Roser Maestro: “Cuando formas parte de una organización como es el Partido Comunista, ya debes asumir que tu nombre va a estar a disposición del partido»

0

Roser Maestro Moliner es porteña, más concretamente del Puerto de Sagunto, tiene tan solo 33 años, pero una formación muy por encima de su edad, y es diputada electa por la circunscripción de Valencia al Congreso de los Diputados por Unidas Podemos, a pesar de las direcciones de su partido y coalición. Solo con esto, ya sería suficiente para despertar el interés por conocer su trayectoria política, pero su momento cumbre llega cuando en plena moción de censura se enfrenta cara a cara en el hemiciclo a Santiago Abascal, desde una postura, reconocida abiertamente, comunista.

Viendo el perfil del resto de tus compañeros y compañeras del hemiciclo, con 33 años, y ya 2 de diputada en el Congreso, eres de las personas más jóvenes en entrar en el mismo. Por ello, creo que la primera pregunta, y quizás la más pertinente, es ¿cuándo se despierta en ti el interés por la política? ¿Y por qué?

Bueno, para ser justa, debo decir que de un tiempo a esta parte se ha rejuvenecido bastante el congreso. Respecto al particular del momento en el que se despierta en mí el interés por la política, no podría decírtelo con una edad concreta. Provengo de una tradición familiar muy politizada, parte de mi familia es del Partido Comunista de España y la otra parte de la CNT. Digamos que siempre ha estado presente y que conforme a cada una de mis experiencias vitales más conciencia he podido tomar y se ha reforzado mi necesidad de organizarme.

Actualmente eres militante de EUPV (Esquerra Unida del País Valencià) y del PCE (Partido Comunista de España). Una vez se despierta ese interés político, ¿qué te lleva a organizarte políticamente en esta coalición y en este partido?

En cierto modo, parte de la respuesta ya te la he dado anteriormente. Desde bien pequeña mi abuela me llevaba al local del Partido Comunista. Asistía a tantos actos y charlas como se organizaban desde el Partido Comunista, incluso salía a pegar carteles electorales de IU siendo aún menor de edad. Con todo esto, en el momento en el que llegué a la universidad, pude darme cuenta aún más de la necesidad de tener una herramienta que permitiera defender los intereses de la clase trabajadora y que permitiera a su vez un beneficio común e individual por ser común. Más concretamente mis andadas empezaron dentro del Partido Comunista de España y ya, posteriormente por una cuestión de disciplina de partido, me afilié también a IU.

Aunque según los documentos organizativos de estas dos entidades políticas las estructuras organizativas teóricamente difieren, en la praxis, ambas tienden a tener muchísimas similitudes. Entonces, ¿por qué militar en ambas organizaciones? ¿Por qué no decantarse por una de ellas y así concentrar el esfuerzo político?

Ya desde el inicio me decanté por concentrar mi esfuerzo político en una organización concreta. Esta organización es el Partido Comunista de España, bueno, particularmente, el Partido Comunista del País Valencià.

Como te decía, lo de IU fue una cuestión únicamente de disciplina. De buscar un frente electoral en el cual tuviéramos cabida para tratar de llegar a ese frente popular de la República. Eso es lo que representa IU, en sí un movimiento político y social que aglutina a ese espacio a la izquierda del Partido Socialista.

Licenciada en Derecho por la Universidad de Valencia y abogada de profesión, en 2015 te presentas a la alcaldía de Sagunto, obteniendo al final un puesto de concejala. La decisión de pausar tu carrera profesional, salir del anonimato militante y dar ese salto al ejercicio público, ¿cuánto tiene de personal y cuánto de impulso y compromiso para con tus camaradas? ¿Cómo es ese cambio de tener que responder solo ante la coalición y el Partido y tenerlo que hacer también ante la ciudadanía de tu municipio?

Te confesaré que esta me parece una pregunta especialmente bonita porque casi te diría que de personal no tiene nada. Nunca se ha encontrado dentro de mis aspiraciones personales el hecho de acabar siendo diputada, ni siquiera concejala.

