Los héroes de verdad

0

Cuando te pones a mirar qué sagas de películas y series son las más taquilleras o tienen un visionado más amplio, realmente te sorprendes al ver en el Top 10 a James Bond, al universo de La tierra media de Tolkien o Fast and Furious (sí, tuvo más calado del que pensabas). Pero en el Top 3, la cosa está bastante clara, el puesto 2 y 3 está prácticamente empatado con el 3 ocupado por la saga Potter y el 2 por la saga Star Wars (con ventas de 8600 y 8800 millones de dólares), pero lejos, casi habiendo recolectado el doble que estas sagas, está la saga Avengers (casi 15.000 millones de dólares). Y es que los héroes funcionan, no cabe duda, pero y si existieran de una forma más realista. Tanto poder, tanta responsabilidad… hoy vamos a una serie distópica, que se acerca a este concepto desde el humor negro, la serie The Boys.

Serie estadounidense, basada en el cómic de Garth Ennis y Darick Robertson del mismo nombre, su adaptación a la pantalla está a cargo de Eric Kripke, para la plataforma Prime de Amazon. Consta actualmente de dos temporadas de ocho episodios cada una, de una hora aproximada de duración (que se te hará corta). Su rodaje comenzó en 2018 con ciertas reticencias por su contenido, sin embargo, ya está acordado un spin off y una tercera temporada, debido a la gran acogida que ha tenido la serie.

La serie en sí, trata de un mundo en el que los superhéroes son reales, se tratan como algo más dentro del sistema y tienen un mercado por y para ellos, con todo lo que esto supone a todos los niveles, sumado al enorme poder que tienen. Porque claro, son humanos, así que ya os podéis imaginar en qué deriva: corrupción, depravación, manipulación… Y contra esto, una serie de humanos, más o menos normales (porque tienen su toque dado en la cabecita), intentan sacar a la luz toda la verdad sobre esos supuestos héroes. Todo contado desde el humor negro y la provocación. Una delicia.

Y es que todo hay que decirlo, la serie es muy golfa y eso se agradece, pero sin el reparto que tiene, no hubiera tenido tanto éxito. Su protagonista Jack Quaid (Los juegos del hambre, Ithaca), está muy bien conseguido, tanto a nivel guion, como por los detalles que el actor sabe incorporarle, aunque muchos medios se centran en otros personajes, realmente es Hughie el personaje que hace de puente en toda la serie, porque quizás es el menos loco que encuentres en ella. El carnicero, es uno de los personajes que más llaman la atención, el actor Karl Urban (Éomer en El Señor de los Anillos), le da una redondez llena de agujas, que hacen que el personaje te llegue precisamente, por lo contrario, por lo loco que puede llegar a ser. Erin Moriarty (True detective, Jessica Jones), tiene también ese punto de meter al público por su cercanía y veracidad. Incluso Karen Fukuhara (Escuadrón suicida, Kimiko) por su personaje dramático y restringido (no habla), que aportan peso a la historia, sin dejar de ser muy perturbadoramente divertida.

Pero el que se lleva la palma, el gran actor (desconocido para mí hasta la fecha) es Antony Starr. Él hace del superhéroe supremo, del Superman (gran paradoja que el super-hombre sea un extraterrestre), en este caso llamado Homelander (el Patriota en su traducción al castellano). El personaje ya de por sí, es un caramelo, pero es que los detalles, la inocencia, la frescura, la arrogancia, la perturbación y el horror, que la interpretación de Starr aporta, son un regalo.

Lo mejor, creo que es una potente crítica a la sociedad actual desde el entretenimiento más ufano e irreverente. Lo vas a pasar bien.

Lo peor, este tipo de distopía no es tan original, hay mucho material relacionado. Sin embargo, es la forma de contarlo, desde ese punto de vista golfo, lo que la hace diferente.

En estos momentos, en los cuales necesitamos a los héroes más que nunca, que miramos al horizonte con una mezcla de miedo y esperanza. Estos días en los que hemos tenido tiempo de reflexionar. Aquí es donde hay que darse cuenta de dónde están esos verdaderos héroes. No están en las altas esferas, que miran ante todo el rédito político que pueden sacar a los muertos. No están en la cúpula de grandes entidades, que miran solo sus ganancias exponenciales. Ni en esos estamentos (impuestos), que solo buscan su perpetuidad, a pesar de todo y de todos.

Los héroes son los que están al pie del cañón, arriesgando su vida diariamente, cuidando, fortaleciendo, o investigando, tan denostados por los otros. Y podemos llegar a ser todos, si en el momento oportuno, elegimos proteger a los verdaderos héroes con un simple gesto, votando.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.