Ese país asiático con grandes problemas, Corea… del Sur.

0

En la dinámica de la política internacional que nos plantean desde los Mass Media, estamos muy acostumbrados a la demonización de Corea del Norte, pero poco o nada se habla de la otra mitad de Corea, a no ser que sea hablar de videojuegos o de algún grupo de Pop estrafalario. Pero para algo está el cine, para poner el dedo en la llaga, por eso hoy, volviendo a comentar películas nominadas a los Óscar, vamos a ver la surcoreana Parasite.

Originalmente titulada Gisaenchung, en la transcripción del coreano original, dirigida por Bona Joon-ho (Snowpiercer en 2013, muy recomendable), producida y escrita por él mismo, con un presupuesto francamente limitado (11 millones de dólares), ha recaudado ya más de 128 millones. Ha sido la primera película surcoreana que gana la Palma de oro en Cannes y como curiosidad hay que mencionar que la canción de los créditos finales, está escrita por el director y cantada por el protagonista (son unos Juan Palomo en toda regla).

Los actores, que puede que al principio choquen un poco, pues el lenguaje corporal y vocal coreano difiere mucho del occidental, están francamente bien, con Shong Kang-ho y Choi Woo-shik, actores con los que ya había colaborado el director anteriormente, en verdadero estado de gracia.

La película rebosa humor negro, es cruda y loca a partes iguales. Pero lo que destaca realmente es la feroz crítica que esconde. Corea del Sur, a pesar de haberse considerado el ejemplo asiático, apadrinado convenientemente por los EEUU, es un país en el que la corrupción campa a sus anchas, con una ex presidenta en la cárcel por demasiado descaro al robar, con un control policial que raya en el dictatorial. Un problema gravísimo de envejecimiento poblacional, que deriva en que el 48% de los ancianos viva bajo el umbral de la pobreza. Amén de un racismo étnico y un ultra nacionalismo instaurados en parte por la influencia de Japón. Las diferencias entre ricos y pobres son abismales, lo que precisamente muestra la película.

Lo mejor, los actores y la dirección, están fantásticos, en serio, te metes rápidamente en su lenguaje y sus formas, de manera elegante.

Lo peor, puede que el surrealismo de algunas partes hagan que el mensaje se diluya un poco.

Es francamente satisfactorio, que el espíritu crítico emerja en todo tipo de cultura, que lo veamos y que se aprecie. En ese sentido, el arte que trasciende, es la que, teniendo la capacidad de hacernos reír y llorar, apelando a nuestras emociones, mantiene un mensaje que cala y que es intercambiar e internacional. Si tienes ocasión de ver la película, te animo a hacerlo. Lástima que muy probablemente le quite el Óscar a nuestro Almodóvar, pero si es así, lo tiene merecido. Chapó por el señor Joon-hoo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.