Subordinación y Violencia

0

Ya se han hecho públicos los datos de la Sexta Edición de la Macroencuesta de Violencias contra la Mujer, y he podido ver el vídeo en el que la Delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Mª Victoria Rossell, mostraba algunos datos de esa Macroencuesta que calificaba de demoledores. Y es cierto, lo son, pero como feminista radical también veo que son otra cosa: indicadores que reflejan que nuestro modelo de socialización diferenciada, que coloca al hombre y lo masculino en posición preeminente y a la mujer y lo femenino en posición subordinada,  es claramente lesivo para las mujeres, para todas, porque, y sólo son algunos de los datos, el 57,3% de las mujeres españolas dice haber sufrido algún tipo de violencia machista (recuerdo la definición de machista: que defiende la superioridad natural del hombre sobre la mujer o da muestras de ello con su comportamiento); el 40,4% ha sufrido acoso sexual a lo largo de su vida; el 14,2% violencia física o sexual en pareja o ex-pareja; el 6,5% fuera de la pareja; el 3,4% sufrió violencia sexual en la infancia; un 2,2% han sido violadas, aunque otro de los datos más preocupantes es que sólo el 8% de las víctimas denuncia; el 31,9% sufrió violencia psicológica, de control o emocional; y para rematar, el 96,9% de las mujeres que han sufrido violencia física o sexual paralelamente sufrían episodios de violencia psicológica. El último dato aportado es que el 90% de la violencia sexual no se denuncia. Aunque este vídeo debería haber incluido el dato que refleja la violencia más extrema ejercida contra las mujeres, el asesinato, por parte de la pareja o ex-pareja, que mientras que escribo este artículo alcanza la cifra de 1067 mujeres asesinadas desde que en 2003 se inició la recogida de este dato, aunque no incluye la cifra de mujeres asesinadas por hombres que no eran su pareja, y que tampoco refleja la cifra de mujeres asesinadas en situación de prostitución.

Hay muchos datos dignos de análisis en la Macroencuesta, pero de momento voy a señalar tres de ellos, incluidos en el área Violencia Sexual fuera de la pareja:

  • Nivel de Formación: cuanto mayor es el nivel de formación alcanzado mayor es la tasa de violencia declarada. Las mujeres con estudios primarios o inferiores son las que en menor medida afirman haber sufrido violencia sexual fuera de la pareja.
  • País de nacimiento: las mujeres que han nacido en el extranjero afirman haber sufrido violencia sexual fuera de la pareja en mayor medida que las nacidas en España.
  • El 98,4% de las mujeres entrevistadas afirma que el agresor o agresores fueron exclusivamente hombres, en concreto el 49% afirma que el agresor fue un amigo o conocido, el 39,1% afirma que fue un desconocido, y el 21,6% afirma que el agresor fue un familiar hombre. Y respecto a la posible relación de la víctima y el agresor/es, en el caso de la violación, sólo el 18,8% afirma que el agresor era un desconocido.

Voy a aportar más datos recogidos de la página web epdata cuya fuente es el Ministerio del Interior:

  1. Las denuncias contra la libertad sexual, que incluye casos de abuso y agresión sexual, se han disparado desde 2014: 
    – denuncias en 2014:   9.468
    – denuncias en 2015:   9.869
    – denuncias en 2016: 10.844
    – denuncias en 2017: 11.692
    – denuncias en 2018: 13.782
    – denuncias en 2019: 15.338
  2. Los delitos contra la libertad y la indemnidad sexual (derecho de un ser humano a no sufrir interferencias en el desarrollo de su propia sexualidad. Suele aplicarse a las personas incapaces y a los menores de edad) aumentaron un 11,3% en España el año pasado, según el Balance de Criminalidad del Ministerio del Interior. En concreto, las agresiones sexuales con penetración crecieron un 10,5%, pasando de 1700 a 1878, mientras que el resto de los delitos subieron un 11,4%.
  3. En el primer trimestre de 2020 se han registrado 428 violaciones.
  4. Menores condenados por delitos sexuales en 2018: menores de 14 años:81, menores de 15 años:85, menores de 16 años:73, menores de 17 años:84. En total 323, en 2017 fueron condenados 289.

