Nuevo curso

0

Comenzamos un nuevo curso, aunque siendo estrictos, en mi caso, es más una forma de hablar para contextualizar esta columna dadas las fechas, ya que para los que todavía no hemos disfrutado de vacaciones este año, seguimos un mes más esperando a que lleguen algún día…

Pero bueno, como para los que estamos acostumbrados a trabajar en el mes de agosto la sensación es de que todo se queda en «stand by», quiero hacer una pequeña reseña pasando por algunas cuestiones destacables de estos últimos meses estivales y del mismo modo, de algunos hechos importantes con que los hemos arrancado el mes de septiembre.

Un mes de agosto que para mí, no puedo olvidar mencionar, comenzó con el estreno fuera de Japón de la última película de Evangelion, una despedida más que emotiva en la que sin desvelar mucho para no spamear, terminan años de depresión, de crisis existenciales y de tristeza para su protagonista. Un final feliz que espero que tengan todas esas personas que sufren tanto por esta maldita enfermedad, que en muchos casos tiene que ver con el ritmo de vida al que nos somete este sistema y las preocupaciones del día a día.

En cuanto al taxi, este verano hemos puesto la directa y por fin tenemos configurada una asociación, Taxi Project a la que ya y de manera oficial represento como vicepresidente.

Después de mucho apretar y trabajar, creo que tenemos las herramientas necesarias no sólo para seguir luchando por la defensa de nuestro sector (tanto fuera como dentro del mismo) contra estas empresas que día a día pretenden acabar con nuestro modo de vida, intentando implantar su modelo ilegal y precario como son Uber, Cabify, Bolt o Free Now sino también contra todo lo que pueda venir que afecte a los servicios de todas y todos y a nuestros derechos como trabajadoras y trabajadores que tanto nos ha costado conseguir.

Por eso este mes vamos a estrechar un poco más los lazos con diferentes colectivos afectados por la uberización, y por las privatizaciones con los que llevamos años colaborando para concretar acciones comunes. La organización es esencial y ahora la necesitamos más que nunca.

La lucha va a ser dura, porque la presión cada día es mayor y los gobiernos, tanto a nivel municipal, autonómico, estatal e incluso en la Unión Europea, están cada vez más a favor de plegarse a las políticas neoliberales y a este sistema criminal, que no es más que una picadora de trabajadoras y trabajadores para seguir aumentando los beneficios de decenas de empresas propiedad de cuatro fondos buitres. Todo esto independientemente del color del gobierno.

De igual manera resaltar que gracias a una serie de denuncias presentadas por Taxi Project junto con el sindicato IAC y por medio del Colectivo Ronda, el Govern acaba de multar a Cabify con 188.000 euros por cesión ilegal del trabajadores.Y las multas que quedan…

No es precisamente una de cal y una de arena, pero el trabajo ahí está y eso es incuestionable.

Y como siempre, iremos informando desde el Común.

Por otra parte, hemos llegado al mes de septiembre también con dos sorpresas, la primera es que el Alto Tribunal archiva una querella contra Vox, por decirles lo que son «a cara descubierta» y la segunda sorpresa la tenemos con la nueva faceta de columnista, entre otras cuestiones, del ex vicepresidente y ex Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias.

Una nueva labor la del ex líder de la formación morada, que como se esperaba ha dado mucho que hablar, pero que en mi opinión tengo que reconocer que para mí ha sido una decepción, por el momento…

Y es que, personalmente creo que la sorpresa no ha sido que Pablo haya saltado a los medios, eso es algo que todos lo sabíamos, la sorpresa es que sigue sin aprender.

Y aún así, tengo que reconocer, como indicaba, que espero más porque realmente, pienso que la idea de trabajar en los mass media es muy inteligente y no es mala, según de cómo se enfoque y para qué se utilice, dependiendo de sí vas a acabar siendo parte del sistema o si vas a utilizarlo para crear conciencia y un pensamiento crítico en el público.

Puede ser una oportunidad o puede ser más de lo mismo, como ha sucedido hasta ahora.

En resumen, teniendo la responsabilidad de utilizar un altavoz mediático tan grande (por desgracia) sin estar atado a un partido político, (lo cual no debería de ser malo, pero dada la experiencia y los complejos de llamar a las cosas por su nombre por el miedo de perder votos no sé yo que puede pasar…), creo que hay que aprovechar la oportunidad para llegar a la gente que en su estreno, no ha hecho.

