Acción directa para el cambio social

0

Es un orgullo para mí ser Activista Feminista. La definición de activista según la RAE es: Militante de un movimiento social, de una organización sindical o de un partido político que interviene activamente en la propaganda y el proselitismo de sus ideas. Pero esta definición no es la que describe al Activismo Feminista, esta en cambio sí: [persona] Que participa activamente en la propaganda del partido o sociedad a que pertenece o practica la acción directa en la lucha por los cambios sociales o políticos que pretende.

La Teoría Ética y Política Feminista es una propuesta de modelo de sociedad cuyos pilares se asientan en la igualdad de derechos, oportunidades y responsabilidades entre mujeres y hombres, que posibilita relaciones de convivencia y no de coexistencia entre ambos sexos, que asume nuestra ecodependencia e interdependencia con el ecosistema, y está interesado en la búsqueda de una economía del bien común. Es un modelo socioeconómico opuesto al neoliberal-patriarcal y al que de hecho aspira a sustituir. Por eso ha sido, y está siendo, obstaculizado y atacado desde hace siglos, y con él  las activistas Feministas que intentan difundirlo y exigen su adopción.

Oponerse a un modelo ancestral caracterizado por la socialización desigual de mujeres y hombres, que sólo es posible gracias al establecimiento de una jerarquía sexual sostenida por los mandatos de género, no es nada fácil, y creo que merece la pena resaltar cómo lo describe Almudena Hernando, Profesora Titular de Prehistoria en la Universidad Complutense de Madrid, y miembro de su Instituto de Investigaciones Feministas, en el libro “Mujeres, hombres, poder. Subjetividades en conflicto” editado en 2015:

  • ”Considero que el Feminismo es una tarea que se emprende cada día, que obliga a superar dificultades diferentes y cada vez mayores a medida que se van dejando atrás las iniciales.

Porque el orden patriarcal actúa de forma tal que modela nuestra subjetividad desde el inicio de nuestras vidas, dado que es el orden considerado lógico y adecuado para regir el sistema social.

Y es que a medida que nos vamos desprendiendo de las primeras capas patriarcales, van quedando capas cada vez más profundas, (…) cada vez más difíciles de detectar y por lo tanto de remover, que siguen garantizando la reproducción de ese orden “lógico” de una forma cada vez más compleja, sutil y perversa.

  • Por eso en este libro nos preguntamos por medio de qué estrategias se ha conseguido naturalizar la dominación patriarcal, y sobre todo, a través de qué estrategias se sigue reproduciendo como natural, considerándola intrínseca a la propia interacción personal y social. Y en esas estrategias de reproducción juega un papel fundamental el poder, ya que las relaciones sociales son relaciones instituidas y mediadas por el poder, tal y como muestra Fátima Arranz, Profesora titular de Sociología de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, en el capítulo en que analiza los patrones de género en la literatura infantil y juvenil.”

Vamos a ver un ejemplo de naturalización del orden patriarcal asumido como “lógico” con la definición de prostitución:  Actividad u ocupación de la persona que tiene relaciones sexuales a cambio de dinero. Pero si destapamos las relaciones de poder que sustentan la actividad, la definición debería ser la siguiente: imposición de prácticas sexuales por parte de un varón con recursos, sobre una niña o una mujer carente de ellos, por las que paga una cantidad y queda exonerado de persecución penal.

El pensamiento crítico Feminista lleva siglos analizando, desvelando y enfrentándose a las estrategias de reproducción del modelo patriarcal, que debido a ello han ido transformándose y estableciendo alianzas que le permitieran mantener la subsidiariedad de las mujeres respecto a los varones de maneras más sutiles, (no es el caso de Afganistán o Irán)  en sociedades que se definen como formalmente igualitarias.

Por eso Amelia Valcárcel desde hace años habla del “espejismo de la igualdad” ante la falta de aplicación de las prometidas políticas igualitarias, llamadas a combatir la desigualdad estructural, origen y causa de la Violencia Machista ejercida sobre niñas y mujeres, debido al poder concedido a los varones en función de su sexo y pautado a través de los mandatos de género. Pero esas políticas igualitarias han sido relegadas en pro de la diversidad y la inclusión que, casualmente, presenta una ceguera congénita ante las relaciones de poder implícitas en el género.

Y así una guía destinada a la educación afectiva y sexual de las/os adolescentes valencianas/os, elaborada para favorecer la diversidad y la inclusión por la Conselleria de Educación, respaldada por la Conselleria de ¿Igualdad? y Políticas Inclusivas, y respaldada por el Gobierno de la Generalitat Valenciana, “Els nostres cossos, els nostres drets”, de la que ya he hablado en otros artículos y seguiré hablando porque NO ES UNA HERRAMIENTA PEDAGÓGICA ADECUADA, explica a nuestras/os adolescentes que el deseo sexual y disfrutar del orgasmo, en el caso de las mujeres, es secundario.

Esa misma ceguera ante las relaciones de poder establecidas por la jerarquización sexual y marcadas por el género,  parece presidir el aval que el Gobierno de la Generalitat Valenciana ha concedido a la Estrategia Valenciana Contra (casi todas) las Violencias Sexuales, elaborada por la Conselleria de ¿Igualdad? y Políticas inclusivas, sin contar con el consenso que estaba obligada a conseguir, y que deja fuera de la tipificación de Violencia Sexual a la pornografía y la prostitución. (Quien con la diversidad se acuesta… ya vemos cómo se levanta).

