Lo queremos y lo conseguiremos

0

Lo que nos pasa a las mujeres no es, como dice Joaquín Sabina, que “nos han robado el mes de abril”, nos han robado muchísimo más, y Olympe de Gouges se ocupó de que quedara registrado en su Declaración de los Derechos de la Mujer y Ciudadana (5 de septiembre de 1791), en cuyo Preámbulo explicita que “Las madres, hijas y hermanas, representantes de la nación (…) han resuelto exponer en una declaración solemne, los derechos naturales, inalienables y sagrados de la mujer, a fin de que esta declaración, constantemente presente para todos los miembros del cuerpo social, les recuerde sin cesar sus derechos y sus deberes, a fin de que los actos del poder de las mujeres y los actos del poder de los hombres puedan ser, en todo instante, comparados por toda institución política y respetados por ella…

En consecuencia (…) reconocemos y declaramos los Derechos siguientes de la Mujer y la Ciudadana:

ARTÍCULO I: La mujer nace libre y permanece igual al hombre en derechos.

ARTÍCULO II: El objetivo de toda asociación política es la conservación de los derechos naturales e imprescriptibles de la Mujer y del Hombre; estos derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y, sobre todo, la resistencia a la opresión.

ARTÍCULO III: El principio de toda soberanía reside esencialmente en la Nación, que no es más que la reunión de la Mujer y el Hombre; ningún individuo puede ejercer autoridad que no emane de ellos.

ARTÍCULO VI: La ley debe ser la expresión de la voluntad general; todas las Ciudadanas y los Ciudadanos deben participar en su formación personalmente o por medio de sus representantes. Debe ser la misma para todos; todas las Ciudadanas y todos los Ciudadanos, por ser iguales a sus ojos, deben ser igualmente admisibles a todas las dignidades, puestos y empleos públicos, según sus capacidades y sin más distinción que la de sus virtudes y sus talentos.

ARTÍCULO XI: La libre comunicación de los pensamientos y de las opiniones es uno de los derechos más preciosos de la Mujer (…)

ARTÍCULO XIII: Para el mantenimiento de la fuerza pública y para los gastos de administración, las contribuciones de la Mujer y del Hombre son las mismas; ella participa en todas la prestaciones personales, en todas las tareas penosas, por lo tanto, debe participar en la distribución de los puestos, empleos, cargos, dignidades y otras actividades.”

La declaración consta de XVII Artículos y también tiene un Epílogo:

“Mujer, despierta; el rebato de la razón se hace oír en todo el universo; reconoce tus derechos. (…) El hombre esclavo ha redoblado sus fuerzas y ha necesitado apelar a las tuyas para romper sus cadenas. Pero una vez en libertad, ha sido injusto con su compañera. ¡Oh, mujeres! ¡Mujeres! ¿Cuándo dejaréis de estar ciegas? ¿Qué ventajas habéis obtenido de la revolución? Un desprecio más marcado, un desdén más visible. (…) Pero cualesquiera que sean los obstáculos que os pongan, podéis superarlos”. (“La Ilustración olvidada”, Alicia Puleo)

Y no sólo ella alertaba del robo y exigía una restitución, también Condorcet, matemático y filósofo ilustrado, en 1790 hizo público su rechazo a la iniquidad que supondría negar que “las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres, y por ello, deben poder obtener las mismas facilidades para adquirir los conocimientos que les proporcionarán los medios para ejercer realmente esos derechos, con la misma independencia e igual extensión que los hombres.”

En concreto el 3 de julio de 1790 escribió un alegato “Sobre la admisión de las mujeres al derecho de ciudadanía”:

“El hábito puede familiarizar a los hombres con la violación de sus derechos naturales hasta el punto de que, entre los que los han perdido, nadie piense en reclamarlos ni crea haber sufrido una injusticia.

Algunas de estas violaciones han pasado inadvertidas incluso a filósofos y legisladores cuando se ocupaban de establecer los derechos comunes de los individuos de la especie humana, para hacer de ellos el fundamento único de las instituciones políticas. Por ejemplo, ¿no han violado todos el principio de igualdad de los derechos al privar tranquilamente a la mitad del género humano del derecho de concurrir a la formación de las leyes, al excluir a las mujeres del derecho de ciudadanía?” (“La Ilustración olvidada”, Alicia Puleo)

“Los movimientos Feministas y de mujeres en la Revolución francesa constituyeron, no un fenómeno que se produce además, sino un elemento constitutivo del propio proceso revolucionario. “Hasta que las mujeres no se inmiscuyen, decía Mirabeau, no existe una verdadera revolución”.

