Aquí estamos, las feministas

0
El presente artículo forma parte de nuestro especial #25NElComun que parte de nuestro compromiso con el feminismo de clase y combativo.

El calendario del Movimiento Feminista tiene fechas clave y el 25N es una de ellas, el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que en 1999 la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 54/134 quiso que quedara recogida y la enunció así: “es Violencia contra la Mujer todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”, y en la misma resolución añadían que invitaban a gobiernos, organizaciones internacionales y organizaciones no gubernamentales a convocar actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública sobre el problema de la Violencia contra las Mujeres.

Y precisamente haciéndonos eco de esa invitación por parte de la Asamblea de las Naciones Unidas a los gobiernos, a los que instaba a ser los primeros en asumir la responsabilidad y, consecuentemente, los más diligentes a la hora de desarrollar las mejores estrategias posibles a la hora de sensibilizar a la opinión pública, el 20 de Octubre el Front Abolicionista-PV llevó a cabo un acto de concentración ante nuestras Corts Valencianes y convocó a la prensa para hacer público que el Front presentaba ese día una Proposición No de Ley (PNL) “CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL”, en la que exponíamos lo siguiente: “Desde el Front Abolicionista-PV, mediante esta PNL, pedimos al Gobierno de la Generalitat que, atendiendo al Pacto Valenciano contra la Violencia de Género y Machista, subscrito en 2017 por todos los grupos con representación política en ese momento en Corts Valencianes, y a la Ley Autonómica contra la Violencia de Género 7/2012, un desarrollo normativo encaminado a reconocer a la prostitución como una forma extrema de violencia contra las mujeres, y por tanto considere urgente el desarrollo de acciones concretas dentro de sus competencias, además de que inste al Gobierno Central a la elaboración de una Ley Estatal para la Abolición de la Prostitución”. Y dentro de esas acciones concretas, y en conexión directa con esa propuesta, que la Asamblea de las Naciones Unidas quiso que quedara reflejada y vinculada con la responsabilidad política de todo/a gobernante en el ejercicio de sus funciones,  en nuestra PNL abordamos como acción concreta a desarrollar a nivel autonómico las Campañas de Sensibilización, y uno de los cuatro objetivos que planteamos es el siguiente:

– ”Mantener de forma permanente un debate social en torno a la explotación sexual y la violencia que representa, como ocurre en relación con cualquier forma de violencia contra las mujeres”. Y esperábamos que ese debate lo iniciaran nuestras/os representantes políticas/os en nuestro parlamento, para que los medios de comunicación lo recogieran y lo trasladaran a la sociedad valenciana, que por fin podría tener acceso a la información y a los datos que demuestran que la prostitución no puede ser considerada un trabajo, y por qué debe ser incluida como una forma extrema de Violencia de Género.

Por éso, además del acto de concentración y de hablar con la prensa, un grupo de compañeras entregamos en mano a todos los grupos políticos con representación en Corts Valencianes una copia de la PNL, y también la hicimos llegar a nuestra Consellera de Igualdad, para que este año que el Movimiento Feminista no puede llamar la atención presencialmente de manera multitudinaria sobre la Violencia ejercida sobre las Mujeres, sostenida por Roles y Estereotipos de Género, que han sido diseñados para segregar e impedir la aplicación de la Igualdad de Derechos, Obligaciones y Oportunidades, este año que la situación de alerta sanitaria dificulta que nos congreguemos, esperábamos que nuestras/os representantes políticas/os que creen que una sociedad igualitaria garantiza la justicia social, expresaran en nuestro nombre y en nuestro parlamento, que el sistema prostitucional es un sistema de explotación y anulación de derechos humanos de niñas/os y mujeres.

El objetivo del Front era y es, que la opinión pública conozca en qué pilares se asienta el sistema prostitucional, qué se esconde detrás del negocio de la explotación sexual, y se denuncie la tergiversación y la desinformación con que se envuelve la fraudulenta expresión “trabajo sexual”; creemos que no es posible seguir sosteniendo que somos una democracia avanzada, progresista, orgullosa de su Constitución y cumplidora con sus preceptos, siendo uno de ellos, en concreto el Artículo 14 el que proclama “el derecho a la Igualdad y a la no discriminación, entre otras razones, por razón de sexo”, y otro de ellos el Artículo 9.2, el que establece “la obligación de los poderes públicos de promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo y de los gupos en que se integra  sean reales y efectivas , así como la obligación de remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud”, mientras que mantenemos en situación de alegalidad la actividad de la prostitución. No contribuiremos al desarrollo de una sociedad “más democrática, más justa y más solidaria”, que es uno de los propósitos que inspiró la redacción de la Ley Orgánica 3/2007 para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, sin una Ley Abolicionista del Sistema Prostitucional, y para ello es prioritario que la sociedad tenga la información y los datos correctos, por ejemplo que la Ley Orgánica 2/2010 de 3 de Marzo, de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, recoge en su preámbulo lo siguiente:

