¿Discrepar con argumentos es negar derechos?

0

Llevaba varios días buscando y recopilando información para la redacción de este artículo, y mientras tanto escuchaba y leía comentarios, declaraciones y opiniones a cerca de la Ley para la Igualdad efectiva de las personas Trans, y cada día que pasaba la tensión aumentaba y observaba con pesar la deleznable utilización política de un colectivo de personas para las que no hay que inventar derechos, sino explicitar, reforzar y/o ampliar los existentes. Mi opinión sobre esta Ley, es decir, sobre el trabajo que se ha elaborado y no sobre los derechos de nadie, es que es conceptualmente errónea, y si la conceptualización falla el manejo político derivado puede tener graves consecuencias. Y confieso que al hacer esta reflexión estoy pensando en la gran maestra Celia Amorós que consideraba imprescindible “Conceptualizar bien para politizar bien”.

Empecemos por el principio, ¿qué es una persona trans? Definición de la FLGTB: Persona trans es un término general e inclusivo, que engloba a aquellas personas cuya identidad y/o expresión de género es diferente de las expectativas culturales basadas en el sexo que se les asignó al nacer.

Vamos a ver, el sexo no se asigna al nacer, se constata si el sexo es varón/hombre o hembra/mujer, y sobre esa biología se solapan no unas expectativas culturales, sino una serie de normas y valores que asignan un estatus social diferente a mujeres y hombres, y para que no queden dudas de a qué me refiero esta es la definición: estatus social describe la posición social que un individuo ocupa dentro de una sociedad o en un grupo social de personas. Es el respeto relativo, la competencia y la deferencia otorgada a las personas, grupos y organizaciones en una sociedad.​

El género es un constructo social que abarca bastante más que “expectativas culturales”.

Y luego, ¿en base a qué damos por hecho que hay una “identidad de género”? Identidad de género: es la percepción subjetiva que un individuo tiene respecto a su propio género, coincida o no con sus características sexuales biológicas. Es la conciencia de la persona de sentir pertenencia al sexo masculino o femenino.

Error, el sexo no es masculino ni femenino es varón/hombre y hembra/mujer. Masculino y femenino son las atribuciones comportamentales (pensamientos, emociones y conductas) elaboradas e impuestas sobre mujeres y hombres, a través de un modelo normativo llamado Género, para servir a los intereses socioeconómicos de una estructura social muy concreta, el patriarcado.

¿Por qué ha desaparecido el concepto de Identidad Personal? Identidad Personal: en psicología el concepto de identidad personal se refiere al sentido que damos a nuestro propio ser único, diferente a los demás y continuo en el tiempo. Es el guión mental que hacemos cada persona de los valores y comportamientos que nos ha transmitido nuestra cultura, integrándolos conforme a nuestras características individuales y nuestra experiencia social. Es decir, la idea que tenemos de nuestra individualidad y de nuestra pertenencia a ciertos grupos.

Voy a explicar por qué creo yo que ha ocurrido esta sustitución, y creo que la clave está aquí: el guión mental que hacemos cada persona de los valores y comportamientos que nos ha transmitido nuestra cultura, integrándolos conforme a nuestras características individuales y nuestra experiencia social. La Teoría ética y política Feminista lleva más de tres siglos estudiando y elaborando un corpus teórico que avala las vindicaciones para el cambio del modelo socioeconómico patriarcal por ser estructuralmente desigual, y en base a ello haber pautado, a través de la herramienta doctrinal del género, comportamientos propios de mujeres y comportamientos propios de hombres, origen y mantenimiento de la situación de subordinación, subsidiariedad y opresión de las mujeres por parte de los hombres. La definición de Identidad Personal recoge este condicionamiento que todo ser humano sufre en el proceso de elaboración de su identidad personal cuando habla de valores y comportamientos que nos ha transmitido nuestra cultura, que integramos conforme a nuestras características y nuestra experiencia social.

Sin embargo la identidad de género habla de “percepción subjetiva respecto a su propio género”,”consciencia de la persona de sentir pertenencia”, pero no hay ni una sola alusión a la vinculación del género con el elemento de opresión que es, y con las funciones que cumple como herramienta de control social, cuya finalidad última es mantener la jerarquía sexual, que, por ejemplo, posibilita la violencia sexual ejercida sobre las mujeres o está detrás de los feminicidios; tampoco a que nada más nacer empieza nuestra socialización diferencial mediatizada por el género y el desarrollo de nuestra personalidad se ve condicionado por ello. Y al parecer no soy la única que lo ve así, porque en el Convenio de Estambul, en su artículo 3, apartado C, aparece: Por “género” se entenderán los papeles, comportamientos, actividades y atribuciones socialmente construidos que una sociedad concreta considera propios de mujeres o de hombres.