Además es importante que tengamos siempre presente qué supone hablar de violencia sexual: es aquella que se manifiesta con agresiones a través de la fuerza física, psíquica o moral, rebajando a una persona a condiciones de inferioridad, para implantar una conducta sexual en contra de su voluntad. Este es un acto cuyo objetivo es someter el cuerpo y la voluntad de la víctima.

He iniciado el artículo afirmando que nuestro modelo de socialización diferenciada impuesto a través del género es claramente lesivo para las mujeres, para todas, porque cuando analizas los datos estadísticos con la mirada crítica feminista, que mujeres referentes en el campo de la Psicología, Sociología, Filosofía, etc, nos han aportado, queda claro por qué 3 de cada 4 mujeres que sufren violencia por su pareja o ex-pareja no buscan ayuda formal después de lo sucedido; por qué intuimos que detrás del titular: “Nuevo asesinato machista”, vendrá “la víctima no había presentado ninguna denuncia”; o por qué sólo el 8% de las víctimas de violencia sexual fuera de la pareja lo denuncia.

Voy a saltarme unos cuantos siglos de misoginia y empezaré por el s. IV, aquí encontramos a S. Agustín, una de las máximas figuras del pensamiento cristiano que escribió: “Dios somete lo femenino a lo masculino, lo más débil a lo más fuerte, lo más necesitado a lo menos indigente” (cuando digo que el discurso regulacionista de la prostitución responde al tradicionalismo, hablo de mantener en el s. XXI el mismo planteamiento patriarcal: asumimos que forma parte del orden natural que haya mujeres sin acceso a recursos socioeconómicos (lo más necesitado) y hombres con sobrados recursos que de forma ventajista les impongan contactos sexuales monetizados (lo menos indigente).

Pero dijo más cosas: “Cuando dos naturalezas se hallan en conflicto entre sí, es tarea difícil y peligrosa restablecer el orden. Se produce una falsa paz si el marido es vencido y domina la mujer; el orden justo se da cuando la mujer se somete al marido como a su señor, teniendo en cuenta que no se trata de dos naturalezas, puesto que la mujer fue hecha del varón”.

Pero como el patriarcado no se sostiene sin nuestra subordinación, continuamente desde los estamentos que sustentan el poder se nos prescribe cuál es nuestro sitio, y así, en el Concilio de Mâcon, s. VI, y por un solo voto de diferencia, se estableció que la mujer tenía alma y por tanto era humana, ya que de una mujer había nacido nuestro señor Jesucristo, pero sobre todas ellas regía el orden natural de la dominación del hombre sobre la mujer, como determinó nuestro Señor en el Génesis. Y como expresa la frase: “He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu Palabra”.

Por eso tenemos a eminentes representantes del mundo intelectual haciendo lo mismo:

  • ”La mujer debe ser pasiva y débil. Las mujeres están hechas para complacer al hombre”.
  • Nietzsche: “Cuando una mujer tiene inclinaciones doctas, de ordinario hay algo en su sexualidad que no marcha bien”.
  • Carl G Jung: “Al seguir una vocación masculina, estudiar y trabajar como un hombre, la mujer hace algo que no corresponde del todo con su naturaleza femenina, sino que es perjudicial”.
  • Dostoievski: “La vida de toda mujer, a pesar de lo que ella diga, no es más que un eterno deseo de encontrar a quien someterse”.
  • Picasso: “Hay dos tipos de mujeres: diosas y porteras”.

