Estamos perdidos

0

Hola. Ya estoy aquí otra vez. Ya está aquí el pesao del taxista con sus lloros. Ahora nos contará otra vez como el Ayuntamiento de Madrid o la Comunidad quiere acabar con ellos.

Pues mira, no haber votado a la derecha. Eso les pasa por fachas. De toda la vida. Eso por escuchar la Cope y por ser un monopolio.

Os jodéis, tenéis lo que os habéis buscado.

Supongo que, quien habla así con esa superioridad moral, conocerá a los 20.000 taxistas de Madrid entre autónomos y asalariados y sabrá a quiénes vota o lo que oyen a diario.

Del mismo modo que entiendo que habrá tenido malas experiencias con todos ellos para realizar dichas afirmaciones y para considerar que nos lo merecemos.

Esa superioridad moral que a alguno le ha hecho difundir mi foto de perfil tachándome de fascista y de troll de Vox por criticar al partido al que curiosamente he votado. Vamos lo que en mi pueblo se llama hacer valer tu voto, de toda la vida y lo cual, en prosa antigua os diré que “me la suda” menos por el hecho de que en la foto también sale mi pareja, que tampoco tiene la culpa de nada y de que criticar de manera constructiva no es de ser fascista. Señalar al que discrepa de esa manera sí que lo es y mucho.

No seáis igual que ellos joder.

Peores cosas han intentado hacer con mi imagen y encima dentro del mismo sector, a falta de argumentos, ya se sabe…

Volviendo al tema, tengo que decir que yo, lo que nos está pasando no se lo deseo ni a mi peor enemigo. Y lo malo es que mañana os pasará a vosotras y a vosotros también. Y bueno, queda muy bien eso que siempre digo de que hay que luchar, y hay que organizarse para poder defenderse porque nos están robando los servicios públicos pero ¿sabéis qué? Que esto no tiene solución.

Al margen de que a los taxistas nos pase todo lo peor que nos tenga que venir, porque vuestra superioridad moral de red social no os permita ver más allá de vuestros prejuicios, si lo intentáis, a lo mejor, podéis llegar a comprender la gravedad de la situación al margen de lo que penséis de nosotras y nosotros.

Porque para nosotras y nosotros está llegando un punto en el que no nos va a salvar nada ni nadie.

Y cuando digo que no nos van a salvar hablo de que no nos vale que tengamos ni sentencias judiciales dándonos la razón, ni que hayamos ganado varias batallas legales saliendo a la calle en huelgas o en manifestaciones o que haya partidos políticos como Podemos que nos apoyen.

A nosotras y a nosotros en este momento ya no nos vale para salvarnos de la administración que nos hayamos ganado el respeto y la admiración de parte de la sociedad durante esta crisis del coronavirus por realizar cientos de miles de traslados gratuitos de personal sanitario, con compañeras y compañeros taxistas jugándose la salud, como tampoco nos ha valido esa admiración que hubo por la labor que tuvo el sector  durante el atentado de las Ramblas o del 11M también trasladando heridos.

No nos vale porque nuestro futuro está escrito desde hace tiempo por nuestros enemigos y por la política y el poder de este estado.

No nos vale porque Uber y Cabify son los que han decidido lo que va a pasar con nuestras vidas, con nuestras familias y con nuestras esperanzas.

Y da igual lo que podamos hacer. Es todo política, cada día lo tengo más claro.

Porque al final, para los que están de nuestro lado, veo que son todo buenas intenciones y todo buenas palabras para nada. Porque debe de ser que en política, si tu equipo no es el que gana, no tienes nada que hacer. 

He llegado a la conclusión de que ya no es culpa ni de nuestros representantes (que se están dejando el pellejo, le joda a quien le joda) ni de no salir a la calle a hacer presión o de que no nos ampare la ley como ha hecho siempre. Es que, realmente, estamos en manos de quien gobierne ante una oposición impasible y todo lo que hagamos es inútil.

Yo no soy un experto en leyes y menos en política, pero viendo lo que nos viene encima y lo que nos están haciendo, no entiendo cuál es el papel de la oposición en todo esto, la verdad.

Llevamos un año con una Ordenanza municipal que dejó Carmena metida en un cajón en plazo de alegaciones para lo que quiera hacer el Ayuntamiento con ella, mientras llevan todo ese año modificando la Ordenanza del taxi para ajustarla a lo que pide Uber sin que ni Más Madrid y sin que el PSOE hagan nada de nada.

Es decir, el Ayuntamiento está utilizando las herramientas jurídicas de las que dispone con recursos públicos para cambiar las leyes como pide Uber y acabar con el taxi . Y nadie de la oposición está haciendo nada por impedirlo.

