No habrá Paz para los Malvados, porque no se la merecen (Parte V)

0

En el último artículo llamaba la atención sobre Dolores Juliano; sobre el grupo que creó, dirigió y presidió, LICIT (Línia d´Investigació amb Immigrants  i Treballadores Sexuals, grupo que afirma que surge en el año 2001 con perfil académico para dar voz a las trabajadoras sexuales, pero que ya en 2003 tiene como objetivo principal la incidencia política para conseguir la aprobación de una ley que regule el trabajo sexual, y que se concreta en la elaboración de un borrador que presentan en las dos reuniones que mantienen con representantes del Ministerio del Interior, durante la primera legislatura del gobierno de Rodríguez Zapatero); sobre la Universidad de Barcelona y el área de Ciencias Sociales, donde se formaron las integrantes del grupo y compañeras/os que colaboraron con ellas en actividades y publicaciones donde se equiparaba prostitución y trabajo sexual; y la relación con ERC, partido que formó parte del gobierno tripartito en la Generalitat y en el Ayto de Barcelona, cuya composición en el período 2003-07 era de 15 concejales para el PSOE, 5 para ERC, 5 para ICV-EUIA, y en el de 2006-10 de 14 concejales PSOE, 4 concejales ERC, 4 concejales ICV-EUIA, lo que permitió a ERC crear en 2003  la Agencia de Cooperació al Desenvolupament, y elegir a su presidente, cargo que ostentó siempre un militante de su partido hasta 2011 (menos durante el año 2006 cuando es nombrado presidente un militante socialista), nombrar Presidenta del Institut Català de la Dona en el período comprendido entre 2003 a 2011 a Marta Selva, licenciada en Historia Moderna y Contemporánea por la UAB (Universidad Autónoma de Barcelona), profesora asociada UAB, profesora del Máster de Género y Comunicación en dicha Universidad, que no era militante pero sí simpatizante de ERC, (con una excepción, en el año 2006 fue presidenta del Institut Català de la Dona Sara Berbel Sánchez, Doctora en Psicología Social por la Universidad de Barcelona y Feminista Abolicionista) y crear en 2006 la Agencia ABITS, AGENCIA PARA EL ABORDAJE INTEGRAL DEL TRABAJO SEXUAL, inaugurada por Pilar Vallugera, licenciada en Derecho, concejala de Derechos Civiles y Mujer en el Ayto de Barcelona, integrante de ERC, y regidora de l’Ajuntament de Barcelona en el período comprendido entre 2003-07. La creación de una Agencia para el Abordaje Integral del Trabajo Sexual en 2006 por parte de ERC me llamó mucho la atención, porque fue ERC quién presentó a Dolores Juliano como experta en la Comisión que en el Senado y en el Congreso estudió, durante el período 2006-7, la situación de la prostitución en España, y que dijo lo siguiente en su intervención: “Si hay actividades que son permisibles, que se pueden hacer gratis, por ejemplo, preparar comida o cantar o tener relaciones sexuales con quien uno quiera, si esas actividades se pueden hacer gratuitamente, el hecho de cobrar no les quita ni les agrega moralidad, (…), cobrar no transforma ninguna actividad en denigrante o perversa”. (Claro que no, señora Dolores Juliano, porque la denigración y/o perversión siempre han estado en las condiciones exigidas e impuestas a cambio del pago). Así que investigué un poco:

– En una noticia fechada el 16 de junio de 2006 por la Agencia EFE, la redactora recoge la inauguración en el día anterior de ABITS, y explica que ofrece a las prostitutas la posibilidad de iniciar un proceso de formación y recolocación laboral a través de la Agencia, que también se hará cargo de informar y asesorar en asuntos como la formación, la sanidad, el trabajo y la vivienda a este colectivo. En aquel momento había once mujeres acogidas a este proceso, recibiendo una beca por valor del salario mínimo interprofesional mientras realizaban un curso de ocho meses, con la intención de que ya no volvieran a la calle, tras pasar por un proceso “individual e individualizado”, que les permitiera explotar sus propias competencias de cara a encontrar otro trabajo en un futuro próximo.

