Elogio a la Organización

0

«Si no existe organización, las ideas, después del primer impulso van perdiendo eficacia»

Cita clásica del joven revolucionario argentino asesinado por la CIA en Bolivia sobre algo que debería ser una verdad evidente para cualquier miembro de la clase trabajadora que aspire a vivir algo mejor de lo que vive hoy.

En estos tiempos líquidos de posmodernidad e identidades múltiples, la sociedad de consumo va ganándole paso y terreno a cualquier actividad humana de la que pueda obtener algún tipo de beneficio. Se organizan fiestas, cotillones, bodas, excursiones, escapadas de fin de semana, grupos para practicar algún deporte, conciertos, comidas y en general cualquier actividad donde se junten más de 5 personas es susceptible de que alguien se dedique profesionalmente a organizarla.

A la misma vez, la cultura de la política-espectáculo y la producción ideológica de la industria cultural de masas ha ido consolidado el aislamiento de los individuos y rompiendo los lazos comunitarios entre las personas a un nivel nunca antes conocido.

Reivindicar el derecho y la necesidad de estar organizados como clase y como comunidad se ha convertido en un acto casi subversivo o en una actitud underground cuando para la generación de nuestros padres y nuestros abuelos era algo natural y necesario.

Organizados se defiende mejor los derechos de los trabajadores, incluso si se llega a cierto nivel se pueden producir grandes cambios revolucionarios. Organizados se lucha mejor, claro, pero también se vive de otro manera. Organizados se podía tener un circuito musical semigratuito en la Sevilla de los 80 donde ir de concierto en concierto si que te costase un pavo y sin tener que estar pendiente de lo que programa tal o cual sala, organizado se monta un equipo de fútbol para que los chavales del barrio puedan hacer deporte sin tener que dejarse sus padres 100 pavos todos los meses, organizados se consigue que por tu barrio de currelas pase el autobús o metro, asfalten la calle o pase el de la basura, organizados se le bajan los humos a ese profesor carca que se cree que el aula es suya, organizados puedes ir a ver a tu equipo de fútbol favorito cada domingo sin que la cartera lo note mas de lo necesario…

Organizarse es una necesidad que vas allá de hacer viral cualquier cosa en las redes sociales. Organizarse es justamente lo contrario a ser un influencer en las redes sociales, es la apuesta por crear algo colectivo que influya en la vida real de las personas de forma continuada. Organizarse es lo contrario a votar en unas primarias por vía telemática y lo diametralmente opuesto a la lista de servicios con descuento que mandan los burócratas de Comisiones en estas fechas tan señaladas.

Organizarse, hoy, debería ser como respirar, para evitar que la posmodernidad nos ahogue. Sin embargo, las dinámicas de las organizaciones populares y de quienes las dirigen es justamente la inversa. Es la de destruir lo colectivo para primar lo individual, es arrastrar ideas, siglas y personas en pos de un espacio respetable en el mercado posmoderno de identidades, servicios y elecciones. Es apaciguar a la gente para ser dirigente. Es premiar la mediocridad que te hace a ti destacar. Es mandar a la gente aburrida a su casa. Es organizar manifestaciones a las 12:00 de la mañana un día laborable. Es tirar el trabajo colectivo para no molestar al dirigente inepto del nivel superior al tuyo. Es conciliar, en lugar de confrontar. Es cabalgar contradicciones en lugar de resolverlas. Es ser el sistema, en lugar de combatirlo. Es decir una cosa y hacer otra. Es soplar y sorber.

Y si eso no lo hacen las organizaciones obreras y populares lo harán otros. Ya le han regalado la soberanía y la confrontación con la UE a la extrema derecha neoliberal, la próxima crisis vendrá y ya veremos quién organiza la respuesta.

Ustedes verán qué hacen. Deberían pelar y darle la vuelta al calcentín. Mandar a los Errejones, Garzones e Iglesias al basurero de la historia. Igual muchos de los que se han ido a su casa vuelven, y otros se suman.

A ustedes les toca, yo, 20 años después, me voy a mi casa. A ser puta base, que se decía antes. Demuestren que Sí Se Puede. Aquí estamos esperando la orden.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.