Y voy a poner nombre y apellidos de los partidos porque para eso es para lo que les he votado. Sí porque de eso se trata, de hacer valer mi voto, no soy un troll de nada y menos fascista. El día que alguno me lo llamáis porque vuestro cerebro no da para encajar las críticas, tengo a muchos familiares retorciéndose en su tumba o en alguna cuneta.

Porque hablamos del Ayuntamiento, pero en la Comunidad de Madrid pasa tres cuartos de lo mismo. La diferencia es que a la Comunidad la hemos visto venir y cuando han intentado modificar las leyes para beneficiar a Uber y Cabify, los hemos podido llevar ante los tribunales.

Y ojo, hemos sido nosotras y nosotros los que hemos demandado a la Comunidad de Madrid, los taxistas del APC. Nada de la oposición, nada de UP y ni del PSOE ni de Más Madrid. Nuestros representantes han sido los que lo han denunciado.

Pero da igual, porque como está todo atado y bien atado, lo que no nos van a meter por la Comunidad hasta que no se resuelvan los litigios, nos lo está metiendo el Ayuntamiento. Ellos pueden usar los recursos públicos es decir, de todas y de todos para acabar con nosotras y nosotros pero la oposición, Más Madrid y el PSOE no pueden utilizar esos mismos recursos de todas y de todos (hasta de los que no han votado al PP) para defender lo que es justo.

Así que de una manera o de otra, estamos perdidos.

Para finalizar, yo a diferencia de muchos a los que me he referido al principio, sé diferenciar y no me gusta generalizar.

No porque sea mejor que nadie, sino porque el tiempo me ha enseñado a hacerlo y porque lo que no quiero para mí no se lo voy ha hacer a otro. Así que si algún día a alguna de vosotras o vosotros os pasa lo mismo, yo y en la parte que me toca desde el sector del taxi, os apoyaré, como siempre hemos intentado y como siempre hacemos por lo menos desde Taxi Project.

Y de igual manera, os tengo que confesar que tengo un cargo en la directiva de Taxi Project y criticar de esta manera a partidos que sé que nos apoyan y con los que tenemos buena relación, pues no sé si podrá o no perjudicarme. Entiendo que somos mayorcitos para encajar las críticas y entender el contexto, pero es que no sé porque siempre perdemos. Estemos donde estemos como he dicho antes. Da igual que sea en la oposición como en Madrid o sea en el Gobierno como pasa en el estado español. Siempre perdemos.

Porque lo cierto es que igual que no hay oposición el Ayuntamiento para que se evite que acaben con el taxi como están haciendo manipulando leyes, tampoco hay un gobierno que derogue la reforma laboral o que haga que los que tengan más, paguen más impuestos.

Porque por una parte, no hay oposición en la Comunidad de Madrid para contrarrestar los chanchullos jurídicos que están haciendo a contrarreloj para legalizar una actividad que dentro de poco, según el Decreto del Gobierno, sería ilegal, como están intentando hacer desde la consejería de transportes con Uber y Cabify.

Pero es que por la otra, tampoco hay oposición para que Isabel Díaz Ayuso pague por la gestión de las residencias durante el corona-virus ni que de igual manera Ana Botella lo haga por la venta de pisos de protección oficial a fondos buitres. (Gabilondo ¿estás ahí? ¿Sabes lo que es una moción de censura? Sí hombre, eso con lo que llegasteis al gobierno no hace tanto. No me des las gracias, no las necesito)

No tenemos oposición ni en el Ayuntamiento ni en la Comunidad para que no nos metan esas leyes dictadas por Uber y del mismo modo, tenemos un gobierno que primero intentó solventar el desastre creado desde hace años por su mismo partido (ómnibus) con el Decreto Ábalos y ahora como están las cosas, se lava las manos. (Ah y sé que hay mucho trabajo y mucho detrás de todo lo que pasó en el gobierno, al César lo que es de César, pero si se queda ahí y permitís que no se haga valer, vuestro esfuerzo tampoco ha servido de nada)

Eso sí, el apoyo prestado y las buenas intenciones siempre se agradecen. Por supuesto. Muchas gracias, compas. Un saludo para todas y todos.

Pero también que nos comprendan y comprendan la situación y tomen no sé, alguna medida.

¿Para qué vale la oposición entonces?

Porque al final, muchas y muchos hemos estado durante bastante tiempo dando la cara por vosotras y vosotros y vuestros partidos ante el taxista de derechas (que lo hay claro como en todos los sitios) y al final, pues es muy jodido que en cosas haya que darle la razón porque tampoco estáis demostrando lo contrario.

Y ya, que me estoy cansando un poco de justificarme tanto para como he dicho antes, para hacer valer mi voto.

Así que bueno, pues eso es lo que hay y el o la que se lo tome como un ataque, que se lo haga mirar o lo que sea, ya empieza a darme un poco igual todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.