En este momento histórico las mujeres se apropiaron de las claves de la razón ilustrada porque intuyeron en ellas virtualidades críticas para deslegitimar el poder patriarcal. Poder que fue interpelado y puesto en cuestión de la misma manera que fueron interpeladas y puestas en cuestión las estructuras del poder político instituido.

Las mujeres se constituyeron, al hilo de esta crítica, en sujetos de nuevos discursos vindicativos, y la literatura Feminista de la época responde a una conciencia nueva de las mujeres, que expresa el agravio comparativo (sobre la base de las nuevas consignas ideológicas de igualdad) con respecto a los varones.” (Celia Amorós. “La Ilustración olvidada”, Alicia Puleo)

Pero no fueron aceptadas las tesis Feministas que exigían que el nuevo orden social debía establecer la Igualdad entre los sexos, fueron aceptadas las que mantenían la visión tradicionalista de la complementariedad de los sexos, y que por tanto afianzaban la total supeditación de las mujeres respecto a los hombres, ya que era evidente su “inferioridad natural”, tal y como defiende Rousseau, uno de los filósofos y escritores más importantes de la Ilustración, entre cuyas aportaciones podemos encontrar: filósofo que contribuyó a la aparición de nuevas teorías y modelos de pensamiento; definió los principios básicos de cualquier sistema democrático; propuso el derecho como la principal fuente de orden en la sociedad; estableció la libertad como valor moral; construyó una percepción positiva del ser humano; desarrolló una nueva pedagogía; instituye una filosofía de vida ética.

Maravillosas contribuciones…., pero puestas exclusivamente al servicio de los varones.

En su obra “El contrato social” (1762) afirma lo siguiente:

“Los hombres voluntariamente renuncian a un estado de natural inocencia para someterse a las reglas de la sociedad a cambio de beneficios mayores.”

Esta “nueva teoría que establecería un principio básico de cualquier sistema democrático y que reivindica la libertad como valor moral” es un fraude intelectual, ético y político, cuando lleva aparejada la exclusión de las mujeres de la ciudadanía y se las mantiene en la servidumbre, cuando asume que los representantes de la especie humana son únicamente los varones y las mujeres son integrantes subsidiarias, tal y como desarrolla en su obra “Emilio o De la Educación”:

 “La educación de las mujeres siempre debe ser relativa a los hombres. Agradarnos, sernos de utilidad, hacernos amarlas y estimarlas, educarnos cuando somos jóvenes y cuidarnos de adultos, aconsejarnos, consolarnos, hacer nuestras vidas fáciles y agradables. Estas son las obligaciones de las mujeres durante todo el tiempo y lo que debe enseñárseles en su infancia”.

Sobre este latrocinio vergonzoso, y a pesar de la oposición de las tesis Feministas (otra de cuyas insignes representantes, Mary Wollstonecraft, publicaba en 1792 “Vindicación de los derechos de la mujer”, que arremete las asunciones que Rousseau tiene y elabora sobre las mujeres, y denuncia sus postulados segregacionistas que posicionan al hombre como eje vertebrador del mundo), se institucionalizó la desigualdad estructural que sitúa a la mujer como un ser en situación de  subsidiariedad respecto a los varones, y se construyó el sistema jurídico político que dió forma a las democracias actuales, y sobre el que se sostienen la totalidad de regímenes dictatoriales.

Y si lo expuesto anteriormente no fuera cierto, ¿cómo interpretamos las siguientes informaciones y los datos aportados?:

Afganistán se olvida de las mujeres (Ramón Lobo, Kabul 24/8/09)

Las mujeres afganas son víctimas de una mentalidad medieval. No existen leyes ni justicia, sólo tradición y la voluntad inapelable de unos hombres embrutecidos por 30 años de guerras que se amparan en el nombre de Dios para ejercer la violencia. Ocho de cada 10 mujeres sufren violencia doméstica y un 60% es obligada a contraer matrimonio antes de cumplir 18 años, según datos de Naciones Unidas y de la Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán. El presidente Hamid Karzai, financiado por la comunidad internacional -incluida España-, aprueba leyes que permiten a los maridos chiíes castigar a sus esposas sin comida si éstas no les complacen sexualmente.