– En una noticia fechada el 8 de octubre de 2006 en el periódico El País/Cataluña, hay presiones sobre Pilar Vallugera, la Agencia ABITS, y Ramón Lamiel ( director de Mujeres y Derechos Civiles en el Ayto y uno de los responsables del programa de atención a las prostitutas), en relación a la Ordenanza de Civismo y Convivencia del Ayto de Barcelona, impulsada por el alcalde socialista Joan Clos, y que incluye la imposición de multas por ejercer la prostitución en un espacio público o a menos de 200 metros de un colegio, multa a prostitutas y clientes, pero resulta que la sanción económica es superior para la prostituta. A raíz de esto el artículo explica que el número de prostitutas que solicitan asistencia sanitaria se ha disparado en los últimos meses tras la entrada en funcionamiento de la Ordenanza de Civismo y Convivencia en Barcelona: como hay mayor presión policial sobre algunas calles la consecuencia es el aumento de la precarización del trabajo de estas mujeres, porque muchas veces se encuentran obligadas a ceder a las exigencias de los clientes de no utilizar preservativos. Ese es el diagnóstico que hacen entidades que trabajan con el colectivo de prostitutas (Genera, Àmbit Dona y El Lloc de la Dona) [estas asociaciones son pro- regulación; el redactor/a de la noticia no habla con entidades Abolicionistas], y que se ha comunicado a los responsables municipales en una comisión creada con la Ordenanza.

Clarisa Velocci, portavoz del colectivo Genera, asegura que el número de mujeres atendidas en su asociación solicitando asistencia ginecológica se ha duplicado, y afirma: “las prostitutas en situación más débil son las que acceden a no utilizar preservativos ante la inseguridad de que ese día puedan tener más clientes, lo cual depende de la presión policial” (para mí depende del grado de vileza, miseria moral y estupidez del prostituidor, y de la hipocresía y cobardía política que, por motivos macroeconómicos, cierra los ojos ante el abuso de poder y la anulación de derechos que sustentan la actividad de la prostitución).

Pilar Vallugera, como presidenta de la Comisión municipal creada a consecuencia de la puesta en marcha de la Ordenanza, y como responsable máxima de ABITS, atendió a las entidades anteriormente mencionadas y reconoció que se había producido una situación de mayor vulnerabilidad en las mujeres (una oportunidad de oro perdida para presentar el comportamiento asocial y abyecto de los prostituidores), por ello se comprometía a ofrecer más recursos de atención ginecológica, y declaraba que se valoraría la posibilidad de emprender una campaña preventiva dirigida a los clientes, “porque son ellos los que no quieren utilizar los preservativos,las mujeres que ejercen la prostitución hace tiempo que están concienciadas” (otra oportunidad desaprovechada para denunciar el comportamiento asocial y abyecto de los prostituidores; no puede haber abordaje integral sobre la prostitución silenciando que es precisamente la situación de subordinación lo que los prostituidores buscan en un contacto sexual pagado, además de que no he encontrado referencias sobre la realización de ninguna campaña preventiva dirigida a clientes). Las declaraciones de Ramón Lamiel van en la misma dirección: “El ojo del huracán está en los hábitos sanitarios de los clientes (menos hablar del comportamiento asocial y abyecto..), desde el primer día se sabe que el problema está en el consumidor y que algunas mujeres acaban aceptando relaciones sin preservativos porque se ven forzadas. Además, la creciente demanda de asistencia sanitaria de las prostitutas es lógica porque ahora tienen un lugar determinado donde plantearlo ( ¿y es “lógico” que, sabiendo que la práctica de la prostitución pone en serio riesgo la salud de las mujeres, la Agencia municipal que se crea para atenderlas y de la que se informa a la población a través de la prensa, asuma y normalice la prostitución como un trabajo?. Para mí no es lógico pero sí entendible por el discurso que académica, económica, política, asociativa y mediáticamente [este artículo es una muestra] le convenía al neoliberalismo que se difundiera, a la vez que se esforzaba por arrinconar y desprestigiar las voces críticas con dos de sus principales lemas: SI DA DINERO ME VALE, y SI PUEDO PAGARLO ¿POR QUÉ NO?, y esto viene ocurriendo desde finales de los 90).

