El taxi se moviliza el 1 de junio: el fin por encima de las diferencias

0

Federación Profesional del Taxi de Madrid, Élite Taxi Madrid o Élite Taxi Madrid, Federación Profesional del Taxi de Madrid y junto a ellas, Taxi Project. El orden de los factores no altera el producto, o más en este caso, el fin. De hecho, en la asociación a la que represento, Taxi Project aparte de tener muy claro desde el principio cuál es el camino para luchar por el futuro de nuestro sector, del sector del taxi de Madrid, frente a la indecencia política del gobierno de Isabel Díaz Ayuso, no nos importa el orden ni el lugar en la foto. De hecho, salir en la foto no nos importa tampoco, porque lo que realmente nos importa, es nuestro futuro. 

Por cierto, es una concentración para protestar contra el gobierno de Isabel Díaz Ayuso de dos horas, no es un paro ni una huelga. Que no os confundan.

Un futuro que puede acabar este próximo 2 de junio por la aprobación por parte del gobierno de Ayuso de una modificación ilegal de la ley de transportes para poder esquivar un decreto del 2018 por el cual, a partir de octubre de este mismo año, los miles de vehículos VTC de empresas como Uber, Bolt o Cabify que llevan años infectando las calles de nuestras ciudades, deberían tener prohibidos realizar trayectos urbanos, como solución al perjuicio que han causado durante años como consecuencia de los chanchullos de los diferentes gobiernos del PP, que con casi la obsesión de poder favorecer a estas empresas, llevan años permitiendo que operen de manera ilegal, perjudicando con ello no sólo a los taxistas, sino al resto de actores de la movilidad en general. 

Un procedimiento ilegal por parte del gobierno del PP de la Comunidad de Madrid con el único fin de hacer la vista gorda para que estos vehículos VTC lleguen a suplantar al servicio del taxi, igual que lo están haciendo para desmantelar la sanidad o la educación. Una estrategia planificada durante años por las diferentes administraciones del PP en la región con el objetivo de facilitar la privatización de estos servicios y con ello beneficiar a estas empresas y a ciertos inversores muy cercanos a este gobierno de Isabel Díaz Ayuso.

Lo único que hay algo con lo que no contaban en el partido de la Gürtel y es que el tiempo se les acaba en octubre y parece que hay que ir a las bravas, o a «caraperro» como decimos en mi barrio, pasando por encima de cualquier ley o de cualquier competencia. 

Es más, es que estamos hablando de que el PP madrileño está intentando realizar un trámite que hasta vulnera el mismo estatuto de autonomía, el cual impide a Isabel Díaz Ayuso realizar este tipo de modificaciones en la ley, ya que según está estipulado, la Comunidad de Madrid la única competencia que tiene es para ejecutar la legislación estatal (sí esa que dice que hay que prohibir a las VTC realizar trayectos a partir de octubre) y no de legislar como está haciendo, vuelvo a repetir, para favorecer a estas empresas. 

Pero da igual porque para Isabel, no hay ley, ni reglamento, ni decreto, ni por supuesto sentido común que la pare. Como se puede comprobar, la prevaricación sobrevuela por encima de todas estas gestiones (mientras escribo esto estoy escuchando la imputación de Alberto Casero). Y como se puede comprobar también, el PP como siempre en estas cuestiones de hacer lo que no tienen permitido con lo que es de todas y de todos para beneficiar a un tercero, no dan puntada sin hilo.

Por eso y por otras muchas cuestiones más podemos afirmar desde el sector del taxi que a diferencia de Uber, de Cabify, de Bolt y de (repito) los cuatro inversores cercanos al gobierno del PP que están detrás de toda esta trama, nosotras y nosotros, los taxistas llevamos años teniendo razón en los juzgados, en las administraciones, ante la ley e incluso ante los medios cuando éstos han sido objetivos y se han ajustado a la realidad.

Siempre hemos demostrado que estamos en lo correcto pese a las maniobras, la indecencia y el descaro de cualquiera de estas empresas o pese a Isabel Díaz Ayuso, y por eso no vamos a parar de reivindicar lo que es justo, porque estamos luchando por el futuro no sólo de nuestras familias o de todas las trabajadoras y trabajadores del sector del taxi, sino también del resto de personas que dependen de nosotros y por el resto de servicios públicos que está intentando subastar al mejor postor. 

Un futuro el del taxi que para el gobierno de la supuesta libertad que venden, la única libertad que existe es la de permitir a las empresas tomar lo público por la fuerza, como antes se tomaba el control de un estado….

Sin contemplaciones, con mano dura, pasando por encima de cualquier procedimiento legal, sin ningún tipo de escrúpulo, pero con la diferencia de que los que mandan ahora no son ellos, el que manda en lugar de estar en un palacio en Madrid, está en un despacho en Silicon Valley mientras ellos o más bien ella, únicamente ejecuta y nosotras y nosotros, lo sufrimos.

Y nos vapuleará cierto sector de la prensa mintiendo, tergiversando, ocultando la realidad e inventandose una guerra que no existe como hace siempre para ponerse de lado del poderoso, como han intentado vapulear a tantos colectivos que han salido a la calle a protestar por nuestros derechos.

Una prensa y unos medios a los que, por el contrario, siempre les hemos mostrado la realidad del sector, demostrado con nuestros actos de la pasta que está hecha el taxista, que siempre se ha puesto de cara y no de perfil como otros cuando ha habido que arrimar el hombro sin pedir nada a cambio y que no ha dudado en darlo todo cuando la situación era de una gravedad extrema, en lugar de aprovecharse de la desgracia para llenarse los bolsillos, como también han hecho otros.

Y pese a lo que algunos digan, a nosotros ya no nos da miedo tampoco, porque esta vez es diferente. Está vez ya tenemos las espaldas muy anchas y sobre todo tenemos la convicción de que no sólo estamos luchando por el taxi, sino también por el resto de personas que se van a ver perjudicadas de manera muy grave por todas estas políticas, por todo este clientelismo de una presidenta que en cada intervención que hace, no es capaz de articular una frase sin demostrar su inutilidad y de que únicamente es un títere movido por quienes pretenden robarnos lo que es nuestro.

Y la gente no es tonta…

Tenemos las espaldas muy anchas como digo y tenemos motivos de sobra y ante eso no hay mentira ni titular sesgado que nos pare. 

Así que el miércoles 1 estaremos allí, sin más pretensión de conseguir el mismo fin, por encima de las de las siglas y de los colores, porque eso es lo más importante, el futuro del taxi. El que no haya entendido esto desde el principio, no hace falta que demuestre más que ya ha demostrado bastante.

Para estar ahí hay veces que hay que estar cuando se requiere, por encima de los intereses particulares o por encima de si vas a salir en la foto o no. Y el que no lo haya sabido trasladar para que las compañeras y los compañeros se muevan, a lo mejor es que no es consciente de la situación tan grave que tenemos o directamente está conforme con este abuso al sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.