– ”La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, en su resolución 1607/2008, de 16 de Abril, reafirmó el derecho de todo ser humano, y en particular de las mujeres, al respeto de su integridad física y a la libre disposición de su cuerpo”.

También es prioritario que la opinión pública sepa que en el último informe sobre Explotación Sexual y Prostitución y su impacto en la Igualdad de Género del Parlamento Europeo, A7-0071/2014, se afirma que la prostitución es un fenómeno con un componente de género, siendo la inmensa mayoría de las personas que se prostituyen mujeres y niñas y casi la totalidad de los usuarios hombres, y concluye que la prostitución representa una forma de esclavitud incompatible con la dignidad de la persona y con sus derechos fundamentales, constituyendo una de las violaciones de los derechos humanos más atroces y es una forma de violencia contra la mujer.

Igual de prioritario que conocer el contenido de los informes de la UCRIF (unidad encargada de la investigación de las actividades delictivas, de ámbito nacional y transnacional, relacionadas con el tráfico de personas, la inmigración irregular y las falsedades documentales) en los que queda reflejado que la Prostitución, el Tráfico y la Trata de mujeres están absolutamente relacionadas, y vinculadas con el narcotráfico.

Y ahora voy a explicar qué ocurre con el respeto a la integridad física y a la libre disposición del cuerpo de las mujeres en situación de prostitución. Primero la sitúo sociológicamente: el único modelo de socialización que conocemos es el androcéntrico, establecido a través de la imposición del género, que marca como esencia identitaria de los varones la racionalidad, la posesión y el dominio/control, y como esencia identitaria de las mujeres la emocionalidad, la sexualidad y la reproducción/cuidados, por eso en patriarcados de coacción las mujeres estaban tuteladas de por vida y sin posibilidad de acceso directo a los recursos materiales, pero por nuestro bien, porque intelectualmente no teníamos nada que hacer pero usando el cuerpo garantizábamos la subsistencia, ¿para qué queríamos más? Y es que los hombres se dieron cuenta de que la única posibilidad que tenían para reproducirse, pudiendo asegurar que el bebé era suyo, pasaba por el control físico  y económico de una mujer (o varias si se lo podían permitir), y esto fue posible introducirlo como costumbre/norma religiosa y luego ley, apelando a que a una diferenciación biológica tan marcada necesariamente debía seguirle una marcada diferenciación comportamental, siguiendo en un primer momento preceptos divinos y posteriormente de la Madre Naturaleza, optando entonces las sociedades patriarcales por un modelo de coexistencia desarrollado en torno a la superioridad, la jerarquía y la explotación, en vez de por un modelo de convivencia desarrollado en torno a la igualdad, equidad y solidaridad. Aquí es donde encontramos la prostitución, porque siempre había niñas y mujeres que eran rechazadas o perdían la figura masculina de la que dependían, y si no era posible volver a depender de un solo hombre entonces la dependencia era múltiple, y adquiere todo el sentido la denominación de “mujeres de mala vida” que hay que entender en sentido literal, porque su vida era mala no por lo que ellas hacían sino por lo que con ellas hacían los hombres debido a su situación de desamparo y dependencia, y este hecho simultáneamente servía como argumento de contraste que mostrar ante el resto de las mujeres, para que valoraran como “buena vida” la dependencia y el uso de su cuerpo por parte de un solo hombre, al que era mejor que cuidaran y mantuvieran contento.