Cuando formas parte de una organización como es el Partido Comunista, ya debes asumir que tu nombre va a estar a disposición del Partido para que sea este el que configure la mejor manera de organizarse en las instituciones y, de ahí, que se puedan gestionar perfiles para decidir cuál sería el más oportuno para presentarse electoralmente, así como el más oportuno para estar dentro del movimiento sindical o para formar parte del movimiento académico. Y ese fue mi caso, aun con el coste que supone aparcar tu profesión, tu trabajo ¡y más en uno por cuenta propia como es el mío! Pero no negaré que también me ha nutrido, y me sigue nutriendo, de una experiencia personal y formará parte de mí para toda la vida.

Para mí, el hecho de responder delante de toda la ciudadanía saguntina fue casi un privilegio porque, dentro de la política de proximidad que representa el municipalismo, tuve la oportunidad de, además de la rendiciones de cuentas propias de la institución, poder hablar en un tú a tú con cada una de las personas que tenían un problema, que se sintieran escuchados y, en muchos casos, que se sintieran satisfechos de ver que su pretensión llegaba la institución. Y también ver como los ayuntamientos son capaces de dar respuesta a muchos de los problemas que tiene la ciudadanía. Siempre va a pasar por escuchar, pero también por defender ese programa político que es, al final, tu compromiso para ocupar el puesto. Y ya, después, dejarte la piel para conseguir la necesaria solución.

“Es gratificante poder subir a la tribuna y explicarle a este fascista, pero liberal en lo económico, que fue el Partido Comunista quién siempre les plantó cara, que fuimos quienes desde el principio nos preocupamos por la clase trabajadora”

No transcurren ni 4 años como concejala y pasas a encabezar una de las listas a las primarias de EUPV para las elecciones generales de abril de 2019. Primarias que se encuadran dentro del proceso interno de conformación de lista de UP (Unidas Podemos) por Valencia y que no se encuentran exentas de polémica. De nuevo, ¿qué te impulsa a dar ese paso? ¿Y cómo vives todo ese proceso, desde que decides aceptar el ser cabeza de lista de unas primarias dentro de EUPV hasta llegar a ser la número 2 de la lista de Unidas Podemos por Valencia?

Para mí supuso un punto de inflexión el momento en el que el Partido me pide que confronte con la candidata de la dirección para las primarias destinadas a ocupar el puesto del Congreso. Tuve que decidir cómo se iba a condicionar mi vida en los próximos cuatro años pero, sobre todo, tuve que renunciar a la política municipal, la que, como te decía, es la que más aprecio y valoro. Pero, tras valorar una deriva que podía estar ocultando los principios y la esencia del Partido Comunista, concluí que era mi obligación asumir ese mandato del Partido y hacernos visibles en otro plano político, en este caso en el nacional.

Quisiera aclarar que no soy una gran defensora de los procesos de primarias, porque entiendo que al final acaban suponiendo un sistema plebiscitario y no uno democrático. Se elimina el debate, que se considera una parte fundamental de la política, y se acaba resumiendo todo, en una actuación propagandística de unas semanas para vender a una persona y no un proyecto. Y ese fue el mismo reflejo que tuvieron las primarias en el País Valenciano. Me recorrí casi todo el territorio, hablé con gran parte de nuestra militancia y, por supuesto, empecé a contactar con gente para que formará parte de esta votación. Con la inesperada sorpresa de que, a pesar de no ser la candidata de ninguna de las direcciones, acabé ocupando el puesto de la candidata al Congreso de los Diputados por IU.

Pero no solo vas como número 2 de UP a las elecciones generales, sino que también figuras como la número 13 a las elecciones autonómicas a las Cortes Valencianas que se celebran el mismo día. Primero de todo, ¿hay algo de superstición con ese número 13? ¿Qué estrategia previa se te plantea en el caso de salir tanto como diputada al Congreso como a las Cortes?

