Inaugurada placa en recuerdo de Rodríguez Ledesma, obrero asesinado en el 77

0

En la tarde de ayer fue inaugurada una placa en Sevilla en recuerdo de Francisco Rodríguez Ledesma, alcanzado por disparos de la policía durante una manifestación de trabajadores en 1977 y fallecido a consecuencia de las heridas causadas en enero del 78. Al acto acudieron numerosas personas y representantes de los movimientos obreros, sindicales y de la izquierda política de la capital andaluza.

Situada en la confluencia de la avenida de Hytasa con la calle Diamantino García Acosta, lugar con resonancias históricas de la lucha obrera sevillana, la placa es un homenaje al fallecido y a la lucha obrera del barrio, impulsada por Oficina de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Sevilla y el movimiento asociativo memorialista a través de la Mesa de Participación de la Memoria Histórica.

La antigua fábrica textil Hytasa (Hilaturas y Tejidos Andaluces) es parte del Catálogo de lugares de Memoria Histórica de la Junta de Andalucía precisamente por este suceso, sucedido el 8 de julio de 1977 durante una concentración de los operarios de la fábrica y vecinos de la barriada del Cerro del Águila para protestar por el Expediente de Regulación de Empleo que afectaba a los trabajadores de dicha empresa. Rodríguez Ledesma contaba 56 años y era un albañil, afiliado a CC. OO, que vivía junto a sus padres y 7 hermanos en el barrio. Como otros vecinos participaba en las concentraciones que se prolongaron durante dos semanas en las puertas de la factoría, pues los expedientes amenazaban a los puestos de unos dos mil trabajadores.

En la noche del 8 de julio las fuerzas públicas trataron de disolver la concentración con botes de humo y pelotas de goma, y en medio de la confusión una persona que bajó de un coche situado junto a los vehículos de la Policía Armada realizó varios disparos hacia los manifestantes, alcanzando por la espalda a Francisco Rodríguez Ledesma, quien falleció al año siguiente, el 4 de enero de 1978, en el hospital Virgen del Rocío, por las complicaciones sufridas.

El asesinato de Francisco se suma al de otros tantos crímenes cometidos durante el proceso histórico denominado “transición”, en la que los aparatos franquistas no fueron depurados y todos sus crímenes desde 1936 quedaron impunes y las víctimas nunca fueron honradas, a excepción de homenajes como el de ayer en el que sindicatos y asociaciones unieron sus fuerzas para traer un poco de dignidad y reconocimiento histórico a los barrios de trabajadores y a la lucha obrera andaluza.

Adjuntamos algunas imágenes del acto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.