“Que una sociedad concreta considera propios de mujeres y hombres”, pero esa sociedad concreta los considera así después de que los intereses socioeconómicos de las clases dirigentes hayan determinado qué “comportamientos propios” les interesan para sus siervos, vasallos, ciudadanos, feligreses… llevamos así milenio tras milenio.

El dogma de la “identidad de género” desdibuja el poder del género como herramienta de control social, que es el principal impedimento para conseguir la igualdad de derechos, oportunidades y responsabilidades. Un ejemplo clarificador, la prostitución es una práctica masculina milenaria porque se acepta como comportamiento propio de hombres que puedan imponer la satisfacción de su deseo sexual sobre las mujeres, porque a su vez se considera propio de mujeres que su deseo sexual, en caso de existir, se active en función de las apetencias masculinas. El género estableció que nuestra respuesta sexual es subsidiaria, por eso, entre otras cosas, no había impedimento para la práctica del intercambio de mujeres que Levy-Strauss desarrolla en la Teoría de La Alianza.

La respuesta sexual de las mujeres y de los hombres sigue procesos fisiológicos y psíquicos diferentes, pero el diseño de socialización androcéntrica que se impuso y seguimos manteniendo lo invisibilizó.

Y para seguir visualizando con ejemplos este diseño interesado de “los comportamientos propios de hombres”/masculinos frente a “los comportamientos propios de mujeres”/femeninos, recurro a una serie de noticias publicadas en prensa:

elpais.com/sociedad/2021-01-06/el-abuso-a-un-menor-que-sacude-la-elite-intelectual-francesa.html

Según revela en La familia grande, la jurista Camille Kouchner, hija del exministro socialista y cofundador de Médicos Sin Fronteras Bernard Kouchner y de la politóloga e “icono de la izquierda” Évelyne Pisier, su hermano gemelo fue víctima desde los 13 años de abusos sexuales por parte de su padrastro, el constitucionalista Olivier Duhamel, otra figura habitual de la escena política y mediática francesa. Según un reciente sondeo de Ipsos, 6,7 millones de personas en Francia, un 10% de la población, declaran haber sido víctimas de incesto.

www.heraldo.es/noticias/internacional/2020/03/13/francia-pederastia-francia-juzga-a-un-cirujano-sospechoso-de-haber-abusado-de-cientos-de-ninos-1363752.html

Un cirujano francés sospechoso de haber abusado durante años de cientos de niños es juzgado desde este viernes por una primera serie de violaciones y agresiones sexuales a una niña y a tres adolescentes. En la investigación en marcha se han contabilizado 349 casos, ya fue condenado en 2005 por consultar imágenes de pederastia (se le encontraron 300.000), pero la condena de cuatro meses de cárcel exentos de cumplimiento que se le impuso entonces no fue suficiente para que se tomaran medidas particulares para evitar que pudiera seguir abusando de menores en su trabajo como médico.

elpais.com/sociedad/2019/12/29/actualidad/1577651856_541849.html

En los años setenta y ochenta, el escritor francés Gabriel Matzneff detallaba en sus libros sus preferencias sexuales por “menores de 16 años”y se paseaba por los platós para hablar sobre ellos, con las sonrisas cómplices de presentadores y público: “Una vez que has tenido en tus brazos, besado, acariciado, poseído a un chico de 13 años, a una niña de 15, todo lo demás te parece insulso, pesado, insípido” Nadie se ríe ya. Este es el relato crudo de una de esas niñas: “A los 14 años, no es normal que un hombre de 50 te espere a la salida de clase (…), ni encontrarte en su cama, con su pene en la boca, a la hora de la merienda”.Estos días se ha viralizado la entrevista al escritor en 1990: “Prefiero que en mi vida haya gente que todavía no se ha endurecido (…). Una niña muy, muy joven es más bien gentil”, responde Matzneff. Le consentement es una obra que interroga a la sociedad, cuando “los llamamientos a despenalizar las relaciones sexuales con menores son firmados incluso por los mayores intelectuales (Aragon, Barthes, Sartre)”.