Es aún más particular que todo eso, porque a su vez era la número dos por Izquierda Unida a las elecciones municipales de Sagunto. Es decir, en esas elecciones mi nombre estaba en todas las papeletas.

No soy yo de creer en supersticiones e igualmente tampoco la mayoría de nosotros somos capaces de saber en qué número acabaremos cuando empiezan a intercalarse los nombres de las distintas organizaciones y, de ahí, que yo acabase en el número 13.

Es necesario aclarar que por estatutos no nos presentamos, y que como IU no podemos formar parte de más de un cargo de elección directa a la vez. De manera que, como me ocurrió al salir de concejala en el Ayuntamiento de Sagunto en esta segunda legislatura, que como imaginarás como la dos también salí electa, te ves obligada a renunciar a esas actas. Así que en la práctica jamás llegaría a ocupar dos cargos de elección directa. En mi caso, tras una larga reflexión, se concluyó que el puesto que yo debía ocupar era el de diputada nacional.

Llega ese 28 de abril de 2019 y UP saca dos escaños por Valencia. ¿Qué se te pasa por la cabeza en ese momento que sabes que has salido electa al Congreso de los Diputados?

El mismo 28 de abril, incluso tras el recuento, no era capaz de asumir lo que suponía. No hubiera imaginado que saldría diputada y entonces, para mí, fue una mezcla de sensaciones. Desde luego, por una parte alegría, por otra, inseguridad de empezar a ejercer la política institucional desde un ámbito completamente desconocido para mí y, además, con la incertidumbre de cómo se iba a formar gobierno en una situación tan compleja como la que existía.

Ya sabemos lo qué ocurre en esa legislatura, la conformación de Gobierno se torna imposible, y el 10 de noviembre volvemos a pasar por las urnas. Tras la actuación del líder de UP en las negociaciones para el debate de investidura, las encuestas marcan un claro retroceso en la intención de voto a Unidas Podemos. ¿Cómo se encara, desde la coalición electoral en tu suscripción, esta “segunda ronda” que augura unos resultados peores que los obtenidos el 10 de abril?

La repetición electoral supuso un desgaste enorme para las organizaciones, para la militancia y, efectivamente, también para los candidatos.

Veníamos de una campaña muy fuerte, con dudas sobre la mejor estrategia a la hora de abordar los nuevos resultados y, además, con la presión de los medios de comunicación ofreciendo datos a la baja para la coalición electoral. No obstante, debo decir que tuve la gran suerte de coincidir con el compañero Hector Illueca dentro de la campaña, puesto que él era el número uno de Unidas Podemos por Valencia y eso me facilitó mucho las cosas, incluso en ese escenario tan desalentador de repetición electoral. Eso sí, con la mirada fija en no perder representación y poder conformar gobierno.

El 10 de noviembre pasa y, a pesar de obtener casi 20.000 votos menos, los resultados, en forma de escaños, se repiten para UP en Valencia y vuelves a lograr tu escaño de diputada. Esta vez no solo sí se conforma Gobierno, sino que además la coalición por la que incurres a las elecciones forma parte del mismo. ¿Qué retos representan para ti este escenario tan novedoso? Tanto en trabajo a nivel de organicidad interna, al formar parte de una coalición electoral tan dispar como es Unidas Podemos (con sus diferentes partidos y su manera tan distinta de entender y ejercer la política), como a nivel externo, al pertenecer por primera vez a una organización que forma parte del Gobierno y no de la oposición.

Bueno, te puedo decir que debo ser de las pocas personas que, siendo de Esquerda Unida, cada vez que se ha presentado a un cargo institucional ha salido elegida, con la particularidad de no estar nunca en la oposición. Salí concejala y formamos parte del gobierno municipal, salí diputada y formamos parte del gobierno central.

Para mí supuso muchos cambios, muchos cambios porque en nuestra organización y programa no se había debatido suficiente lo que suponía la pertenencia a un gobierno central, especialmente en un ámbito de gobierno de coalición.

