La incertidumbre del proxeneta

0

Es un axioma que el mercado necesita seguridad, que ante escenarios de inseguridad los empresarios se retraen en invertir, los productos se encarecen, las condiciones de trabajo empeoran y así en una cadena hasta el colapso empresarial.

Y la prueba la tenemos en la actual guerra en Ucrania, donde los aceites, los cereales, el gas y hasta los plátanos –parece ser que la producción platanera ucraniana ha sufrido grandes destrozos- disparan sus precios, sin que se vea el final de lo que sería una hiperinflación.

Lógicamente, el empresario que ha contratado a un precio y de la noche a la mañana ve cómo ese precio sube un 30 % y la compra a seis meses va por el mismo camino -y asume ese riesgo- se está jugando mucho: su negocio (dinero) y con ello los puestos de los trabajadores de la empresa.

Y ante esa situación tiene dos alternativas básicas -habría otras-: repercutir la subida en el precio final al cliente o reducir la cantidad de producto sin alterar el precio: la reduflación. Que es una forma de vender la ficción de que nada ha cambiado.

Cuando @nlopeztrujillo escribe «si el proxeneta (empresario) asume más riesgos” está defendiendo que las condiciones del mercado se mantengan y se evite la incertidumbre al proxeneta que arriesga su dinero, al “empresario” que se esfuerza en sacar adelante un negocio.

Pero sobre todo está defendiendo los puestos de trabajo de todas esas miles de empleadas -que teniendo las mejores condiciones laborales hoy- se encontrarían con que la incertidumbre del empresario (proxeneta) le llevarían, con todo el dolor de su corazón, a “recrudecerlas”.

Y eso es lo último que ella y los empresarios quieren para sus empleadas. @nlopeztrujillo quiere empleadas satisfechas con sus condiciones, clientes igual o más satisfechos y “empresarios” que inviertan en sus negocios sabiendo que el mercado no va a cambiar.

Y si hay que hacer cambios que se hagan con todas las partes implicadas: los empresarios-proxenetas, las empleadas-sindicadas, los clientes-puteros… Lo que se conoce como los skateholders: esos sujetos que de una u otra manera participan en una empresa.

Donde uno de ellos, y de los más importantes, son los medios y periodistas que crean opinión con artículos y difusión de ideas como “trabajo sexual”, “derechos laborales”… y otros tantas que ya en el mundillo Trans han mostrado una eficacia contrastada.

Lo que ha hecho @nlopeztrujillo es una defensa del libre mercado y la necesidad de darle al empresario-proxeneta seguridad. Defensa que podrían perfectamente firmar Daniel Lacalle o Juan Rallo, y por los mismos motivos y argumentos: no deteriorar las condiciones del mercado.

Por ello se entiende la posición a favor de la explotación reproductiva o la mutilación de menores que en sucesivos artículos ha expuesto @nlopeztrujillo con el paraguas de los DDHH y el derecho a la autodeterminación personal.

Y mientras haya mercado o posibilidad de crearlo habrá “emprendedores” que lo mismo invertirán en clínicas de “cirugía estética”, que en “granjas reproductivas”, “tráfico de órganos” o “violaciones consensuadas” entre mujer prostituida y cliente.

“Es el mercado, amigo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.