El artículo acaba dando voz nuevamente a Genera: “Lo que ha ocurrido es lo que denunciamos que iba a pasar, que la Ordenanza perjudicaría al eslabón más débil. Se ha llegado al chantaje de los clientes que bajan las tarifas y se niegan a utilizar el preservativo” (pues claro, porque la relación entre el prostituidor y la prostituida se basa en la superioridad económica y física del prostituidor; la mujer prostituida no desea, ni elige ni controla los contactos sexuales, y es precisamente esa situación de subordinación por motivos  económicos lo que obliga a las mujeres a consentir, quedando por tanto excluida cualquier negativa ante los deseos del pagador, que además sabe y pretende que, al entregar el dinero, su comportamiento se vea “liberado” de responsabilidades normativas, porque el pago transforma una relación sexual entre un hombre y una mujer en una imposición sexual de un hombre sobre una mujer; y esto ya era así sin que hubiera una pandemia). Un detalle importante es que el colectivo Genera estaba directamente vinculado con el discurso pro-regulación de Dolores Juliano y LICIT, al asumir, precisamente en 2006, cuando aumenta la actividad política de LICIT, la mayor parte de la prestación de servicios que al inicio ofrecía este grupo, y esto se explica cláramente en dos libros, uno financiado por la Agència de Cooperació al Desenvolupament, y otro por la Fundación Jaume Bofill en colaboración con la UAB. Como también es importante saber que, en 2006, Àmbit Dona y Àmbit Prevenció recibieron 25.000 y 9.000€ para “Prevención, detección, seguimiento y adhesión a los tratamientos antirretrovirales en población drogodependiente y/o en situación de vulnerabilidad” , proyectos subvencionados por el Ministerio de Sanidad, porque las mujeres en situación de prostitución no sólo necesitan atención ginecológica, aunque ninguna de las personas entrevistadas lo haya contado.

Pero hay más datos económicos sobre dinero recibido en forma de subvenciones por Àmbit Dona, Àmbit Prevenció y Genera desde el Ministerio de Sanidad, para proyectos y programas de prevención de enfermedades de transmisión sexual, de reducción de riesgos en prostitución, desarrollados por entidades y asociaciones que contactan con mujeres en situación de prostitución:

1.- Subvenciones recibidas en 2007:

  • Àmbit Prevenció recibió 85.000€
  • Àmbit Dona recibió 9.000€
  • Genera recibió 20.000€

2.- Subvenciones recibidas en 2008:

  • Àmbit Prevenció recibió 105.000€
  • Genera recibió 23.000€

3.- Subvenciones recibidas en 2009:

  • Àmbit Prevenció recibió 125.000€
  • Genera recibió 20.000€

4.- Subvenciones recibidas en 2010:

  • Genera recibió 20.000€

– En una noticia fechada el 20 de noviembre de 2006 por Europa Press, vuelve a aparecer información sobre la Agencia ABITS porque atendió a 10 de las mujeres detenidas tras desmontar una red de prostitución en el Raval, tres de la decena de mujeres han sido acogidas y se les ha buscado vivienda, el resto han sido informadas sobre los recursos sociales disponibles, según declaraciones de Pilar Vallugera, que afirma que tras la operación algunas de las detenidas se han mostrado agradecidas, ya que ellas no estaban voluntariamente en la calle ejerciendo la prostitución, a pesar de que también confesó que algunas instituciones les acusaron de “vulnerar los derechos” de estas mujeres (desde las filas Abolicionistas no sería). La concejala aseguró que las operaciones que tienen por objetivo desarticular redes de prostitución, en general, son bien recibidas por todos porque restablecen los derechos de las personas.

Desaparece la información en prensa sobre la Agencia ABITS, pero investigando actividades de las Universidades catalanas encuentro a Diana Zapata, psicóloga social, activista pro-regulación y educadora en LICIT, trabajando como educadora social en la Agencia ABITS en 2010.

En la actualidad en la página del Ayto de Barcelona la información ofrecida sobre la Agencia ABITS es que es un servicio municipal adscrito a la dirección de Feminismos y LGTBI del Área Derechos Sociales, Justicia Global, Feminismos y LGTBI (ya no existe la Concejalía de MUJER y Derechos Civiles, y en base a unas cuantas horas de estudio de la Teoría Política Feminista no asumo que existan “feminismos”, sé que existe el Feminismo y Más de lo Mismo, es decir, Tradicionalismo generista). El objetivo primordial es atender a las mujeres CIS y TRANS que ejercen la prostitución en la ciudad de Barcelona, y prioritariamente a aquellas que se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad. La Agencia actúa a través de seis líneas estratégicas de intervención:

  1. Conocimiento de la situación.
  2. Atención a las mujeres que ejercen trabajo sexual en la vía pública.
  3. Atención a las mujeres que ejercen trabajo sexual en espacios cerrados (locales, clubes y pisos).
  4. Diseño e implementación de programas para la formación y la recolocación sociolaboral.
  5. Detección de las víctimas de la trata de seres humanos con fines de explotación sexual y coordinación con la unidad contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.
  6. Coordinación de actuaciones de ámbito institucional y comunitario.