Si no hay sexo, no hay comida (Ramón Lobo, Kabul 18/8/09)

Al presidente de Afganistán, Hamid Karzai, financiado por la comunidad internacional que combate al integrismo talibán, le llueven críticas por la nueva ley dedicada a la mujer chií, que fue publicada el domingo. El texto permitirá, entre otras cosas, a los maridos de la etnia hazara que profesan esa confesión (el 9% de los afganos) castigar sin alimentos a sus esposas si éstas les niegan el tamkeen, el derecho a la satisfacción de las necesidades sexuales. El mulá Mohakik Zada se convirtió en el líder espiritual del barrio hace ocho años, tras la expulsión de los talibanes.  El mulá sostiene que la ley mejora la situación porque permite que la mujer se niegue en caso de menstruación o dolencia, y acusa a la prensa extranjera de sacar este asunto de contexto. «Ocurre en Irak, en Irán y en Siria, ¿por qué tanto ruido con Afganistán?»

Irak y Afganistán: sexo a cambio de vida (20/7/2010)

George W. Bush firmó una orden presidencialque prohibía a los soldados asentados en Irak y Afganistán involucrarse en redes de prostitución, pero hay evidencias de que tanto tropas como contratistas estadounidenses no están ajenos a estas prácticas, que van desde el maltrato de personas hasta la prostitución forzada. Sólo en 2006 como resultado de una serie de redadas fueron rescatadas más de cien mujeres chinas que denunciaron haber sido secuestradas y obligadas a trabajar como prostitutas. Hay burdeles tanto en Irak como en Afganistán. En la compra y venta de gente en Afganistán figura la empresa de seguridad contratada por la embajada estadounidense en Kabul, ArmorGroup. Sólo en 2006 en Afganistán, como resultado de una serie de redadas, fueron rescatadas más de cien mujeres chinas que denunciaron haber sido secuestradas y obligadas a trabajar como prostitutas. En la compra y venta de gente en Afganistán figura la empresa de seguridad contratada por la embajada estadounidense en Kabul, ArmorGroup. La guerra ha dejado sin casa a una enorme cantidad de chicas y chicos que son muy vulnerables al comercio sexual. Después de Vietnam, Indonesia, Filipinas y Tailandia, ahora Irak y Afganistán cuentan con trata de mujeres y prostitución, prácticas condenadas en informes donde Estados Unidos aparece como juez decisorio del mundo.

MUJERES. AFGANISTÁN

Fotografías de Gervasio Sánchez y textos de Mónica Bernabé (26/9/2015)

La periodista Mónica Bernabé, que ha permanecido siete años como corresponsal de «El Mundo» en Afganistán, ha reconocido que se han registrado cambios desde la época de los talibán, pero sólo en algunos aspectos, «pero no en cuanto a derechos, la violencia de género en casa continúa siendo la misma». Sobre la sociedad afgana afirma que es «una sociedad completamente machista, conservadora y patriarcal, eso no ha cambiado, y la comunidad internacional tiene una gran responsabilidad en cuanto a la impunidad generalizada que existe en el país. Las mujeres afganas están condenadas a la soledad y a la violencia, ante la pasividad de todo el mundo».

Los asesinatos de mujeres en Afganistán subieron un 49% en 2015 (Kabul 8/3/2016)

Al menos 241 mujeres fueron asesinadas en 2015 en Afganistán, un 49 % más que en el año previo, según un informe presentado este martes por la Comisión Independiente Afgana de Derechos Humanos (AIHRC, en inglés), que ha lamentado que sólo en un 30% de los casos se procesó a los autores. Casi la mitad de las mujeres asesinadas el pasado año, 119, murieron a manos de sus familias en crímenes de honor, las víctimas de crímenes de honor son torturadas, quemadas y sufren la mutilación de nariz y orejas antes de ser «brutalmente» asesinadas. En total, Afganistán registró 5.132 casos de violencia contra mujeres en 2015, un 5% más que en el periodo anterior, entre ellos 1.400 asaltos físicos, 1.763 de abuso psicológico y 400 sexuales, según el informe. Estos casos no incluyen la violencia generada por el conflicto armado que vive el país desde 2001. Estas cifras sólo reflejan los casos registrados por las oficinas de AIHRC, desde la que advierten que la mayoría de las mujeres no se atreven a denunciar sus casos, por lo que los números podrían ser muy superiores.

