2022 sobre Bélgica, mar del Norte y el Reino Unido su ejercicio nuclear anual, conocido como Steadfast Noon. Un ejercicio de disuasión nuclear con 14 países de los 30 miembros de la OTAN y 60 aviones de combate con capacidad de transportar ojivas nucleares. A lo que hay que sumar el despliegue por parte de la OTAN de bombas nucleares tácticas B61-12 en territorio europeo, previsto para la primavera de 2023, se adelantó a diciembre de 2022. Tales bombas son el principal arma nuclear táctica de empleo aéreo de los Estados Unidos y la OTAN en aviones como el F-35A, el F-16, el B-2A y el Panavia Tornado.

Tales armas nucleares de EEUU pueden estar disponibles en las bases aéreas de varios países europeos, como detalla una hoja informativa del Centro para el Control y la No Proliferación de Armas, las bases en cuestión son Kleine Brogel (Bélgica), Büchel (Alemania), Aviano y Ghedi (Italia), Volkel (Países Bajos) e Incirlik (Turquía).

 Lloyd Austin, secretario de Defensa de EEUU dijo a los aliados de la OTAN en Bruselas que la Revisión de la Postura Nuclear mantendría la política declaratoria nuclear de Washington de «ambigüedad calculada».

Por su parte el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, en octubre de 2022 dejó clara la doctrina nuclear de Rusia que sólo prevé «medidas de respuesta destinadas a impedir la destrucción de la Federación Rusa por medio de ataques nucleares directos o efectuados mediante otras clases de armas que pondrían en peligro la existencia misma del Estado ruso»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.