Barcelona en Comú y PSC forman un gobierno de coalición en el Ayto. de Barcelona, y yo tengo muy clara la posición pro-regulación de Ada Colau, y creo que no pueden quedar dudas a la vista de su abordaje integral del “trabajo sexual”, tras comprobar que deja en cuarto lugar la gestión de programas que deberían ofrecer alternativas que no supongan poner en riesgo la seguridad y la salud de las mujeres, porque es a eso a lo que se exponen cuando están en situación de prostitución; y lo que me parece inaceptable es que esté en quinto lugar la detección de las víctimas de trata, siendo el objetivo prioritario de la Agencia  atender a las mujeres que se encuentran en una situación de especial vulnerabilidad. Respecto a esta señora no vale la pena dedicar más tiempo, pero reitero que gobierna en coalición con un partido supuestamente Abolicionista, supuestamente Abolicionista, porque durante el periodo de gobierno del Tripartito, de 2003 a 2011, desde instancias municipales se asumió, normalizó y se hizo difusión de la equiparación de la prostitución con el “trabajo sexual”, y en la actualidad ocurre lo mismo.

Yo he mantenido hasta ahora, y lo he estado justificando con cronología y datos oficiales, que si ocupamos el primer puesto en consumo de prostitución en Europa y el tercero en el mundo, hay que exigir responsabilidades a los grupos políticos que han gobernado hasta ahora, tanto por lo que han hecho como por lo que han evitado hacer, y esto incluye al gobierno estatal y al autonómico. Voy pues a la cronología y a los datos oficiales:

– En 1993, Ignasi Pons i Antón presenta su Tesis Doctoral titulada “La cara oculta de la luna: Condiciones de vida y trabajo de las prostitutas en Asturias”, en la Universitat de Barcelona, en el Departament de Sociología i Anàlisi de les Organitzacions, y gustó tanto el contenido que la calificación que obtuvo fue Cum Laude, y al año siguiente la UAB lo editó en forma de libro. El resumen es el siguiente: “Desde el punto de vista demográfico, el sector merece interés en tanto que de cada 1000 mujeres mayores de 15 años residentes en Asturias, 3’6 se dedican a la prostitución, y esto representa el 1’2% de la población femenina ocupada y el 1’6% de las mujeres que trabajan en el sector servicios. Desde el punto de vista económico la prostitución ha supuesto un gasto anual por varón mayor de 15 años de 16.250 ptas, y ha movido alrededor de 6.820.800.000 ptas.

No estoy de acuerdo con lo que se expresa en la mayor parte de la literatura sociológica, porque en términos generales las condiciones de vida y de trabajo de las prostitutas no son dramáticas, siempre que observemos el colectivo en su conjunto y no identifiquemos la globalidad con las prostitutas de calle, sector minoritario y en claro retroceso. Su media de ingresos es equiparable a la de los ejecutivos de segundo nivel, con menor carga de trabajo que éstos, y multiplica varias veces la media de salarios femeninos. El nivel cultural no es excesivamente bajo y sus condiciones de vivienda son aceptables. Para la mayoría de ellas la jornada laboral es equiparable a la mayoría de los trabajadores/as. Las que trabajan en locales suelen recibir un trato adecuado y estos locales cumplen, en su mayoría, condiciones estructurales e higiénicas totalmente adecuadas, aunque en la actualidad el volumen de mujeres en locales es relativamente reducido.

Todo lo anterior no permite dramatizar su situación, aunque existen algunos problemas generales, y existe un sector de ellas en condiciones de extrema precariedad, aunque la problemática deriva, no tanto de dedicarse a la prostitución, como de la pertenencia a un género, a un origen, y/o a una situación social determinada (en el texto original no está remarcado en negrita, pero yo quería remarcarlo). El primer problema, del que derivan muchos otros, es la discriminación en la consideración social atribuida a su actividad, o la consistente en tener que ocultar su actividad para evitar la discriminación, eso hace que su oficio sea conocido de hecho pero no de derecho, y conlleva indefensión ante problemas laborales y de falta de acceso a la Seguridad Social.