Antes de exponer artículos de prensa con protagonistas españoles, voy a presentar primero estos datos procedentes del Instituto Nacional de Estadística:

  • En el año 2019 se registraron 2.708 condenados adultos por delitos sexuales, lo que supuso un 11,4% más que el año anterior. El 97,3% fueron varones y el 2,7% mujeres.
  • Estos condenados cometieron 3.401 delitos, un 15,2% más que en 2018. Del total, 1.218 fueron considerados abuso sexual, 620 prostitución y corrupción a menores y 529 como abuso y agresión sexual a menores de 16 años. Del total de agresiones sexuales, 36 fueron consideradas violación.

cadenaser.com/emisora/2021/01/29/radio_valladolid/1611945124_748150.html

Una década de cárcel por abusar de una niña de doce años y dejarla embarazada. La víctima quedó embarazada cuando tenía doce años y los abusos siguieron cuando dio a luz. En un primer momento no reveló la identidad del padre, y se decidió a denunciar los hechos años más tarde.El primer tribunal que juzgó el caso avaló el testimonio de la víctima, asegurando que «se ha limitado a guardar silencio de unos hechos a lo largo de muchos años y si ha llegado a desvelar lo padecido ha sido únicamente por temor a que su hija padeciera trato similar al sufrido por ella». Pero no otorgó suficiente veracidad a los aspectos de su declaración sobre la violencia que sufrió para someterse, por no haberlo contado hasta el momento del juicio.

cadenaser.com/ser/2021/01/27/tribunales/1611765747_696743.html

Quince años de cárcel para un hombre que violó durante años a su hijastro en Pontevedra. Las agresiones empezaron cuando la víctima tenía tan sólo cuatro años de edad, con catorce años el acusado perdió la patria potestad al ser condenado por el maltrato físico al que también sometía al niño desde pequeño. El joven se planteó denunciar también en ese momento los ataques sexuales pero dos de sus familiares le disuadieron «pues no le iban a creer”. Tomó la decisión de llevar al pederasta ante la Justicia cuando supo que su hermana también había sido víctima de los abusos.

www.lavanguardia.com/sucesos/20201123/49647545189/absuelto-abuso-ignorar-relacion-menor-delito-sexual.html

Absuelto de abuso sexual por no informarse de que tener relaciones con una menor es delito, por la sección Tercera de la Audiencia de Jaén, que ha absuelto a un hombre de 36 años juzgado por abusos sexuales continuados a una menor de 14 años al entender el tribunal que «no ha quedado acreditado que el procesado conociera que tener relaciones sexuales con una menor de 16 años estuviera castigado como delito», considera la sentencia que esto fue así porque el procesado no supo informarse. La menor declaró que su primera relación sexual fue con el procesado, que fue él el que le pidió el número de teléfono para empezar a hablar y quedar, y que durante meses vivieron una relación sentimental y de amistad. El acusado sabía la edad de la menor ya que incluso estuvo presente en la celebración de su 14 cumpleaños.

Y teniendo en mente el contenido de estas noticias, propongo relacionar el comportamiento de los condenados y el del absuelto por abuso sexual continuado con estas aportaciones históricas:

Fundamentos del derecho civil romano. Desde los tiempos primigenios de la ciudad, Roma fue configurada como un poder jurídico personal, propio y exclusivo de los ciudadanos (varones) romanos libres. Según la mitología existen diferentes versiones sobre los orígenes de la ciudad, pero coinciden en que los fundadores fueron exclusivamente varones. Sólo los fundadores tuvieron el poder de fundar las familias y, mediante su unión, la patria. En consecuencia, la familia romana es de uno: el paterfamilias. Y la patria potestad es un poder político de uno: el paterfamilias. La patria potestad romana es originariamente el poder político de los hombres libres, poder que cierra el paso al gobierno de la cosa pública y de la familia a las mujeres ciudadanas. Desde los tiempos primigenios de la ciudad estado, las primeras instituciones jurídicas otorgaron al pater familias un poder que le permitió someter corporalmente y materialmente a diferentes personas a su derecho y gobierno, de forma permanente. La patria potestad es un poder que ejerce el pater sobre los hijos en régimen de monopolio, en el ámbito de la familia. El paterfamilias crea su familia (= grupo de sometidos) mediante un matrimonio exogámico de pareja. La mujer casada ingresa en la familia bajo el poder del marido, o del paterfamilias bajo el que se encuentre sometido su marido. La familia es una institución de y para los varones, la patria potestad romana es un poder jurídico viril. El paterfamilias es el titular del gobierno de todos los nexos que someten a los miembros del grupo familiar. Todos los componentes de la familia están sometidos al poder del varón. El padre de familia es el eje protector del grupo, y todos sus miembros permanecían unidos, sometidos y vigilados permanentemente por aquel.  El vínculo es patrilineal porque a la muerte del padre, la patria potestad se transmite en línea descendente de ciudadano romano a ciudadano romano, de varón a varón.

scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0716-54552014000100005

Pero hay más muestras de este diseño socioeconómico y de su implantación a través de “los comportamientos propios de hombres”/masculinos y de “los comportamientos propios de mujeres”/femeninos, y recurro ahora a Aristóteles. Aristóteles teorizó la inferioridad física, intelectual y moral de las mujeres:

  • “Parecen hombres, son casi hombres, pero son tan inferiores que ni siquiera son capaces de reproducir a la especie, quienes engendran los hijos son los varones”, (…). “son meras vasijas vacías del recipiente del semen creador”. “El macho es por naturaleza superior y la hembra inferior; uno gobierna y la otra es gobernada; este principio de necesidad se extiende a toda la humanidad.”

    El constructo social del género se asienta en estos pilares, ha sido diseñado por hombres y coloca a las mujeres, niñas/os y adolescentes en situación de dependencia, subordinación y subsidiariedad, que en el caso de los niños desaparece cuando socialmente adquieren el estatus de adulto, pero que en el caso de las mujeres no desaparece, porque nuestra socialización está regida por un modelo androcéntrico y el estatus de las mujeres está marcado por la subsidiariedad, como claramente aparece en el discurso de uno de los grandes referentes de la Historia de la Filosofía, Rousseau, en su tratado pedagógico “Emilio o De la Educación”, donde defiende la necesidad de modelos educativos diferenciados para niñas y niños, porque mujeres y hombres “desarrollan” comportamientos distintos y por tanto su estatus social es diferente:
  • “Cada sexo tiene su gusto propio que los distingue de ambos. Los niños se inclinan por deportes ruidosos y movidos, mientras que las niñas se sienten atraídas hacia las cosas de adorno y apariencia”. “Uno debe ser activo y fuerte, la otra pasiva y débil, es totalmente necesario que él quiera y pueda, basta que la otra se resista poco”. “Por tanto cultivar en las mujeres las cualidades del hombre y descuidar las que les son propias es, a todas luces, trabajar en perjuicio suyo”. “(…) siendo la dependencia un estado natural de las mujeres, las jóvenes se sienten hechas para obedecer”, “Las jóvenes deben estar sujetas desde hora temprana”. 

Desde mi punto de vista tenemos Identidad Personal pero no tenemos “identidad de género”, es una falacia argumentativa más, porque a un sistema socioeconómico basado en la desigualdad estructural entre mujeres y hombres como es el patriarcal, le interesa desdibujar que es una desigualdad creada ex profeso, y busca silenciar a quien puede demostrarlo y exige cambios estructurales. La Teoría ética y política Feminista arranca con una denuncia, la denuncia del solapamiento de unas supuestas cualidades masculinas y femeninas sobre los procesos fisiológicos y los órganos sexuales propios de mujeres y propios de hombres, que son la base de la desigualdad estructural del sistema socioeconómico patriarcal y de la socialización androcéntrica en la que desarrollamos nuestra identidad. Cuando el corpus teórico de la Teoría y la Agenda Feminista exigen un cambio de modelo socioeconómico, y reivindican que no hay comportamientos propios de mujeres y propios de hombres, sino comportamientos humanos que indistintamente pueden desempeñar mujeres y hombres, con los que indistintamente podemos identificarnos sin que estén marcados por el género y, consecuentemente, considerados masculinos o femeninos, (o “sentidos” como masculinos o femeninos), y exigimos un modelo de socialización no androcéntrico para combatir la violencia sexual ejercida sobre las mujeres; cuando explicamos que esto haría posible una sociedad igualitaria, donde mujeres y hombres estuvieran situados en igualdad de derechos, oportunidades y responsabilidades, y configuraría esa sociedad socialmente justa que es la enseña del pensamiento progresista; entonces irrumpe el dogma de la “identidad de género”, que predica que por supuesto que hay comportamientos propios de hombres (masculinos) y de mujeres (femeninos), porque toda la vida de Dios así ha sido y lo han establecido los grandes pensadores hombres, porque el género no es una herramienta diseñada para el control social sino una “vivencia” que configura nuestra identidad a través de los comportamientos masculinos o femeninos que manifestamos, y esos comportamientos definirán nuestro sexo. La “novedad” introducida por la “identidad de género” es que desarrollar comportamientos masculinos te convierte en hombre, y desarrollar comportamientos femeninos te convierte en mujer. Porque el sumum del progresismo y la inclusión afirma que el género es permanente pero el sexo es mutable, es decir, el comportamiento expresado siguiendo patrones de género configura el sexo, pero, y aquí acaba la novedad, siempre siguiendo el modelo tradicional: lo masculino es propio de hombres y lo femenino de mujeres. Así que hay que recuperar el sexismo de Rousseau cuando hablaba de cualidades de hombres (activo y fuerte) y de cualidades de mujeres (pasiva y débil) y reconvertirlo en “vivencias masculinas” que configuran la “identidad de género masculina” y por tanto te permiten la “autodeterminación como hombre”, y en “vivencias femeninas” que configuran la “identidad de género femenina” y que a su vez permiten la “autodeterminación como mujer”.

