Hagan sus apuestas

0

Hagan sus apuestas, señores. ¿Cuál será la próxima bajada de pantalones del flamante gobierno socialbolchevique? Si las casas de apuestas son listas, deberían dejar apostar a eso y dejarse de criquet y de partidos de segunda B de fútbol australiano, eso sí con un bono de bienvenida de tan solo cien euros, que hay que poner coto al juego.

El miniministerio de Garzón y sus amigos, más allá de su función de ETT para los lameojetes, sólo tenía una cosa que hacer: acabar con la lacra de las casas de apuestas. Nada más. Bueno, y sonreír en las fotos y recibir a fin de mes su paguita por los servicios prestados a eso que hace tres meses llamaban régimen del 78.

Pero a las primeras de cambio ya dijeron que no se podía, que como mucho ponérselo difícil. Limitar la publicidad, un registro voluntario de ludópatas y evaluar si de verdad es una lacra, porque igual que el director general del juego de Garzón sea el mismo que el del PSOE y el PP no nos daba una idea de lo que se venía. Un ministerio, sí, pero con supervisión que a los niños no hay que dejarlos jugar solos con piezas pequeñas que en seguida se las meten en la boca.

Hace ya unos meses, un camarada presentó una campaña contra las casas de apuestas a la dirección del PCM. La campaña quedó en un cajón metida y mi camarada expulsado, eso era lo que importaba el juego. Se ve que no han pisado las calles principales de los barrios obreros para cerciorarse de la cantidad de salas de juego que han aparecido en los últimos años o se ve que no había elecciones porque unos días antes de la campaña electoral se metieron en una casa de apuestas de Vallecas a hacerse unas fotos y todo eso.

Mientras Garzón y su panda se bajan, aún más, los pantalones, Marlaska va a hacer la valla de Melilla un 30% más de izquierdas, no se dice ni mu del caso de las menores prostituidas en Baleares, el despido sigue siendo libre y casi gratis (incluso estando enfermo), las calles siguen tan vacías como las sedes y al señor ministro cada día que pasa cerca de su maletín se le pone más y más cara de pesoero. El cambiazo.

La izquierda se ha empeñado en gobernar para todos, es decir para los ricos. No se puede tener contento a todo el mundo y creo que ya con Carmena y su Florentinitis tuvimos bastante, o no. El fútbol y las empresas de juego son muy poderosos, claro, pero si no se gobierna para quien sufre las consecuencias de la ludopatía, estás gobernando para el fútbol y las empresas del juego. Por más que lo maquilles.

Luego te llega el alcalde de Madrid y te quita los versos de Miguel Hernandez de la tapia de La Almudena y te indignas y dicen que no hace nada por la ciudad y si que lo hace, por su parte de la ciudad, la de los cerdos con un origen peor que el de los cerdos. Ideología, justo de lo que carece esta panda de niñatos.

Si no son capaces de derogar las reformas laborales, si no van a prohibir las casas de apuestas, si el despido va a seguir siendo libre, si no se fomenta la organización, ¿qué coño hacen ahí además de pillar y dejar sin oposición al PSOE? ¿Son conscientes de que las manifestaciones van a ir contra ellos? ¿Qué ahora sí que no nos representa ni dios?

Las cosas se cambian con organización y lucha, las instituciones sólo pueden ayudar, jugarlo todo a la baza institucional es cagarla. Y la cagan ellos, pero nos cagamos nosotros.

Al menos se les habrá pasado ya la gilipollez del proceso constituyente. De nacionalizaciones ni hablamos.

Y hasta aquí mi vacilada semanal, espero con ansia sus ensayos sobre el encaje del marxismo en tiempos de capitalismo tardío y hegemonía neoliberal. De pseudomenciones sabemos todos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.