Así se crea la institución de la prostitución y siempre se ha sostenido sobre el mismo pilar: los hombres siempre pueden garantizar su subsistencia utilizando su fuerza, las mujeres permitiendo que usen su cuerpo; en situación de desamparo los hombres pueden usar su fuerza de forma violenta sobre los demás, ocasionando graves daños sociales y físicos y para evitarlo el sistema intenta ofrecerles alternativas, sin embargo en la misma situación de desamparo las mujeres pueden permitir el abuso sobre su cuerpo, y como ésto solo la daña a ella el sistema agradece el ahorro en recursos que ésto supone perpetuando así el acceso desigual a la formación y a los recursos entre mujeres y hombres. La mujer prostituida y el prostituidor no están en situación de igualdad de derechos, obligaciones ni oportunidades, y el “consentimiento” supone aguantar la imposición de contactos sexuales deseados por el dueño del dinero, elegidos por el dueño del dinero y controlados por el dueño del dinero, que sabe que está pagando por obtener impunidad al imponer su respuesta sexual sobre la de la mujer, y esto daña gravemente la salud integral de ella al verse obligada a consentir para poder subsistir, y lo explicaré mostrando el perfil de las mujeres en situación de prostitución en nuestro país, país que ostenta el lamentable honor de ser el primer país en consumo de prostitución de Europa; después mostrando ejemplos concretos que evidencian que los hombres pagan para conseguir la impunidad de unos comportamientos que están sancionados penal y socialmente fuera de la institución de la prostitución, y las prácticas ventajistas y criminales de éstos y de los proxenetas que son posibles porque la institución de la prostitución los ampara; acabaré mostrando sus efectos en la salud física y psíquica de las mujeres:

  1. Informe presentado en 2010 por Askabide, asociación que atiende a mujeres en situación de prostitución en Bizkaia, que incluye el perfil medio de las personas que ejercían la prostitución en ese momento: mujer inmigrante, especialmente latinoamericana, joven y con niveles de escolarización medio-bajo, relación directa entre inmigración y feminización con prostitución. Las características de la actividad de la prostitución, en concreto el elevado número de horas que retienen a las mujeres en esta situación, empeora su calidad de vida dificultando el descanso reparador y la posibilidad de realizar actividades de formación y/o de ocio que les posibiliten establecer relaciones sociales diferentes a las que establecen con sus compañeras o los prostituidores y proxenetas.
  2. Perfil medio de las usuarias que atiende CATS (Comité de Apoyo a las Trabajadoras Sexuales): mujeres inmigrantes en un 95%, siendo las nacionalidades más comunes: Rumanía, Colombia, Brasil, Ecuador, Venezuela, Nigeria, España, República Dominicana, Bulgaria y Paraguay. El nivel de estudios más frecuente es el de estudios primarios, muy infrecuente secundaria completa, existiendo casos de analfabetismo y desconocimiento de nuestro idioma. Con gran frecuencia las mujeres centroeuropeas (Rumanía y Bulgaria) son de etnia gitana. Una parte importante de estas mujeres son madres, algunas tienen a sus hijos a su cargo en España, pero la mayoría han dejado a sus hijos en el país de origen y constituyen su única fuente de ingresos o la parte proporcional que más aporta. Su situación administrativa es muy variable (datos ofrecidos en 2019).
  3. Noticia publicada por El País-Cataluña en 2006: tras la entrada en funcionamiento de la ordenanza de civismo y convivencia en Barcelona que seguía un modelo punitivista para la prostitución, algunas mujeres en situación de prostitución denuncian que en los últimos meses los prostituidores exigen más que antes que no se utilicen preservativos, y que muchas veces se ven obligadas a ceder ante estas exigencias. Clarisa Velocci, portavoz del Colectivo GENERA, entidad que atiende a “trabajadoras sexuales”, asegura que en los últimos meses el número de mujeres que recurren a su asociación y a otras similares solicitando asistencia sanitaria, especialmente ginecológica, se ha duplicado. Ramón Laimiel, técnico municipal y uno de los responsables del programa de atención a las mujeres prostituidas explica: “El ojo del huracán está en los hábitos sanitarios de los clientes, porque desde el primer día se sabe que el problema está en el consumidor, y algunas mujeres acaban aceptando relaciones sin preservativo porque se ven forzadas”.
  4. Noticia publicada por El Mundo en 14-5-2007: se refieren también a los efectos de la Ordenanza de Civismo y entrevistan a Diana Zapata, psicóloga y miembro de LICIT (Línea de Investigación y Cooperación con Inmigrantes Trabajadores Sexuales) que explica que “la situación de las prostitutas del Raval se ha vuelto insostenible y apenas tienen comida o productos básicos para sobrevivir, algunas tienen miedo de acudir al médico ante el temor de ser denunciadas a la policía o recriminadas por la propia mafia para la que trabajan; es lo que le ocurre a muchas chicas rumanas que ejercen la prostitución en el Raval, aunque son jóvenes no siempre pueden contar con buena salud a causa de las condiciones laborales y sociales en las que viven: expuestas siempre a embarazos no deseados, fuertes dolores vaginales e infecciones. Muchos proxenetas ni siquiera les permiten acudir a los servicios médicos hasta que un día las chicas, sin más, desaparecen.”
  5. El informe presentado por la Asociación Askabide incluye datos sobre los efectos que tiene la actividad de la prostitución sobre la salud de las mujeres, y junto a sus datos recogen los aparecidos en 2005 en un estudio realizado por R. Pinedo en mujeres en situación de prostitución en Salamanca que concluye que estas mujeres, debido a las características de esta actividad, no pueden cuidar su alimentación, su actividad física es limitada y reiterativa, sufren alteraciones del sueño, muchas dicen sufrir soledad y frecuentemente presentan síntomas de ansiedad y depresión, y en algunas de ellas ya se ha instaurado como diagnóstico clínico, que intentan paliar mediante el uso y abuso de fármacos y drogas. Paralelamente el informe de Askabide muestra estadísticas que reflejan en qué  medida es una constante el comportamiento violento de los prostituidores: insultos, robos y agresiones físicas (incluye violaciones) y psíquicas, e incluyen el “Perfil de los clientes de prostitución en Bizkaia” en el que ponen de manifiesto dos hechos que ponen en peligro la salud de estas mujeres a diario: la insistencia en solicitar relaciones sexuales sin preservativo y la proposición de consumir drogas durante el contacto sexual impuesto y por éso, pagado. Añaden que las mujeres se ven obligadas a adquirir y desarrollar estrategias para disuadir, convencer y si pueden, engañar, a los prostituidores para no realizar estas prácticas, pero el estrés que les produce la reiteración de estas situaciones repercute con severidad en su salud física y psíquica.
  6. Informe presentado por Melissa Farley, psicológa clínica, investigadora y Feminista Abolicionista estadounidense, figura de reconocimiento internacional (2005):

