Ya son tres las investigaciones por fraude fiscal relacionadas con el rey emérito

0

Mientras cientos de españoles siguen muriendo cada día y los profesionales sanitarios no dan abasto por las carencias debidas a décadas de recortes, afloran nuevas causas en las que aparece señalado el rey emérito relacionado con fraudes millonarios.

Justo el día que comenzaba el confinamiento del primer estado de alarma, el pasado marzo, la Casa Real anunciaba en un comunicado tras el escándalo por las obras del AVE a la Meca que «en consonancia con los criterios de rectitud e integridad que rigen la actividad de la Corona» el padre de Felipe VI era castigado con el cese de los ingresos que percibe como asignación de los Presupuestos de la Casa de S. M. el Rey. Sin embargo, esa asignación de 300 mil euros anuales supuestamente eran solo la punta del iceberg de los ingresos que debió percibir de otras fuentes, según se concluye de las cantidades mencionadas en las causas por fraude fiscal abiertas.

La primera de las causas surge de la investigación que la Fiscalía suiza inició en el año 2018 a raíz de un audio grabado por el ex comisario Villarejo a Corinna Larsen (ex amante de don Juan Carlos y organizadora del safari en el que se partió la cadera) en el que afirmaba que le había dado una comisión millonaria por la mediación en la adjudicación de la obra del AVE a la Meca a un grupo de empresas españolas. La adjudicación se produce en octubre de 2011 a ese grupo de empresas nacionales entre las que se encuentran Adif, Indra o OHL, siendo entonces Juan Carlos de Borbón el rey vigente. La investigación condujo al afloramiento de la sociedad Lucum, establecida en Panamá y con una cuenta abierta en un banco suizo. A través de esta fundación llegaron al rey emérito unos 100 millones de euros del rey saudí Adbul Aziz Al Saud, de los cuales según Corinna Larsen le fueron regalados 65 como comisión por su labor mediadora.

La segunda causa que maneja la Fiscalía se conoció la semana pasada a través del medio ElDiario. En ella se desveló que la Fiscalía Anticorrupción investiga al rey Juan Carlos, a la reina Sofía y a varios de sus familiares por el uso de tarjetas de crédito opacas. Se trata de gastos de varias tarjetas de crédito que usaban Juan Carlos de Borbón y Sofía de Grecia, así como algunos de sus nietos. Anticorrupción está investigando los movimientos de las tarjetas y además la procedencia del dinero, que parece ser el extranjero. La Fiscalía puede encontrar indicios de un presunto delito fiscal dado que se trata de cantidades no declaradas superiores a 120.000 euros en un solo ejercicio. En la investigación se han identificado a dos personas presuntamente vinculadas a esta trama de fondos opacos, un ciudadano mexicano y un mando del Ejército del Aire. Los usos de estas tarjetas se produjeron en fechas posteriores a junio de 2014, fecha de la abdicación y por tanto no estarían amparados por el aforamiento constitucional y podrían ser juzgados penalmente si se descubre que hubo delito fiscal o de blanqueo.

Además de esto, el diario El Confidencial ha desvelado nuevos documentos que demuestran que Juan Carlos I ocultó 7,9 millones de euros en Suiza hasta agosto de 2018, cuatro años después de dejar el trono. El capital estuvo escondido tras la Fundación Zagatka, una sociedad instrumental constituida y gestionada en Liechtenstein por un primo del monarca, Álvaro de Orleans-Borbón. El origen de los activos de esta empresa Zagatka se está investigando pues hay indicios de que 3,3 millones llegaron a la fundación en 2009 mediante un cheque de una filial del Grupo OHL, presuntamente en forma de comisión por parte de la empresa constructora de Juan Miguel Villar Mir. Salta de este modo la tercera investigación, apenas un par de días después del asunto de las tarjetas. La fiscal general del Estado, Dolores Delgado, y el fiscal-jefe Anticorrupción, Alejandro Luzón, anunciaron esta semana a los medios, probablemente como forma de mostrar algo de transparencia ante la incapacidad de contener las filtraciones, que el rey emérito tiene casi 10 millones de euros en una cuenta activa en el paraíso fiscal de la isla de Jersey. El Servicio de Prevención de Blanqueo de Capitales (Sepblac) advirtió a la Fiscalía Anticorrupción que había localizado la existencia de un ‘trust’ en el que figura Juan Carlos I como beneficiario y oculta en el mencionado paraíso fiscal.

Así pues se acumulan las causas que salpican a los miembros de la Casa Real, de las cuales probablemente sean archivadas las que correspondan a los momentos en que los señalados eran aforados. No obstante, el aforamiento no cubre a todos los miembros de la familia de Juan Carlos I. Las infantas o sus hijos o cónyuges -como ya ocurriera con Iñaki Urdangarín y el caso Noos- no están amparadas por ese privilegio y, por tanto, están expuestos a procedimientos ordinarios. Ya existe supuestamente en uno de los casos, el de las tarjetas , indicios que afectan a los hijos y nietos del monarca. En esos movimientos opacos figurarían abonos destinados, por ejemplo, a los gastos de la yegua de competición de la hija de la infanta Elena, Victoria Federica, según señala El Confidencial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.