Hastío

0

Casi 50 pavos en comisiones de dos tarjetas. Otro mes que vamos justos y el mes pasado fue igual. Ya ni se molestan en atenderte y simplemente te remiten al contrato. «Hemos modificado las condiciones para mejorar tu experiencia» 

¿Qué experiencia? ¿La de que te roben unos ladrones? ¿La experiencia de sentir impotencia porque no puedes hacer nada? ¿La de que nada va a cambiar por mucho que patalees y te quejes?

Porque sí, parece lógico que quien te roba es un ladrón, pero en este caso, no, es peor que eso, quien te roba es un banco. Un banco que encima, nos debe dinero.

Ese dinero público por el que salvamos al poderoso y dejamos caer el débil, a muchas familias que han acabado desahuciadas por su propia intransigencia.

Esos mismos fondos pagados del dinero de todas y de todos que necesitamos para entre otras cosas, no tener que suplicarle al gobierno una regulación de los alquileres, por la falta de algo tan básico como una vivienda digna por no poder disponer de vivienda pública. Una vivienda pública, irónicamente engullida por los mismos fondos buitres dueños de estos estos bancos.

Ellos nos deben mucho dinero pero nosotros debemos de dejar nuestra vida y nuestro futuro en sus manos. Si no gastas te cobran, si tu nómina no llega al mínimo, te cobran, si no contratas productos que no necesitas, te cobran.

Si no llego al mínimo a lo mejor es porque tengo un trabajo de mierda. Si no gasto lo que me pides o no tengo suficientes domiciliaciones a lo mejor es porque no puedo permitírmelo.

Y si no contrato tu mierda de seguro para que no me frías a comisiones a lo mejor es porque mi prioridad es poder comer todos los días y precisamente no me sobra el dinero para gastármelo en gilipolleces.

Señores de Bankia, a día de hoy descalzos precisamente no os habéis quedado gracias al dinero público que os ha salvado el culo. Os rescataron para poder avanzar y vosotros y vuestra inmensa usura y avaricia hace que los demás no podamos avanzar.

Y mientras yo tengo que dejar mi vida apartada, mientras que tengo que retroceder, vosotros os estáis llenando el bolsillo gracias a mi dinero. El poco que hay en mi cuenta con el que especuláis y el que me debéis que os salvó el culo.

El de las tarjetas Black también, que ha nadie se le olvide.

Iros a tomar por culo hablando mal y pronto. Idos vosotros, los bancos y las compañías de luz y de gas que cobran lo que les da la gana tarde y mal, las compañías telefónicas que suben los precios todos los años aunque no lo hayas consentido, los fondos buitres que nos han robado toda la vivienda pública o las casas de apuestas que convierten a los jóvenes de nuestros barrios en esclavos de la ludopatía.

O como cuando se le permite a Glovo exigir una ley nueva para no dar de alta a sus trabajadores y pagar lo que debe a la Seguridad Social.

60.000 millones de euros que nos faltan para la Sanidad, para la Educación, para Infraestructuras o para cualquier servicio público de primera necesidad y más en la situación de alarma sanitaria en la que nos encontramos.

¿Cuántas ayudas que hay que ir mendigando se podrían pagar con ese dinero para los autónomos? ¿Cuántas mascarillas? ¿Cuánto material sanitario?

En lugar de eso sólo nos encontramos que todo son requisitos porque no hay dinero mientras a la vez, llega el fin de las moratorias de los préstamos y seguimos con el agua al cuello. Y el banco, el que tiene nuestro dinero, no perdona mientras su cuenta de beneficios aumenta.

Aunque con este gobierno de coalición y su tibieza no valga de nada y sigan plegados a los mismos intereses.

Y si no, que demuestren lo contrario, porque por mucho que levantes el puño el campaña, para los de abajo siguen sin cambiar las cosas. No hagáis creer que vais a conseguir cambiar esta mierda de sistema si luego no sois más que otra izquierda acomplejada.

Mientras tengamos un ministro de Consumo que le tiemble las manos con los grandes y no ponga medidas, mientras que tengamos a un gobierno que utilice la excusa de las competencias para lavarse las manos, como pasa en el taxi o mientras que la sociedad permita que en el Congreso tengamos a un orangután diciendo gilipolleces con 52 escaños, seguirá esta sensación de hastío.

Y vosotros, ahora que estáis en el gobierno también sois responsables por vuestra falta de agallas. La política es más que hacer la revolución en Twitter, Pablo.

De las buenas intenciones no se come y las empresas no pueden estar por encima de las personas.

Y menos las que nos deben dinero y aún así, nos siguen robando.

Y ya que has llegado hasta aquí, me están cobrando 56 euros en comisiones por no activar las notificaciones push de la aplicación de Bankia. Si tú también eres cliente corre a la app y míratelo. Que no le vuelva a pasar a nadie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.