– ”Casi todas las mujeres prostituidas son asaltadas físicamente, y al menos las ¾ partes son violadas durante la actividad de la prostitución. Estos hechos se producen sin importar que la prostitución sea legal, ilegal o alegal”. (Porque la clave está en la conducta del prostituidor, porque el que paga por imponer contactos sexuales sobre una mujer que no los desea, no los elige ni los controla, está buscando el paraguas protector de impunidad que le ofrece el pago: “sin pagar me arriesgo a una denuncia, pagando a una desgraciada que necesita ese dinero,¿qué riesgo voy a correr?; el paraguas rojo de la Red Umbrella tiene un significado que no estamos denunciando”).

– ”La prostitución explota a las mujeres en su falta de alternativas y opciones de supervivencia. En Holanda, país donde la prostitución es legal, el 70% de las mujeres prostituidas reconoce haber sido asaltada físicamente y el 79% afirma estar en prostitución como resultado de coacción”. (El paraguas rojo también cobija todo esto, porque ésto es inherente al “trabajo sexual”).

– ”Los síntomas de estrés emocional profundo resultantes de la prostitución y el tráfico incluyen depresión, intento de suicidio, ansiedad, desórdenes de estrés postraumático, disociación, abuso de sustancias tóxicas y enfermedades psicosomáticas.”

– ”El Síndrome de Estrés Postraumático (SEP) ocurre cuando las personas han sido objeto de un fortísimo estrés continuado e ineludible. El SEP es una medida del nivel global de daño emocional que presentan las mujeres en prostitución, resultado, en gran medida, de la forma en la cual los hombres usan la pornografía con ellas y en contra de ellas. Dos tercios de las mujeres en situación de prostitución padecen SEP”.

– ”Una batalla política ha sido iniciada por parte de aquellos que promueven la prostitución como un trabajo bueno-suficiente para mujeres pobres, y que intenta anular las voces de las/os que consideramos, con sobrados datos bien fundamentados, la prostitución como una institución intrínsecamente lesiva, injusta, discriminatoria y abusiva, que no puede ser solucionada, solamente ABOLIDA”.

La PNL “CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL” presentada por el Front Abolicionista-PV, pide, en primer lugar al Gobierno de la Generalitat, un desarrollo normativo encaminado a reconocer a la prostitución como una forma extrema de violencia contra las mujeres, y por tanto la adopción con urgencia del desarrollo de acciones concretas dentro de sus competencias, basándose en tres ejes fundamentales:

  • ”Garantizar a las mujeres en situación de prostitución, con independencia de su origen o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, los derechos y recursos necesarios para su protección, atención y reparación integral”.
  • ”Desmantelamiento de la industria de explotación sexual y de las actividades de los proxenetas que, con medios coercitivos o por mero ánimo de lucro, intervienen o median en la prostitución ajena en beneficio o provecho propio”.
  • ”Desactivación de la demanda de prostitución por constituir la misma un elemento esencial y clave para la pervivencia de esta forma de violencia y explotación”.