Y ahora unas muestras culturales:

  • Estrofa de una copla titulada “Dime que me quieres” (1942): “Si tú me pidieras que fuera descalza, pidiendo limosna descalza yo iría. Si tú me pidieras que abriera mis venas un río de sangre me salpicaría. Si tú me pidieras que al fuego me echase , igual que madera me consumiría. Que yo soy tu esclava y tú el absoluto señor de mi cuerpo, mi sangre y mi vida. Y a cambio de eso, que bien poco es, oye lo que quiero decirte a ti: Dime que me quieres, dímelo por Dios…”
  • Estrofa de “Secretaria” (1976): “Secretaria, la que no habla. Siempre atenta, diciendo nada. Te firmé mis veinte años, te ayudé a subir peldaños, y entre copa y copa me hice necesaria. Y al negarme a ser amable me ignoraste y sólo fui tu secretaria. (…) Secretaria, secretaria, la que escucha, escribe y calla, la que hizo de un despacho tu morada, casi esposa, buen soldado, enfermera y un poquito enamorada.”
  • Estrofa de “La mataré” (1987): “Sé que ella nunca enloqueció y jamás perdió el control. Sólo quiero que una vez algo la haga conmover. Que no la encuentre jamás o sé que la mataré. Por favor sólo quiero matarla a punta de navaja, besándola una vez más”.

La fecha de estreno de Pretty Woman fue 1990, y en España ha sido emitida en televisión en 36 ocasiones. El libro “50 sombras de Grey” ha vendido más de cien millones de ejemplares y ha sido traducido a más de 51 idiomas.

Todo lo enumerado hasta ahora constituyen los imaginarios sociales, que son todo aquello que hace que filtremos lo que nos llega del exterior y otorga sentido a las acciones que hacemos de forma automática, lo que evita que tengamos que replantearnos nuestras acciones en todo momento. Constituyen esquemas interpretativos de la realidad socialmente legitimados y que tienen su manifestación material en los símbolos, actitudes, representaciones, discursos, valoraciones culturales y conocimientos históricamente elaborados. Se configuran además como matrices para la cohesión social que se difunden a través de la industria cultural (cine, publicidad, literatura, arte, música), y a través de las instituciones sociales (escuela, medios de comunicación, administración pública, etc). Es muy importante la identificación de los imaginarios sociales no porque muestren la verdad de un fenómeno, sino porque muestran lo que propicia que socialmente se acepte como verídico. (“Victimización en la Trata Sexual: Imaginarios e Invisibilización”,Tesis Doctoral de Silvia Pérez Freire, Premio de la Delegación de Gobierno para luchar contra la Violencia de Género a Tesis Doctorales sobre Violencia contra la Mujer).

En el vídeo de la Macroencuesta Victoria Rosell se pregunta por qué las mujeres no denuncian la violencia ejercida contra ellas, cuando es una evidencia que sufrir esta violencia daña su salud física y psíquica y que a muchas les ha costado la vida. Pues la respuesta está en los imaginarios sociales generados por un modelo de socialización androcéntrico instaurado por estructuras de poder patriarcales con los que convivimos, y esto es algo sobre lo que llevan años investigando y escribiendo mujeres referentes del Movimiento Feminista como, por ejemplo, Rosa Cobo y Mónica Alario, que en las PRIMERAS JORNADAS ABOLICIONISTAS VIRTUALES aportaron información tremendamente valiosa:

  • La prostitución es una de las instituciones fundamentales del patriarcado, que se constituye como sistema con una política de distribución de las mujeres: una mujer para cada varón y unas cuantas mujeres para todos. Esto consolida la institucionalización del matrimonio y la prostitución, a través de las cuales transcurre la sexualidad normativa que se configura como una relación de poder, que establece la supremacía masculina y la subordinación femenina, quedando la supervivencia de la mujer vinculada al servicio prestado al hombre.
  • Los avances feministas han ido contrarrestando la supremacía masculina e igualando en derechos y oportunidades a mujeres y hombres, pero la parasitación de la “revolución sexual de los setenta” por el patriarcado y el incipiente neoliberalismo, consiguió mantener la desigualdad en el área de la sexualidad, y es algo que está afectando muy negativamente a la preservación de la integridad física y psíquica de las mujeres.
  • El esquema de la pornografía es similar al de la prostitución y el abuso sexual: el hombre tiene un deseo sexual que está vinculado a una vivencia de poder porque sabe que ese deseo siempre va a poder satisfacerlo, y que el instrumento para conseguirlo es la mujer. En muchos vídeos porno las mujeres expresan claramente que no quieren participar en el contacto sexual, pero la satisfacción del deseo sexual del hombre está por encima de la negación o del veto de la mujer, no hay ningún tipo de respeto hacia sus deseos, no hay empatía hacia ella porque está presente como objeto sexual viviente, y las prácticas sexuales no están planteadas desde la reciprocidad.
  • La pornografía muestra lo que se supone que son los deseos de los hombres y cómo se supone que querrían que fueran las mujeres: siempre dispuestas a satisfacer sus deseos y manifestando que eso les gusta.
  • Por tanto tenemos que la pornografía construye un deseo masculino que lleva a los hombres a ejercer violencia sexual y a consumir prostitución, y que constituye uno de los fenómenos sociales que más están dañando a nuestros/as menores y adolescentes, porque  a ellos les está educando en el ejercicio del poder y de la violencia y a ellas en la aceptación de esa violencia como parte de la sexualidad. Pero no sólo afecta a menores y adolescentes, porque hace años que el porno alimenta el imaginario sexual de nuestra sociedad, permea la publicidad, las series, el cine, etc.

Ahora voy a aportar yo datos recogidos de un colectivo regulacionista de la prostitución (CATS), que contacta con mujeres en situación de prostitución en la zona de la Vega Baja y Baix Vinalopó: Perfil medio de las usuarias: cerca del 95% son inmigrantes, siendo las nacionalidades más comunes Rumanía, Colombia, Brasil, Ecuador, Venezuela, Nigeria, España, República Dominicana, Bulgaria y Paraguay. Con gran frecuencia las mujeres de Rumanía y Bulgaria son de etnia gitana. El nivel de estudios más frecuente es el de estudios primarios, aunque existen casos de analfabetismo. Una parte importante de estas mujeres son madres, algunas de ellas tienen a sus hijos a su cargo en España, si bien la mayoría de estas madres han dejado a sus hijos en su país de origen al cuidado de familiares.

Casualmente uno de los resultados de la Macroencuesta referido al Nivel de Formación señalaba que cuanto mayor es el nivel de formación alcanzado mayor es la tasa de violencia declarada, siendo las mujeres con estudios primarios o inferiores las que en menor medida afirman haber sufrido violencia sexual fuera de la pareja, ¿y cómo van a identificar que sufren violencia sexual si no tenemos programas de Educación Afectivo-Sexual que expliquen que la imposición de contactos sexuales no deseados, con monetización o sin ella, conculca el derecho de todo ser humano, y en particular el de las mujeres, al respeto de su integridad física y a la libre disposición de su cuerpo? Programas que existirían si ya tuviéramos una Ley Abolicionista.

Y también casualmente, otro de los datos que recoge el de País de Nacimiento, señalaba que las mujeres que han nacido en el extranjero afirman haber sufrido violencia sexual fuera de la pareja en mayor medida que las nacidas en España, ¿y es extraño cuando España lleva años “importando” mujeres en situación de desamparo socioeconómico, cuya necesidad las pone a disposición de prostituidores que pagan para imponer contactos sexuales, sin que este comportamiento sea sancionado social y penalmente porque aún no tenemos una Ley Abolicionista que impida esta abyección y su nefasta generalización?