Resumiendo, en vez de desmontar la herramienta de control social que supone el género, y que impide el libre desarrollo de la Identidad Personal a salvo del encasillamiento y las imposiciones marcadas por roles y estereotipos diseñados desde el sexismo, la “identidad de género” supone un reforzamiento de todo ello, al validar el género, lo masculino y lo femenino, como inherente al ser humano y constitutivo de su sexo, negando el hecho de su origen como constructo social fabricado en función de intereses socioeconómicos, asentado en el imaginario social a través del arquetipo de lo masculino como “primer sexo” y lo femenino como “segundo sexo”.

Todo este corpus teórico Feminista reivindicativo de una sociedad igualitaria es inservible. El nuevo corpus teórico Post y Trans predica que traemos el género de serie porque nacemos con identidad masculina o femenina independientemente de nuestra fisiología y genitalidad, y la vamos desarrollando a través de comportamientos masculinos y femeninos sin que medien injerencias socioculturales de ningún tipo, no hay roles y estereotipos de género sino diversidad a la hora de expresar el género. La Igualdad efectiva entre mujeres y hombres es indiferente, porque lo determinante es la diversidad en la expresión de lo masculino y lo femenino y su inclusión en la categoría (no en la biología) de hombre o mujer.

Propongo un ejercicio de reflexión con las noticias de prensa que he recopilado sobre abusos sexuales a menores. Yo soy Feminista Radical, y creo firmemente que la violencia sexual sobre la mujer y los abusos sexuales a menores tienen un origen sociocultural que está atravesado por el género. He expuesto sólo unos pocos argumentos, porque hay muchísimos, de los motivos que propiciaron su desarrollo e imposición, y de las consecuencias que ha tenido y tiene avalar el género. La Coeducación es el modelo pedagógico que propiciaría un cambio de este nefasto modelo socioeconómico atendiendo a su definición: la Coeducación es un proceso de intervención intencionado que partiendo de la realidad de sexos diferentes y géneros desiguales, pretende la construcción de un mundo común y no enfrentado. Tiene como objetivo la igualdad y comprende al conjunto de la Humanidad. Esta es una definición que a la maestra de maestras, Elena Simón, le gusta completar añadiendo “tú como yo y yo como tú”.

La Teoría ética y Política Feminista no niega derechos, iguala en derechos; no pide ni acapara privilegios, los denuncia; y no se acomoda en un sistema cuyas bases se asientan en la desigualdad, la exclusión, la opresión y la discriminación, sino que se enfrenta a él.

Al inicio del artículo mencionaba a la gran Celia Amorós porque es imprescindible “Conceptualizar bien para Politizar bien”. Y reitero mi pregunta, ¿discrepar con argumentos es negar derechos?

Artículo anteriorLa mayoría de los españoles, insatisfechos con la situación democrática del país
Artículo siguienteLa Audiencia Nacional deja en libertad a Rodrigo Rato
Puri Liétor
Purificación Liétor González. Licenciada en Psicología, siendo su área de formación y actividad profesional la Psicología Sanitaria. Nació en 1968 y eso le permitió conocer de primera mano la militancia política en clandestinidad en la figura de su padre y en su carnet del PCE. Es la nieta mayor de dos abuelas analfabetas cuyos maridos sí sabían leer y escribir, es más, su abuelo paterno llego a ser Secretario General del PSOE durante la República en su pueblecito de Jaén. Pasó de feminista anónima a activista feminista cuando conoció la primera sentencia de La Manada de Pamplona de la Audiencia de Navarra, y pasó de votante a militante de Podemos cuando en su Municipio se quedaron a un puñado de votos para tener un concejal mientras que VOX conseguía dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.