Y esperábamos un debate público por parte de nuestras/os representantes políticas/os, donde aparecieran argumentos similares a los que yo he expuesto en este artículo, que habrían sido recogidos por los medios de comunicación y trasladados a la opinión pública, que no suele tener conocimiento de ellos y es prioritario que los tenga para que entienda por qué necesitamos una Ley Abolicionista del Sistema Prostitucional, y en un momento tan adecuado como era la proximidad de la conmemoración del 25N.

El debate no se ha producido ahora, pero desde el Front no cejaremos en nuestro empeño para que se produzca, y agradecemos enormemente el apoyo y la atención que hemos recibido por parte de la diputada Cristina Cabedo (UP) y Rosa Mostafa (PSOE), muchas, muchas gracias, porque desde el primer momento prestaron su apoyo a nuestra PNL y estaban dispuestas a presentarla sin tocar ni una coma. El resto de los partidos políticos no nos ha manifestado su opinión al respecto de nuestra entrega en mano de la PNL.

La Consellera de Igualdad se reunió con nosotras y expresó que no tenía el más mínimo interés en la presentación y consiguiente debate de nuestra PNL “Contra la Explotación Sexual”, en coherencia con la opinión que expresó después acerca de lo satisfecha que estaba con la edición, por parte de la Conselleria de Educación, de la Guía para la educación afectivo sexual “Els nostres cossos, els nostres drets”, que cuenta con su total aprobación. El Front ha denunciado esa Guía y pedido su retirada, entre otros múltiples motivos, precisamente por su presentación normalizada a los docentes y al alumnado de Secundaria, Bachillerato y Ciclos Formativos del “trabajo sexual”, con ejemplos de “trabajadoras sexuales empoderadas”, y ni un solo dato o referencia sobre las secuelas que padecen las mujeres en situación de prostitución, ni sobre las denuncias documentadas acerca de la violencia desarrollada habitualmente por los prostituidores; la presentación sesgada de un colectivo con discapacidad funcional que reclama como derecho la “asistencia sexual” sin presentar a ningún otro de los colectivos que se manifiestan en contra de este “derecho”;la presentación de la pornografía como un complemento de las prácticas sexuales, criticado sólo estéticamente y sin una sola alusión a la carga de violencia cada vez más extrema sobre las mujeres, que está ampliamente documentada; y la inclusión de “la gestación subrogada” como técnica de reproducción. Así que seguiremos denunciándola y pidiendo su retirada, y en esta tarea estamos siendo respaldadas cada vez por un mayor número de personas, que nos apoyan en cuanto conocen el contenido de la Guía, y por supuesto seguiremos intentando que nuestra PNL se debata públicamente en nuestro Parlamento Valenciano.

En este punto estamos, sintiéndonos muy orgullosas de todo el trabajo realizado por todas y cada una de nuestras compañeras que formamos parte del Front, y muy agradecidas por todo el apoyo recibido.

Compañeras, juntas y trabajando en red somos más y mejores, por eso, y le pese a quien le pese, AQUÍ, ESTAMOS LAS FEMINISTAS, reclamando normativa abolicionista del sistema prostitucional a nuestro Gobierno Autonómico, y a nuestro Gobierno Central una Ley Abolicionista del Sistema Prostitucional.

Artículo anteriorExtraños compañeros de cama
Artículo siguienteLa violencia contra la mujer en datos
Purificación Liétor González. Licenciada en Psicología, siendo su área de formación y actividad profesional la Psicología Sanitaria. Nació en 1968 y eso le permitió conocer de primera mano la militancia política en clandestinidad en la figura de su padre y en su carnet del PCE. Es la nieta mayor de dos abuelas analfabetas cuyos maridos sí sabían leer y escribir, es más, su abuelo paterno llego a ser Secretario General del PSOE durante la República en su pueblecito de Jaén. Pasó de feminista anónima a activista feminista cuando conoció la primera sentencia de La Manada de Pamplona de la Audiencia de Navarra, y pasó de votante a militante de Podemos cuando en su Municipio se quedaron a un puñado de votos para tener un concejal mientras que VOX conseguía dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.