Cazadores… de nazis

0

Hay dos hechos que hacen que cualquier trama ficticia (o al menos en parte, en este caso) funcione. Por un lado, como motor de acción está el amor romántico, que todos estamos ya incluso algo cansados de ver, cuando chico, conoce a chica y entre los dos hay una serie de situaciones o personajes antagónicos, que originan un periplo, que bien puede acabar felizmente o en tragedia, pero todo en loa de ese amor es válido y nos deja un poso mullido donde nuestro corazoncito se estremece. Luego, sin miramientos, se encuentra la venganza, cuando a alguien le hacen algo irreparable y se consagrará a tomar represalias, aunque indiscutiblemente genera tragedia y deja cierto resquemor ético-moral en nuestra mente. Pero, para estos últimos casos hay una solución, como demuestra la serie que os traigo hoy Hunters, de Amazon Prime Vídeo.

Creada por David Weil el cual ejerce también de productor ejecutivo con Jordan Peele, Tom Lesinski, Jenna Santoianni, Win Rosenfeld y Nikki Toscano, que comenzaron a desarrollarla en 2018, estrenada el 21 de febrero de 2020, con una acogida agridulce, de la que hablaré un poco más adelante. El bombazo durante a preparación, fue cuando se llegó a un acuerdo para que uno de los personajes principales de la serie, lo interpretara Al Pacino. La serie, desde el principio da mucha importancia a la abuela del protagonista, hecho que se basa en la vida de David Weil, pues su abuela, superviviente del Holocausto, le contaba historias de cómo había logrado salir con vida de los campos de Auschwitz y Bergen-Belsen, durante aquella ominosa parte de la historia. También se basa en la vida de Simon Wiesenthal (1908-2005), un sobreviviente de los campos de exterminio nazis, que dedicó su vida a documentar los crímenes del Holocausto y a cazar a los perpetradores que lograron escapar de la justicia y que, en los setenta, creó una fundación con su nombre para que siguiera luchando contra el antisemitismo.

La serie, que está magistralmente ambientada en los setenta, si bien algunos, parece que no lo han pillado del todo o esperaban otro documental al respecto, es una ficción más cercana al cómic, con momentos muy “Tarantinescos”, que presenta a un grupo muy diverso de cazadores de los nazis que se han afianzado en EEUU. Y esto parece que no convence a algunos, que parece que esperaban una serie basada en hechos reales, pero sin que fuera salpicada de ficción, lo cual se podría hacer, pero sería infinitamente más aburrida. Y más con los guiños que tiene a las películas de acción setenteras y las salidas de tono llenas de humor negro, que no pegarían ni con cola en una serie de corte más formal o realista.

¿Qué decir del gran Al Pacino? Este señor de 79 años, sigue dando guerra como Meyer Offerman, el líder de la banda cazadora, con una elegancia asombrosa, pues a veces no hace nada y llena escenas completas, con su acting característico, sus gestos y su habla entrecortada casi susurrante que hace que cuando levanta la voz, se estremezca hasta el más duro. Pero no está solo, ni mucho menos, el protagonista, Logan Lerman como Jonah Heidelbaum el joven que lleva la narrativa de la serie, está muy correcto, como también destaca Josh Radnor como Lonny Flash, un mediocre actor judío parte de la banda dando unos toque de humor geniales (al principio me costó distinguirle, no lo asimilaba a Ted Mosaby de Cómo conocí a vuestra madre) o Dylan Baker como Biff Simpson, que hace de uno de los nazis más odiosos que podrás encontrar. Pero la que me llegó al alma es Carol Kane (de la ochentera serie Taxi), que con un personaje muy bien trabajado es capaz de hacer reír y llorar en segundos.

Lo mejor, los momentos irreverentes en los que se rompe la cuarta pared, son hilarantes (se me viene a la cabeza el meme que dice “Es gracioso, porque es verdad”). También hay algo anecdótico que a mí me personalmente gustó, la introducción de palabras hebreas para definir objetos y situaciones, e hace más partícipe de la acción.

Lo peor, es cierto que a veces se va demasiado al melodrama ético-moral, que suele darse en estos casos, de los cazadores de monstruos que se convierten en monstruos, pero no es algo muy chirriante, la verdad.

El tema de la serie promete y más cuando ya el director dice que tiene pensadas cinco temporadas y por como acaba esta temporada (que me estoy mordiendo la lengua para no hacer spoiler). Indudablemente, es algo sobre lo que siempre se ha corrido un tupido velo, el hecho de que EEUU recibieran a científicos, técnicos y trabajadores cualificados alemanes, después de la Segunda Guerra Mundial y que estos trabajaran y se integraran en el pueblo estadounidense, lo cual , por otra parte, explica muchas cosas. Hace poco vi un documental de Netflix sobre el juicio que le hicieron al supuesto Iván el Terrible (un torturador en los campos de concentración nazis, durante la “Solución final”), que al final decía que en las fábricas americanas de los 60 siempre podías ver un grupo de hombres altos y rubios que, durante los descansos, se apartaban solos, a fumar y sin hablar entre ellos. Como bien se recuerda en Vencedores o vencidos (Judgment at Nuremberg), no se podía condenar al pueblo alemán en su totalidad, así que algunos lo vieron como la excusa perfecta para preparar, con buenos soldados, la guerra que pronto empezaría y que sería la más larga, la Guerra Fría.

Artículo anteriorBohemios
Artículo siguienteOrtega Smith da positivo en Coronavirus
Javier Gomariz Zarapico (Sevilla, 1983). Licenciado en la ESAD de Sevilla en Arte Dramático. Máster en Artes Escénicas por la URJC. Doctor por la URJC en Humanidades: lenguaje y cultura. Actor, músico, compositor y dramaturgo. Felizmente casado y medrando. Amante del teatro, el cine, el rock y del mundo. Discapacitado con grandes capacidades. Era cojo y me hice un nudo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.