Quizás el problema más grave sea el de sus hijos, en muchos casos en condiciones de cuidado deficiente o abandono, así como los vacíos de cultura sanitaria, especialmente en lo que hace referencia al control de los embarazos y a las enfermedades de transmisión sexual.

Son importantes pero minoritarios los problemas de las menores, las callejeras, las extranjeras, las consumidoras de heroína, las viejas y las retiradas, sectores en los cuales se producen las situaciones de mayor desventaja en todos los aspectos.

Un problema en ascenso es el de las extranjeras: traficadas por mafias, viven y trabajan en toda Europa en condiciones similares a las de principio de siglo, prácticamente secuestradas, sometidas al proxenetismo más estricto y discriminadas por las prostitutas blancas. Con el endurecimiento de las políticas de inmigración y las leyes de extranjería en toda la CE, la subsiguiente clandestinidad puede favorecer todavía más la agudización de la explotación de estas mujeres”.

¿Qué está exponiendo aquí el señor Ignasi Pons, y además dos años antes de que el gobierno del PSOE, presidido por Felipe González, despenalice la Tercería Locativa? Que la Humanidad se divide entre mujeres y hombres que no se socializan con criterios de igualdad, porque la invención utilitarista y domesticadora del género situó al hombre y lo masculino como LO ABSOLUTO y a la mujer y lo femenino como recurso/complemento a su servicio, esto deriva en estructuras de pensamiento sexistas, modelos de sociedades sexistas e instituciones sexistas como ¡oh, sorpresa, la prostitución!, y comportamientos sexistas como, ¡oh, sorpresa, resulta que las mujeres sin ingresos “consienten” contactos sexuales con hombres y automáticamente los consiguen, porque hombres con ingresos sobrantes destinan una parte de ellos para comprar ese ”consentimiento”!. Para este señor estamos ante un comportamiento sexista ideal, satisfactorio para ambas partes (aunque para las mujeres un poquito menos pero por culpa de la hipocresía social) y conveniente para la economía española porque, además de “mover” un volumen importante de dinero, “emplea” a un número considerable de mujeres en el sector “servicios” que no precisan inversión en formación, no hay que invertir demasiado en infraestructuras y tampoco en I+D+I, y desde luego la competitividad no es un problema. Pero en este mundo nada es perfecto, y el potencial de desarrollo de este sector de actividad se ve frenado por una desafortunada discriminación en la consideración social que los/as ciudadanos/as tienen de esta actividad, porque Ignasi Pons reconoce que tiene algunos problemillas derivados, pero nada especialmente grave que haga imposible su designación como trabajo, y en realidad estaríamos ante una marginalización moralista que es lo que de verdad daña a estas mujeres, pero que puede solucionarse cambiando la visión que la sociedad española tiene de la prostitución.

Este enfoque utilitarista de la prostitución es el que va a apoyarse y desarrollarse a partir de entonces por una buena parte de la Academia y de las académicas, porque un mensaje tradicionalista desarrollado por mujeres cuesta identificarlo como sexista, sobre todo si aparece revestido de “crítica feminista ante la estigmatización de las mujeres más vulnerables”, aunque es un falso feminismo porque la crítica siempre elude el contenido sexista y lesivo de la actividad: la mujer en situación de prostitución mantiene contactos sexuales no deseados, ni elegidos ni controlados, que va encadenando de forma continuada y recurrente porque es su única fuente de ingresos, y que le genera daños psicofisiológicos. Parece que los/as representantes de este enfoque aceptan que la prostitución es un trabajo porque acomodarse en el sistema patriarcal, al que interesa económicamente normalizar esta actividad para conseguir un aumento constante tanto en la demanda como en la oferta, reporta bastantes más ventajas que oponerse a él. Porque en Sociología la definición de trabajo lo describe como la ejecución de tareas que implican un esfuerzo físico y mental, y que tienen como objetivo la producción de bienes y servicios para atender las necesidades humanas, y para mí, conseguir mediante un pago el uso y disfrute del cuerpo de una mujer que lo consiente porque no le queda más remedio, no es una necesidad humana, es un privilegio masculino derivado del diseño utilitarista del género. Porque además, no existe una relación automática entre la categorización de una tarea como trabajo y el desarrollo humano, porque no todo trabajo contribuye a mejorarlo. Un trabajo que sea peligroso, que no cuente con medidas de seguridad, con derechos laborales o con una protección social no es propicio para el desarrollo humano, y como la prostitución se basa en la conculcación de los derechos sexuales y reproductivos de la mujer, porque conlleva la imposición de la respuesta sexual masculina sobre la femenina constituyendo un claro abuso de poder, no puede ser definida como un trabajo ni legislada ni regularizada, pero sí ABOLIDA, y en su lugar hay que ofrecer alternativas ocupacionales que no conculquen los derechos de las mujeres.