Es muy importante entender que “la prostitución como fenómeno generizado (atravesado por el género) produce también una asimilación a la hora de valorar socialmente a todas las mujeres, y sustenta la consideración social de la sexualidad diferenciada estableciendo una jerarquización y fijando una posición de subordinación para la sexualidad femenina, y para las mujeres en general”. (Tesis Doctoral de Silvia Pérez Freire).

Tiene que considerarse una prioridad la formación afectivo-sexual pero no sólo para las/os adolescentes, sino para la población en general, pero la elaboración de los contenidos ha de hacerse bajo la óptica del Principio de Igualdad y la Perspectiva de Género, como dictamina la Ley para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres de 2007, porque cuando no se hace así podemos encontrarnos con una Guía como “Els nostres cossos, els nostres drets”, editada por la Conselleria de  Educación, Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana para docentes y alumnado de Secundaria, Bachillerato y Ciclos, que cuando aporta información sobre la Respuesta Sexual Humana, en lugar de explicar la importancia que tiene conocer que la Respuesta Sexual Masculina y la Femenina difieren porque siguen modelos distintos, en concreto el del hombre es lineal, el deseo está presente desde el inicio y tiene mayor peso el componente físico que el emocional, mientras que el de la mujer es cíclico, su deseo tiene un periodo de latencia donde tiene mayor peso el componente emocional, y en su desarrollo posterior interaccionan continuamente los componentes físicos, emocionales y cognitivos. De ahí la importancia que tiene que la mujer asuma que su Respuesta Sexual no está subordinada a la del hombre, que tiene entidad propia; su derecho a sentir placer es igual de importante que el del hombre y su manera de conseguirlo también.

Pues en lugar de un modelo explicativo de la Respuesta Sexual de mujeres y hombres que presente una sexualidad recíproca y compartida, igualitaria, presenta un modelo terapéutico, desarrollado para atender en consulta a parejas lesbianas que mantenían relaciones de pareja de larga duración en las que el deseo había disminuído. Este modelo de Respuesta Sexual Femenina tiene seis componentes que no están marcados por ningún orden concreto ni funcionan como etapas por las que haya que pasar necesariamente: disposición, deseo, excitación, congestión, orgasmo y placer. Esta es la definición de algunas etapas:

  • Disposición: es un aspecto cognitivo que significa que tomas la decisión de tener sexo, lo desees o no; es decir, puedes decidir que quieres tener una relación sexual aunque en ese momento no tengas ganas.
  • El deseo de querer activamente sexo puede llegar después de tener disposición, antes de tenerla, o no llegar.
  • El placer es la combinación de todos los elementos ya que incluye sentimientos tanto físicos como emocionales, y puede obtenerse en cualquiera de las etapas. Lo que importa no es el orgasmo sino cómo se sienten las personas con la experiencia global.

El Front Abolicionista-PV ha solicitado a la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte la retirada de esta Guía, porque al no haber sido elaborada siguiendo las directrices marcadas por la Ley para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, no hay un planteamiento crítico sobre la pornografía, la prostitución, la asistencia sexual y los vientres de alquiler que posibilite el inicio del cambio de los imaginarios sociales que mantienen la posición de subordinación para la mujer, y en el artículo “No nos callarán” expongo un relato detallado de su justificación.

Inicié el artículo afirmando que nuestro modelo de socialización diferenciada impuesto a través del género es lesivo para las mujeres, para todas, y he intentado explicarlo a través del desarrollo del artículo. Si desde el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades compartieran mi preocupación, que es la misma que comparten todas mis compañeras de la Plataforma del Front Abolicionista, y de todas las plataformas y colectivos Abolicionistas de este país, ya habríamos visto en los medios de comunicación entrevistas y artículos de responsables del Instituto comentando los datos con perspectiva feminista y un objetivo pedagógico. Agradezco la labor de la Delegada del Gobierno, pero necesitamos un papel mucho más activo del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades porque necesitamos cambiar los imaginarios sociales, nos va la salud y la vida en ello.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.