No es ningún secreto que, si ya dentro de una sola organización existe disparidad de opiniones, dentro de una coalición como es Unidas Podemos evidentemente esto se incrementa, y ya cuando pasas a formar parte de un gobierno de coalición con otro partido, como es el partido socialista, aquello pasa a ser una estructura encima de otra estructura que termina por reducir la operatividad, pero a su vez añade puntos de vista que para bien o para mal no siempre se habían valorado.

Ahora se supone que las iniciativas parlamentarias deben seguir un procedimiento concreto para no levantar ampollas y, por supuesto, para estar alineadas con la voluntad y planes del propio gobierno central. Restringiendo así la voluntad del diputado o diputada a la hora de tener libertad para formular sus propias iniciativas y, por tanto, su propio programa.

Y sin duda, otro cambio relevante es pasar de una concejalía de un municipio, de casi 45.000 habitantes, a diputada en el Congreso de los Diputados. A nivel político, ¿cuáles dirías que son los cambios más impactantes? ¿Qué se siente cuando subes por primera vez a la tribuna del Congreso y tienes delante a todo el hemiciclo (Gobierno, diputados y diputadas, personas invitadas y prensa institucional) al que tienes que dirigirte?

Empezaré haciendo justicia a la verdad y diciendo que Sagunto tiene más de 67.000 habitantes. Pero efectivamente, a nivel político, el cambio es algo abismal. Por mi parte, siempre he apostado por la política de proximidad y de cercanía a la ciudadanía y la realidad con la que me encuentro es que en el estado central esto resulta francamente complicado. Por lo tanto, se pasa a una estrategia más a largo plazo que a poder dar soluciones a los distintos problemas que se presentan día a día.

La primera vez que subí a la tribuna del congreso fue para defender la ley de eutanasia, y me siento francamente orgullosa del tema. Desde luego, los nervios, el nivel de crispación por parte de muchos partidos que están en el hemiciclo, así como su falta de educación, y la presión de saber que te estás dirigiendo a toda España es algo difícil de describir, pero a la vez, bonito. Sabes que tus palabras van a tener una repercusión y sabes que te vas a hacer directamente responsable

de cada una de ellas, pero también sabes que la cámara legislativa de España puede tener un debate al nivel que la democracia merece. No sé si finalmente lo conseguí pero, desde luego, me dejé la piel para intentarlo.

A partir de ese momento, las sucesivas veces que he podido subir ya ha resultado todo más sencillo.

Entre todos los cargos que asumes a nivel institucional, destaca el de Presidenta de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo. ¿Cuál es exactamente la labor de esta Comisión? Y ¿cuáles son los aspectos relevantes que tiene que esta sea presidida por una militante comunista?

Debo decir que, para mí, es también un privilegio el ser la presidenta de la Comisión de Cooperación Internacional para el Desarrollo y que me brinda la oportunidad de conocer a muchísimas personas relevantes dentro del ámbito internacional. Esta comisión tiene la labor de legislar, en mayúsculas, todo lo relativo a la cooperación internacional de España, todo lo relativo a su financiación, lo relativo a sus principios y lo relativo a su gestión y a sus prioridades. Es una piedra angular que considero que es la que debe ser nuestra apuesta fundamental, la de establecer la solidaridad como principio de la cooperación internacional del mismo modo que pueden estar haciéndolo países como Cuba.

Los aspectos más relevantes son no solo buscar un ordenamiento adecuado del debate donde se respeten, con rigor, cada uno de los procedimientos, sino también saber encauzar el debate desde esa solidaridad de la que te hablaba antes, así como ser capaces de que la comisión dé audiencia a la representación de países, asociaciones y colectivos que de otra manera no tendrían jamás este foro parlamentario. Hablamos de dar cabida a la voz de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, asociaciones indígenas, representantes de la cooperación descentralizada, que se pueda escuchar la situación en la que se encuentra Juana Ruiz, cooperante española detenida y acusada ilegalmente por Israel al ejercer su actividad de cooperante con la población Palestina, o una infinidad de ejemplos que sin tener a un comunista en su presidencia no serían capaces de materializarse.