Además, ya está bien de referirse a la prostitución como un oficio que han desempeñado las mujeres desde siempre, porque el vocablo latino officium remite a una profesión u ocupación habitual desempeñada por hombres, y Cicerón explica que los oficios son las obligaciones de los hombres dentro de la sociedad a la que pertenecen, las mujeres no podían desarrollar ni profesión ni oficio.

Y volviendo a Ignasi Pons, datos biográficos: Doctor en Sociología y profesor titular de Sociología de la Universidad de Barcelona en el Dpto. de Sociología y Análisis de las Organizaciones. Especialista en Sexualidad, género, prostitución y comercio sexual, Sociología de la Salud Mental y metodología de análisis de los problemas sociales. Ha impartido, entre otras, la asignatura Sociología de la prostitución. Consultor de la Comisión del Senado español sobre prostitución y de la Comisión sobre prostitución del Congreso de los Diputados. Miembro del Grupo Interuniversitario copolis, en el que preside su comité asesor y coordina la línea de actuación sobre cuerpo, sexualidad y sociedad. En 2009 recibió la medalla de la Universidad de Barcelona como reconocimiento a su trabajo y trayectoria.

– En 1996 Dolores Juliano, Doctora en Antropología y profesora titular de Antropología en la Universidad de Barcelona, publica en la revista Política y cultura “Las que saben… elaboraciones feministas y subcultura de las mujeres”.

– En 1999 Ignasi Pons publica en la revista Historiar “Enmascaramiento pseudocientífico del moralismo en el debate actual sobre prostitución”.

– En el año 2000 Laura Oso Casas publica en la revista de Sociología Papers “La inmigración femenina en Madrid y Lisboa: hacia una etnización del servicio doméstico y de las empresas de limpieza”, en 2001 “Tráfico e inmigración de mujeres en España colombianas y ecuatorianas en los servicios domésticos y sexuales” en colaboración con Marcela Ulloa Giménez, y en 2003 también en Papers “Estrategias migratorias de las mujeres ecuatorianas y colombianas en situación irregular: servicio doméstico y prostitución”. Datos biográficos de Laura Oso Casas: Doctora en Sociología y profesora titular de Sociología en la Facultad de Sociología de A Coruña. Su trabajo de investigación se ha orientado fundamentalmente al estudio de la problemática género y migración, y en concreto, de la inserción de las mujeres inmigrantes en el mercado de trabajo (servicio doméstico, trabajo sexual, empresariado étnico).

– En el año 2000 Sara Carmona Benito publica en la revista Papers “Inmigración y prostitución: el caso del Raval (Barcelona), este es el resumen: el estudio analiza las condiciones de vida de un grupo de mujeres inmigrantes marroquíes que trabajan como prostitutas en el Raval. Para estas mujeres la prostitución representa una actividad que puede prometer el acceso a uno de los principales objetivo de la emigración: la acumulación de dinero en mayor cantidad o con mayor rapidez que con otros puestos de trabajo, como el servicio doméstico o el cuidado no cualificado de personas, opciones ofertadas prioritariamente para las mujeres inmigrantes en Barcelona.

– En 2001 Dolores Juliano publica en Cuadernos del Mediterráneo “Primeras conclusiones de un estudio sobre inmigrantes trabajadoras sexuales”.

