Mamá, quiero ser ministro

0

Mi amigo y camarada Justi siempre decía que al PSOE nunca hay que darle por muerto. Esto lo decía cuando la cuadrilla de los gatetes y los que nos decían de todo menos bonitos estaban llamando al sorpasso. “No, no, nunca lo deis por muerto”.

No fue una temporada bonita con la organización completamente implosionada y con más enemigos dentro que fuera. Con la actual cúpula de dirigentuchos atacando todo lo hecho hasta el momento, el pacto andaluz, el no pacto extremeño, la transición, el régimen del 78 y sus putos muertos. De esto ya no merece la pena volver a hablar.

Ahora hay que hablar del nuevo gobierno y yo, no os voy a mentir, estoy muy decepcionado con que Garzón no vaya a ser ministro de cosas supermolonas de la muerte. Él, que había nacido para ministro, de esos honrados que siempre dicen la verdad y nunca atacan a la organización que les aupó a la popularidad, el incapaz de borrar tweets sobre Cuba por el qué dirán. Nos tendremos que conformar con consumo, otra gran decepción porque yo contaba con García Castaño para ese puesto.

Igual podríamos hablar de que lo legislable en ese ámbito, sea competencia de las autonomías, pero no le quitemos la ilusión al niño ni a todos los vividores a la caza de una subsecretaría. Está muy bien entrar en el gobierno, fijaos que ha sido tocar pelo y hasta Yolanda ha vuelto a ser de IU e incluso Enrique ha hablado bien del PCE que se dejó la sangre en calles y cárceles franquistas, lo que hace un buen sueldito amigos.

Un buen sueldito y un cargo, que no nos engañemos, esto iba de pillar desde el principio. Discursos izquierdistas para niñatos acríticos y con el síndrome del Che Guevara, desbrozar toda una organización para llevar una cartera de cuero ecológico con el nombre del ministerio sin muchas competencias que han creado para ti y que puedes enseñar a familiares y amigos.

En el gobierno van a manejar el cotarro Calviño y Marlaska, así que poca alegría que ya deberíamos estar empachados de ilusión, pero ahí seguimos. No se puede esperar más que alguna medida estética de esas que le gustan tanto al PSOE y nada de medidas estructurales que pudiesen ayudar a mitigar los efectos del capitalismo en el grueso de la clase trabajadora.

La crisis que se viene marcará el rumbo del gobierno, la política económica vendrá desde Alemania y lo de Siryza puede quedarse en una broma con esta gente tan íntegra y poco ególatra al mando. De nada sirve tocar pelo si no tienes una masa social critica apoyándote y dirigiendo a la dirigencia, el dirigente sólo es un representante. Con la organización completamente agotada, con los círculos de los otros sin voz ni voto, con los críticos fuera, con las carpetas de los institutos llenas de fotos de Garzón. Así, ¿qué se pretende?

El PSOE, tenía Justi razón como habitualmente, nunca muere. Ni hubo asalto a los cielos, ni sorpasso, ni hostias. Lo que ha habido es un desplazamiento brutal a la derecha tanto en el parlamento como en la calle. Con una legislatura tan polarizada como va a ser esta con VOX escupiendo fuego, que el PSOE se quedé sin oposición a su izquierda es una catástrofe para el movimiento obrero que solo beneficia al propio PSOE y, amigos, la policía no es tonta.

Si de verdad el PSOE cumple sólo con un 1% de lo que prometió Pedro, será una buena legislatura, pero yo es que me quedé en el “ZP no nos falles” y nos la metió hasta el hígado.

Y bueno sus señorías, espero que el asiento sea lo bastante cómodo para que os haya merecido la pena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.