¿Qué denunciamos, en cambio, desde una postura crítica con el sistema, y por tanto Feminista, y que tiene en cuenta las relaciones de poder marcadas por el género? Pues situaciones como la que cuenta Marina Marroquí, Educadora Social, Activista y Superviviente de la Violencia Machista, que se ha encontrado al realizar sus talleres con adolescentes en los institutos:

  • “Pero Marina, ¿cómo me va a maltratar, si es mi novio? ¿Cómo va a ser violencia si él me quiere? Lo hacemos porque para eso somos pareja, las parejas lo hacen.”
  • ”Marina no seas tan exagerada, si está todo motivado pues yo lo dejo hacer y espero que acabe”.

O noticias como esta: “El Tribunal Supremo ha absuelto a dos jóvenes condenados por abusar sexualmente en grupo de una adolescente de 13 años de edad. Los jueces de la sala de lo penal retiran a ambos las condenas de 10 años de cárcel que la Justicia valenciana les había impuesto por un delito de abuso sexual al entender que la menor tenía «una cierta experiencia en el ámbito de las relaciones sexuales» y que pudo existir una «simetría en cuanto a edad, desarrollo y madurez física y psicológica» entre ellos y la chica. Uno de ellos tenía en ese momento 20 años, el otro 19 y la adolescente acababa de cumplir los 13 años de edad.” Noticia publicada 17/11/21

¿Qué explica el análisis crítico del modelo patriarcal, y por tanto Feminista, sobre la construcción de la masculinidad sostenida por el género? Veámoslo en declaraciones de la filósofa Mónica Alario Gavilán, cuya tesis doctoral “La reproducción de la violencia sexual en las sociedades formalmente igualitarias: un análisis filosófico de la cultura de la violación actual a través de los discursos y el imaginario de la pornografía”, fue premiada por el Ministerio de Igualdad, pero que, al parecer, carece por completo de importancia para la Conselleria de ¿Igualdad? y Políticas Inclusivas  presidida por Mónica Oltra:

  • ”En la construcción de la masculinidad cada vez tiene un peso mayor la normalización del  uso de la Violencia Sexual presente en la pornografía y la prostitución. En ambas, un hombre se excita y obtiene placer con una mujer que no lo desea.
  • Aunque esta sociedad tiene integrado a nivel discursivo el valor de la igualdad, las cifras de violencia sexual son elevadas y, más allá, están asumidas e incluso legitimadas prácticas que constituyen violencia contra la mujer y ni siquiera se perciben como tal. En el origen, la construcción de la masculinidad.
  • Es inaceptable que la sociedad abra la puerta a una masculinidad que puede llegar a excitarse con situaciones que las mujeres no desean e incluso les producen dolor y las humilla.
  • Es prioritario tomar conciencia de que es un continuo que comienza con la socialización desigual de niños y niñas y que va normalizando distintos niveles de violencia sutil.”

Sabemos qué origen tiene la Violencia que se ejerce sobre niñas y mujeres, cómo se reproduce, cómo se normaliza y quiénes contribuyen a su normalización, y estamos hartas de la ceguera y de la sordera que nuestros supuestos aliados políticos siguen demostrando. Estamos hartas de que ante datos como éstos las políticas Feministas, que hace demasiado tiempo que llevamos exigiendo sin ver su aplicación, se sigan ignorando:

  • Los delitos de agresión sexual con penetración han aumentado en el primer trimestre de 2021 un 24,6% con respecto a los registrados en el último cuatrimestre de 2020.
  • Casos de abuso sexual atendidos por la Fundación ANAR: La tasa de crecimiento de los casos de abuso sexual contra menores en España en la última década ha sido de un 300,4%, lo que indica que se han multiplicado por cuatro, pasando de 273 casos en 2008 a 1.093 casos en 2020.

Si la política no se compromete con el Feminismo por no enfrentarse al sistema, ha llegado el momento de que el Feminismo asuma un compromiso político sin intermediarios y trabaje desde dentro para cambiar el sistema. Ese es el objetivo de Feministas al Congreso y estamos convencidas de que juntas lo conseguiremos.

Artículo anteriorCómo se pregunta: that’s the question
Artículo siguienteLos taxistas de Madrid advierten con posibles movilizaciones
Purificación Liétor González. Licenciada en Psicología, siendo su área de formación y actividad profesional la Psicología Sanitaria. Nació en 1968 y eso le permitió conocer de primera mano la militancia política en clandestinidad en la figura de su padre y en su carnet del PCE. Es la nieta mayor de dos abuelas analfabetas cuyos maridos sí sabían leer y escribir, es más, su abuelo paterno llego a ser Secretario General del PSOE durante la República en su pueblecito de Jaén. Pasó de feminista anónima a activista feminista cuando conoció la primera sentencia de La Manada de Pamplona de la Audiencia de Navarra, y pasó de votante a militante de Podemos cuando en su Municipio se quedaron a un puñado de votos para tener un concejal mientras que VOX conseguía dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.