– En 2001 Isabel Holgado Fernández, antropóloga, miembro de LICIT, publica en la revista Scripta Nova “Las nuevas retóricas de la inmigración femenina: La prostitución en las calles de Barcelona”, este es un resumen: “En los últimos años la elevada presencia de mujeres inmigrantes entre las trabajadoras sexuales está resignificando el discurso oficial y la opinión mediática en torno a la población femenina inmigrante. La restrictiva política inmigratoria, así como el no reconocimiento de la prostitución como actividad laboral y el fuerte estigma social que la acompaña, aumenta la vulnerabilidad y el abuso sobre estas mujeres ante la ley, las redes de tráfico de personas, los clientes y la sociedad en general. La condena de la autonomía sexual y la independencia económica de estas mujeres son factores decisivos en la perpetuación de su estatus de ilegalidad”.

– En 2002 Dolores Juliano publica “El espejo oscuro”, editado por el Institut Català d’Antropología, que amplía el artículo que había publicado en 2001 “Primeras conclusiones de un estudio sobre inmigrantes trabajadoras sexuales”, donde escribe: “La prostitución no es sólo una opción laboral entre otras posibles, sino que es un ámbito de máxima estigmatización”.

– En 2003 Ignasi Pons realiza dos investigaciones apoyadas económicamente por la Casa de la Dona del Ayto de Barcelona: “Condiciones de trabajo en la nueva industria de la prostitución: el club de alterne”, y “Estereotipos y valores respecto a la prostitución femenina en la prensa diaria”.

– En 2004 la antropóloga Laura María Agustín, que se dedica a estudiar el vínculo que se construye entre la cultura y los trabajos postcoloniales en relación con el trabajo sexual, la migración, las economías informales y la teoría feminista, publica “Trabajar en la industria del sexo y otro tópicos migratorios”.

– En 2004 Dolores Juliano publica “Excluidas y marginales: Una aproximación antropológica”, en colaboración con el Instituto de la Mujer y la Universidad de València.

– En 2004 Raquel Osborne, profesora titular de Sociología del Género en la UNED. Profesora del Máster en Feminismo y Género(2005-07) en el Instituto de Investigaciones Feministas de la Universidad Complutense. Profesora del I Máster en Género y Políticas de Igualdad en la Universidad de A Coruña, publica “Trabajadoras del sexo”.

– En 2004 Ignasi Pons publica “Más allá de los moralismos. Prostitución y Ciencias Sociales”.

– Entre los años 2003-05 se realiza una investigación con apoyo económico de la Concejalía de Mujer y Derechos Civiles del Ayto de Barcelona y la Casa de la Dona, en vistas a ser publicado como libro. En 2005 se presentan los resultados bajo el título “Los pasos (in)visibles de la prostitución: Estigma, persecución y vulneración de los derechos de las trabajadoras sexuales en Barcelona”, pero la publicación se paraliza porque la Concejalía de la Mujer y Derechos Civiles retira el apoyo económico, sin embargo mediante el apoyo que sigue manteniendo la Casa de la Dona se publica en 2007, y prologa Cristina Garaizábal (psicóloga y militante feminista en Barcelona y en Madrid, cofundadora y activista de Hetaira), esta es una cita breve del contenido de la investigación: “Intentaremos deconstruir el estigma de “puta”, para reflexionar si mediante este insulto y la amenaza que conlleva ser considerada una “puta” no se intenta controlar la sexualidad de todas las mujeres”.

– En 2005 Laura Oso Casas publica “Mujeres inmigrantes y prostitución en Galicia”, y en una entrevista concedida ese mismo año, al ser preguntada si las prostitutas inmigrantes son más vulnerables, explica que las mujeres inmigrante se encuentran en lo que ella llama círculo de la irregularidad: son mujeres inmigrantes en situación ilegal, que además están haciendo una actividad no reconocida como un trabajo, una actividad informal, y eso las convierte en más vulnerables y mucho más dependientes de terceras personas”.

– Entre los años 2006-08 se lleva a cabo una investigación que recibe el nombre de “Prostitución y Exclusión social. Informe de Investigación”, patrocinado por la Fundación Bofill, la Fundación Luis Vives y Casa de la Dona, en el trabajo de campo participan Surt (Asociación sin ánimo de lucro para dar apoyo a mujeres en situación de mayor vulnerabilidad delante del mercado laboral), Àmbit Dona y El LLoc de la Dona, y este es uno de los fragmentos de la investigación: “El trabajo sexual se plantea  como un asunto social, como una cuestión relacionada con el empleo, que comparte, con otros trabajos de bajo status y de escasa o nula protección legal (“trabajos olvidados por el derecho”, como diría Ruth Mestre), su experiencia de explotación, condiciones precarias y discriminaciones hacia las mujeres”. El trabajo lo dirige y coordina Daniela Heim, Doctora en Derecho por la Universidad Autónoma de Barcelona, actualmente es profesora de Derecho Penal, integrante de Genera y Surt.