Porque Pablo ha empezado cometiendo los mismos errores. Los mismos errores que llevaron a Podemos a llevarse una ostia monumental en la Comunidad de Madrid, por mucho que hayan pretendido echarle la culpa al resultado del PSOE, (si se tira el órdago es para ganar, todo lo que no sea eso es un fracaso).

Con el artículo sobre la renovación del CGPJ la verdad es que la cosa mejora, lo cual me hace preguntarme, sabiendo todo eso y después de ser parte del gobierno, ¿porqué seguimos así?

Seguimos sin aprender que la gente no es imbécil pero tienen sus necesidades. Y cuando hay necesidad lo más importante es aplicar medidas concretas para cubrirlas y aportar una seguridad y una estabilidad. El comodín de que viene el lobo ya está muy quemado.

Las personas, la gente trabajadora de nuestros barrios, de nuestras ciudades, nuestras vecinas y vecinos, nuestras compañeras y compañeros, sufren muchos de los problemas que vemos a diario y para los cuales, todavía desde el gobierno del que os recuerdo que Podemos es parte no se han aportado soluciones reales.

De hecho, en cuanto a la clase trabajadora, cada vez vamos a peor.

El paro, la temporalidad, la precariedad, las subidas de la luz, del combustible, los abusos de las empresas, la regulación de los alquileres o las casas de apuestas, entre otras, son cuestiones que siguen sin resolverse y hacen que las trabajadoras y trabajadores, las familias, sigan teniendo miedo por un futuro que es cada día es más incierto y eso es el caldo de cultivo para que, o se olviden de su conciencia de clase y de cuáles son los valores que tenemos que reivindicar para seguir adelante y conseguir nuestros objetivos o para que directamente castiguen a Podemos en las urnas acercándose al enemigo, como pasó en Madrid.

Como castigaron al traidor a la clase obrera de Felipe González, que se llevó las esperanzas de mis abuelos para acabar siendo un machaca más en Gas Natural o al pusilánime de Zapatero.

Esto último lo digo porque se supone que Podemos entró para romper este bipartidismo del que parece que hoy es parte.

El fascismo institucional llámese Vox, llámese PP o llámese Ciudadanos sólo tiene una cara y siempre es la misma, por mucho que la intenten camuflar o a veces pretendan maquillarla. Ya hasta el Supremo lo corrobora gracias a vuestros mítines. Pero estáis intentando insuflar un miedo que parece que lo tenéis vosotros, y la realidad es que sin propuestas y sin nada que demostrar, el discurso se queda vacío. Vox no es nada, es odio, son mentiras, es intentar sacar lo peor de cada persona para volverla contra ella misma y contra sus valores, es aprovecharse de las miserias y del sufrimiento para sacar rédito. La lección ya se la tienen bien aprendida, ya lo sabemos.

Con trabajo duro, con inteligencia y reivindicando nuestra identidad de izquierdas, diciendo lo que somos y de dónde venimos y con nuestros valores con la firmeza suficiente para mejorar la vida de las personas, el fascismo se ahoga.

Y lo que sí que tenéis son varias carteras ministeriales, así que poneros las pilas y empezar a ejecutar medidas y a hacer cumplir ese programa que el PSOE cada día se pasa más por el forro, como están demostrando. Porque de buenas intenciones a estas alturas, Podemos ya no puede vivir y siendo parte del gobierno como sois, ya no tenéis excusa ninguna.

Para finalizar, en el Común seguimos creciendo, lo cual aparte de llenarme de satisfacción por la sensación de llegar a la gente y dar voz a los que no la tienen, creo que es muy necesario en esta época en la que vivimos. Frente a las mentiras, las distorsiones de la realidad y de la historia y los bulos y frente a los que son movidos por los intereses del capital y del poder que se esconden detrás de una pulsera, están los valores y las convicciones, convicciones de izquierda, de barrio, de pueblo, de conciencia. Convicciones de clase obrera. La batalla de las ideas se gana pensando, con criterio, sin complejos y con la verdad por delante siempre.

Las luchas que otros pretenden ocultar por sus intereses, las que nadie te cuenta, por eso medios como el Común, somos imprescindibles para esta lucha.

Comenzamos un nuevo curso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.