Mònica Bernabé: “En Afganistán existe una situación de impunidad generalizada y las mujeres son las que salen peor paradas” (8/3/2019)

“Afganistán es un lugar que lleva casi cuarenta años en guerra, el 70% de la población es analfabeta, ha estado sometido a cinco años de régimen talibán y a otros cuatro o cinco años de régimen muyahidín, igualmente fundamentalista, una sociedad especialmente cerrada y que considera a la mujer como un ser inferior, y el hombre se cree con el derecho de decidir sobre la vida de las mujeres. La sociedad afgana tendrá que evolucionar como evolucionó en su momento la sociedad española. Eso no se puede cambiar en diez años, es una evolución que conlleva generaciones. Desde mi punto de vista, la comunidad internacional tiene una gran responsabilidad. Tras la caída del régimen talibán apoyó a toda una serie de criminales de guerra, que también son de ideología fundamentalista, y los catapultó al poder como recambio a los talibán. Personajes que nosotros no conocemos de nada, pero que allí son muy conocidos y perpetraron muchas atrocidades, han sido colocados en el poder. Con estos gobernantes a quienes nunca les interesó la población, sino sus propios intereses, ¿alguien puede pensar que la administración afgana va a hacer algo por la gente? Lógicamente, no. Existe una situación de impunidad generalizada.  No hay confianza en las instituciones y la situación general consiste en un “sálvese quien pueda”. En estas circunstancias, las leyes no se respetan y las mujeres son las que salen peor paradas.”

Turquía: Feminicidios encubiertos como suicidios (4/3/21)

En Turquía fueron asesinadas 300 mujeres en 2020, según los datos oficiales. Pero se estima que la cifra real es mucho mayor. Muchas víctimas son clasificadas como suicidas. La abogada Gurbet Gözde Engin, de la asociación de mujeres «Rosa» afirma que «En los casos de muertes de mujeres en los que hay dudas considerables sobre si fue un suicidio, tiene que ser posible orientar la investigación en otra dirección. No sólo es un crimen matar, también es un crimen declarar feminicidios como suicidios». Hatice Çoruk, de la asociación de mujeres Kadın Kültür Evi Dernegi, incrimina al sistema judicial de Turquía: «Tenemos que sospechar más cuando el asesinato de una mujer se clasifica como suicidio. Es cada vez más una tapadera para un feminicidio». Leyla Soydinc, de la asociación de mujeres de Estambul «Mor Catı Kadın Sığınağı Vakfı», también ve un problema estructural: «En un sistema judicial dominado por hombres, muchos delitos contra mujeres quedan impunes.» Los perpetradores pueden escapar una denuncia fingiendo un suicidio de su víctima. Son 300 asesinatos de mujeres, y 171 muertes  sospechosas. Tanto movimientos feministas en redes sociales, como grupos comprometidos con los derechos de la mujer, denuncian el problema y aumentan la presión sobre los organismos oficiales. Pero el gobierno de Ankara y el poder judicial no muestran voluntad política para combatir la violencia de género.

Europa no frena los crímenes machistas mientras apenas legisla en favor de la mujer (6/3/21)

La violencia machista sigue siendo una lacra en toda Europa y, aunque algunos países han logrado frenar ligeramente las cifras de este fenómeno, la pandemia del coronavirus está dificultando aún más su combate porque muchas víctimas se han visto obligadas a convivir más tiempo e incluso a confinarse con sus agresores. El incremento de iniciativas legislativas para reducir los crímenes de género o los movimientos sociales de defensa de las mujeres no están siendo suficientes para atajar un problema del que, en algunos países como Bélgica o Hungría, ni siquiera existen cifras oficiales. Donde sí las hay son reveladoras. Por ejemplo, en Alemania una mujer fue asesinada cada tres días en 2019 y en Italia los asesinatos de mujeres representaron el 50 % del total de homicidios durante el confinamiento de marzo y abril del año pasado. El año pasado fueron asesinadas en España 45 mujeres por sus parejas o exparejas, diez menos que en 2019, según datos de la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género.