Eres la única diputada, en esta legislatura, que ha subido a la tribuna del Congreso y ha reconocido con orgullo ser militante del Partido Comunista de España. Y no en cualquier momento, sino en uno de los episodios más bochornosos para el país que se han vivido dentro de esa cámara, la moción de censura de Vox. ¿Cómo viviste todo aquel proceso? Y ¿qué sentiste al enfrentar directamente, cara a cara, con alguien como Santiago Abascal, que se encuentra en el extremo opuesto del espectro político (con todo lo que eso significa)?

Permíteme que te diga que, para mí, todo el trámite de la moción de censura fue un verdadero esperpento. En primer lugar porque solo se trataba de una actividad de propaganda por parte de vox, ya sabíamos que no tenía ninguna posibilidad de prosperar. No obstante, sí que fue un buen momento para recordar todo lo que ese partido defiende y cómo no vamos a permitir, quienes siempre hemos luchado contra ellos, que el fascismo tenga cabida y mucho menos que sus ideas corran como la pólvora.

Es gratificante poder subir a la tribuna y explicarle a este fascista, pero liberal en lo económico, que fue el Partido Comunista quién siempre les plantó cara, que fuimos quienes desde el principio nos preocupamos por la clase trabajadora y que basta ya de que al repetir 1000 veces sus mentiras puedan pensar que son verdades. Es nuestra obligación frenar a esta derecha ultraconservadora y fascista, no podemos tolerar que se hable de nostalgia a la infame dictadura franquista, ni permitir que ensalcen cada uno de los actos del dictador.

Y a su vez, además de hablar de la memoria democrática, debemos recordarles sus contradicciones. Recordarles que somos todo lo que detestan, que somos comunistas luchadores y luchadoras por la clase trabajadora y que somos españoles y españolas, que no traten de hacer de su bandera algo que no es suyo. Y en ese sentido intenté hacer mi breve intervención dentro del esperpento que supuso la moción de censura. Tuve la oportunidad de citar al camarada Secretario General Pepe Díaz y recordarles que a ellos la historia no les absolverá, sino que serán condenados seguro. Seguramente podría haberlo hecho muchísimo mejor, pero sí me parece que para el tiempo que tuve puedo estar medianamente satisfecha.

Y ya por último, ¿cuáles son los proyectos que tienes pensados, o ya planeados, a nivel institucional de aquí a que acabe esta legislatura? ¿Tienes pensado intentar volver al Congreso para la XV legislatura?

Empezaré por la última. No, no tengo pensado volver al Congreso para la siguiente legislatura. No obstante, es algo que debe valorar y decidir la dirección del Partido Comunista del País Valencià.

Respecto a los proyectos pensados o planeados a lo largo de esta legislatura, abarcan muchísimo. Podríamos hablar de desarrollar una nueva ley de cooperación internacional basada en la solidaridad, de reforzar a los trabajadores y trabajadoras del ejército español que se encuentran en una situación y condiciones laborales terriblemente precarias, de conseguir ese giro de la política internacional hacia un plano más multipolar donde dejemos de tener como esa potencia central a Estados Unidos y pasemos a centrarnos más en una alianza con China o Rusia, o de seguir ampliando derechos sociales que sustenten a la ciudadanía española. Por supuesto, no se puede dejar de lado la necesidad de derogar de una manera real la reforma laboral, la ley mordaza, apostar por las pensiones, apostar por los derechos de las mujeres y apostar por la memoria democrática.

Queda muchísimo trabajo por hacer y en un gobierno de coalición no siempre resulta sencillo llevarla a cabo. Pero siempre con la vista puesta en el motivo por el que el Partido Comunista se presenta a las elecciones, siempre con la vista puesta en nuestro programa, y siempre como dije en mi campaña, “en defensa de los intereses de la clase trabajadora, desde el feminismo, y por la República”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.