– En 2006 Juan Cotino, Conseller de Bienestar Social del Ayto. de València, gobierno del PP, encarga un estudio a la Universidad de Alicante, la Universidad Jaume I de Castellón, la Universidad de València y la Universidad Miguel Hernández de Elche que muestre la situación de la prostitución en la Comunidad Valenciana. El estudio se publica en 2008 con el nombre “La prostitución femenina en la Comunitat Valenciana”, y en el Capítulo primero titulado “El fenómeno de la prostitución: Aproximación teórica a su estudio”, las alusiones a citas de los libros de Raquel Osborne y Dolores Juliano son constantes, y en una de las explicaciones aparece lo siguiente: “Las Feministas Abolicionistas ven la prostitución como una explotación de la mujer por su inferioridad social con respecto al hombre, y no son conscientes que dada la segmentación del mercado de trabajo y la feminización de la pobreza y de ciertos oficios, la prostitución es un trabajo que les permite autonomía personal y económica; de igual manera que los primeros movimientos feministas sólo representaban a un modelo de mujer: blanca, occidental y burguesa, cuestión que posteriormente recibió diversas críticas y una reformulación teórica, pasando a hablar de feminismos en plural”.

– En 2006 aparece publicado el libro “Derechos de ciudadanía para trabajadoras y trabajadores del sexo”, participan Pilar Gallego, Raquel Osborne, Soledad Murillo, Carmen Bravo, Julián Ariza, Jose María Fidalgo, justa Montero, Ruth Mestre, Carolina Hernández, Magdalena López Precioso, Purificación Gutiérrez, Justine Abellán y Pilar Alvarado. Este libro recoge las ponencias presentadas en las Jornadas de “Derechos de Ciudadanía para trabajadoras y trabajadores del sexo”, organizadas por la Secretaría de la mujer de CC.OO.

– En 2006 Magdalena López Precioso (profesora en el Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universitat de València) y Ruth Mestre (jurista y profesora titular del Departamento de Filosofía del Derecho en la Facultad de Derecho de la Universitat de València), publican “Trabajo sexual. Reconocer Derechos”.

– En 2006 Sara Carmona publica “Ellas salen, nosotras salimos. De la situación de la mujer marroquí, de su sexualidad a la prostitución”.

– En 2007 Mamen Briz (periodista y Máster en Género y Políticas de Igualdad entre Mujeres y Hombres por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, miembro desde su fundación del colectivo Hetaira, guionista de la película “Princesas” de Fernando León de Aranoa y del videoclip “Me llaman Calle” de Manu Chao), Cristina Garaizábal y Dolores Juliano publican “La prostitución a debate”. Estos son los datos de las subvenciones cobradas por Hetaira y concedidas por el Ministerio de Sanidad para prevención de SIDA/ITS: en 2009 recibieron 20.000€, en 2010 recibieron 25.000€, en 2011 recibieron 25.000, en 2014 recibieron 25.000€, en 2016 nuevamente 25.000€, y en 2017 recibieron 26.000€.

El listado de publicaciones es más largo, hay más datos económicos y datos médicos que hay que aportar, y sobre todo hay falacias argumentales que hay que desmontar y explicar a la opinión pública, pero por mi parte será contenido de otro artículo.

Artículo anteriorSiria ha celebrado elecciones legislativas
Artículo siguienteLa UE acuerda su plan de recuperación
Puri Liétor
Purificación Liétor González. Licenciada en Psicología, siendo su área de formación y actividad profesional la Psicología Sanitaria. Nació en 1968 y eso le permitió conocer de primera mano la militancia política en clandestinidad en la figura de su padre y en su carnet del PCE. Es la nieta mayor de dos abuelas analfabetas cuyos maridos sí sabían leer y escribir, es más, su abuelo paterno llego a ser Secretario General del PSOE durante la República en su pueblecito de Jaén. Pasó de feminista anónima a activista feminista cuando conoció la primera sentencia de La Manada de Pamplona de la Audiencia de Navarra, y pasó de votante a militante de Podemos cuando en su Municipio se quedaron a un puñado de votos para tener un concejal mientras que VOX conseguía dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.