«… lo de Almudena» y el arte de dar el pésame

0

Estimado Sr. Pérez-Reverte:

Dar el pésame no es obligatorio, es sólo una norma social de la que se puede prescindir si el finado le importaba un comino o la enemistad con él le acompaña hasta llegar a alegrarse que esté ya criando malvas, y se haya visto pasar el cadáver por la puerta de su casa.

Pero si aun así se cree obligado a dejar constancia de “su dolor” por la muerte de quien ha sido compañera de profesión, vecina o amiga ya lejana, con la que se enemistó por motivos que ya ni recuerda recurra, ya puestos a reflejar sus sentimientos por esa pérdida, a los buenos consejos que Carandell ofrece en La familia Cortés. Manual de la vieja urbanidad. Esa urbanidad que usted echa en falta tan a menudo y le ha faltado en su condolencia tan fría como innecesaria.

Y si no tiene a mano el libro, perdido en su monumental biblioteca, -que sustituye a su ideología, el mejor chiste sobre apolíticos que existe-, corte y pegue cualquiera de las miles de formas asépticas que en internet va a encontrar o cállese para que no se den cuenta de lo poco que le ha importado que Almudena Grandes falleciese.

Podría haber seguido el ejemplo de Martínez-Almeida o Díaz Ayuso: el silencio en lo personal e institucional, que refleja también la insensibilidad de estos sujetos con la muerte de una de las grandes escritoras españolas de nuestra época y vecina de Madrid, y con la ventaja de que ellos no han dejado constancia escrita de su desinterés por Almudena Grandes.

Entre su lamento por «… lo de Almudena” y el odio del tuit de Vox -otros que se podrían haber callado- sólo hay un grado de desprecio por Almudena, su marido y sus hijos, a los que usted ni llega a mencionar.

Ha perdido una oportunidad para ser elegante o callarse. Y de las dos eligió la tercera. Una pena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.