Feminicidios en México | Arussi Unda, de Las Brujas del Mar: «El machismo y la impunidad hacen la mezcla perfecta en donde se odia a las mujeres y no pasa nada» (3/2/21)

La violencia contra mujeres y niñas continúa dejando unas cifras alarmantes en México, donde cada día se registran al menos diez muertes violentas, según cifras oficiales. México cerró 2020 con 3.723 muertes violentas de mujeres, sumando feminicidios y homicidios dolosos. Es una cifra casi igual a la del año anterior, cuando no había pandemia. Y eso sin contar la cifra negra, que es la cifra de mujeres desaparecidas. Así que no sabemos realmente cuantas hay. Si no hay cuerpos, no hay feminicidios. La violencia contra la mujer se ha encrudecido bastante, cada caso es más indignante, más salvaje. En México hay un problema estructural: el machismo. Este es un país profundamente machista, que tiene tradiciones y culturas donde a la mujer se la ve venida a menos, se la ve ciudadana de segunda clase, es un país bastante religioso… Eso sumado a la impunidad que en los feminicidios es del 97% [según un estudio de la asociación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad sobre el sexenio 2012-2018] pues hacen la mezcla perfecta en donde se odia a las mujeres, y no pasa nada por odiarlas.

El oscuro panorama de la violencia contra las mujeres en EEUU (8/10/20)

La violencia contra la mujer aumenta día a día en Estados Unidos. La nación norteamericana se encuentra entre los 10 países donde las mujeres corren más riesgo de ser agredidas sexualmente y tiene una media de tres feminicidios al día. Según los registros de la Línea Nacional de Violencia Doméstica de EEUU, cada minuto, 24 mujeres sufren violencia física por parte de su excónyuge o exnovio en todo el país, lo que corresponde a aproximadamente 12 millones de mujeres al año. Una de cada cuatro mujeres en Estados Unidos es sometida por su pareja a violencia física que provoca lesiones graves, como golpes, quemaduras o asfixia, y solo el 34% de las mujeres heridas acude a los centros de salud para recibir atención médica. La Línea Nacional de Violencia Doméstica recibe diariamente un promedio de 20 mil denuncias y la mayoría de las víctimas de abuso físico se encuentra en el grupo de edad de 18 a 24 años. Otro informe elaborado por el CDC teniendo en cuenta solo 18 estados revela que más de 10.000 mujeres fueron asesinadas por su pareja en el período 2003-2014. El reporte indica que, al considerar las cifras de todo el país, las mujeres en EEUU corren un riesgo de muerte 21 veces mayor que las mujeres en otras economías desarrolladas.

No, a las mujeres no nos han robado el mes de abril, nos han robado todo el calendario, con sus estaciones incluídas. Pero no estamos dispuestas a que siga ocurriendo. Llevamos más de tres siglos exigiendo un modelo de sociedad igualitario, y para ello es preciso acabar con la subsidiariedad que el género nos impuso, porque nuestra misión era responder a las “necesidades” de los varones, que gobernaban, y gobiernan, tanto en el ámbito público como en el privado.

Las vindicaciones Feministas del siglo XVIII fueron tomando cuerpo ético y teórico en la Teoría Feminista que grandes intelectuales nos han legado, y sobre la que eminentes intelectuales Feministas del presente siguen trabajando, porque necesitamos un nuevo modelo de sociedad, y esta vez sí que la Teoría Feminista le dará forma. La visión Feminista ha de estar presente a nivel político, pero representada por un Partido Feminista. Lo queremos y lo conseguiremos.

#HartazgoFeminista

#PartidoPolíticoFeminista

#CumplimientoAgendaFeminista 

Artículo anteriorAdoctrinamiento en la exposición de Lego en Bilbao
Artículo siguienteAgenda Cultural de fin de verano
Purificación Liétor González. Licenciada en Psicología, siendo su área de formación y actividad profesional la Psicología Sanitaria. Nació en 1968 y eso le permitió conocer de primera mano la militancia política en clandestinidad en la figura de su padre y en su carnet del PCE. Es la nieta mayor de dos abuelas analfabetas cuyos maridos sí sabían leer y escribir, es más, su abuelo paterno llego a ser Secretario General del PSOE durante la República en su pueblecito de Jaén. Pasó de feminista anónima a activista feminista cuando conoció la primera sentencia de La Manada de Pamplona de la Audiencia de Navarra, y pasó de votante a militante de Podemos cuando en su Municipio se quedaron a un puñado de votos para tener un concejal mientras que VOX conseguía dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.