El coronavirus y las tareas escolares

22

Estamos confinados y confinadas en casa. La actividad lectiva se ha suspendido en toda España. Estamos en una situación excepcional y fíjense si es excepcional que ahora la educación parece importarle a todo el mundo. Hasta ahora no había sido un tema tan importante, dada la poca atención que recibe la Educación en los presupuestos o la poca seriedad con la que nos tomamos las leyes educativas, que duran menos que un caramelo en la puerta de un colegio. Sin embargo, ahora, con la que está cayendo y con la que estamos pasando, todas las autoridades educativas no han tardado en hacer declaraciones respecto a que el progreso académico de los niños y niñas no se vería interrumpido.

Han dicho eso y también que las y los docentes no estamos de vacaciones. (Las declaraciones del señor Page, mi jefe, son tan penosas que no merece la pena comentarlas más). Menos mal que me lo han dicho, porque en vacaciones yo acostumbro a enclaustrarme en casa, por supuesto. El caso es que la presión sobre el gremio docente es nuevamente máxima. Con la ya fama que nos adjudican y las declaraciones de los consejeros y consejeras de educación llegamos a esta situación insólita que consiste en querer pretender que la ausencia de los y las docentes no se note. Porque sí, repito, la urgencia mayor de este país parece ser esa, que el alumnado de primaria y secundaria no “pierda” tres semanas de clase porque eso significaría el colapso del mundo.

Claro, ante tanta presión, mi gremio responde raudo y veloz enviando vía email, papas (o la plataforma educativa de cada región -si no se ha colapsado-), whatsapp o palomas mensajeras decenas de actividades que su alumnado ha de realizar durante estos días. Por supuesto, no podemos consentir que el mundo piense que somos unos vagos y unas vagas, hemos de demostrar que estamos trabajando.

Nuevamente, como siempre, las crisis vuelven a repercutir con más crudeza en el eslabón más débil de la cadena y en el tema que tratamos, el eslabón más débil es el alumnado. Parece mentira, pero ninguna de las instrucciones que las consejerías han elaborado para esta situación excepcional, instrucciones que hablan de burocracia y de curarse en salud para demostrar que no estamos de vacaciones, no aparece algo tan de sentido común como lo que yo el otro día escribía en mi Facebook y que transcribo aquí:

Compañeras y compañeros docentes, planifiquen y ordenen tarea de acuerdo a las sesiones que se pierdan, no como si estuviéramos preparando a opositores y opositoras de notarías. Además, deberíamos incidir en reforzar los conocimientos ya estudiados y no avanzar en conocimientos nuevos, por varias razones:

  1. Nuestro trabajo en el aula es insustituible, por lo que es difícil que se puedan avanzar contenidos no vistos en clase.
  2. No todo el mundo dispone de una familia que pueda suplir la ausencia del docente y una crisis de este tipo no debería servir para ahondar las diferencias que bastante marcan ya.
  3. Es una oportunidad de oro para reforzar y trabajar la lectura, la comprensión lectora, la ampliación de vocabulario, la capacidad de reflexión y análisis sobre la sociedad actual… Aprovechemos para aconsejar lecturas, películas, documentales o actividades que puedan compartirse en familia. Fomentaremos las relaciones familiares y las familias podrán ver que sus hijas e hijos están en buenas manos. Aparte de que el alumnado podrá experimentar formas de ocio aconsejables y que amplían nuestra formación como personas.

Lo digo en mi doble vertiente de madre y docente. Ayudemos a que las familias vivan con tranquilidad esta situación excepcional y a que nuestras familias también lo hagan.

No sé si soy excesivamente empática o si el resto del mundo ha perdido cualquier capacidad para imaginarse en el lugar del vecino, pero no poder salir de casa con menores en ella ya es una experiencia vital difícil de solventar. Pero no, no basta con ingeniárselas para tranquilizar a la prole ante esta situación tan compleja, además hay que estar preocupándose de las tablas de multiplicar, la tabla periódica o la diferencia entre el mito y el logos.

Sumen a todo eso que muchas familias viven en casas pequeñas. Imagínense 15 días encerrados o encerradas en una casa de 50 metros cuadrados, dos menores de 7 y 10 años, que ustedes teletrabajan o incluso tienen que ir a trabajar, por lo que han tenido que “engañar” a un primo lejano para que se haga cargo de los menores por la mañana. Imaginen que los menores y las menores necesitan salir, cambiar de aires y encima están asustados y asustadas porque perciben que algo no anda bien.

Tengo la gran fortuna de vivir en un pueblo, por lo que pude adquirir una casa grande y con patio. Mi hijo cursa 6º de primaria y mi hija 3º de la ESO. Vivimos en la misma casa dos profesoras de filosofía y mis hijos tienen, marcando un número de teléfono, a un profesor de economía y una profesora de biología a su disposición. Es evidente que no todo el mundo tiene esa suerte por lo que mal docente sería si convirtiera mi caso extraordinario en la norma. Pues bien, a pesar de todo, mi primera mañana de “vacaciones” ha sido absolutamente crítica entre atender las tareas auxiliares como madre y mis tareas como docente. Nos quedan muchos días así, espero que entre la calma y la cordura a todas las personas implicadas en esto de educar: autoridades, docentes, familias y alumnado.

No es ningún drama que el alumnado de este país tenga que “perder” tres semanas de clase y con ello no se puede avanzar en esos conocimientos. Contarán con toda una vida por delante para solventar esta “carencia”. Cientos de trabajadores y trabajadoras autónomas han tenido que cerrar su negocio, mucha gente perderá su empleo y otros muchísimos tendrán que seguir exponiéndose al contagio para ir a trabajar, porque se sigue priorizando la economía al cuidado de las personas en este mundo en el que vivimos. Todo esto sí es dramático y también lo es las vidas humanas que perdemos en esta crisis sanitaria.

Así que, por favor, autoridades educativas, compañeros y compañeras docentes, familias y alumnado, calma todo el mundo que todo tiene solución, menos lo que estamos intentando frenar en un número desorbitado. Intentemos hacer lo más llevadero este encierro para todas y todos y practiquemos, por favor, la humanidad y la empatía: que se note que hay humanos y humanas detrás de toda esa burocracia que hemos dejado que nos entierre.

22 Comentarios

  1. ¿Y el tiempo perdido al inicio de un curso nuevo mientras faltan maestros/profes o cuando no se cubren las bajas? Ahí no pasa nada…

    • Claro que pasa. ¿Te lo cuento? Toda la plantilla docente tiene que pagar esa ‘picardía’ de la Administración, teniendo que sustituir a ese profe que falta. Muchas veces en áreas que no son tu especialidad. Dinerito que la Consejería se ahorra 🙂

  2. Tienes mucha razón.
    Muchos de nosotros somos madres o padres, ponemos nuestro ordenador, nuestra línea, estamos todo el día, repito todo el día en coordinaciones con los compañeros.
    La única muestra de la administración que rellenemos un anexo en el que te comprometes a qué trabajas desde casa y estás a disposición.
    Qué majos

  3. De verdad es necesario tanta diferencia entre sexos para hablar de niños, deberes, teletrabajo y coronavirus ? Las menores y los menores, te quedo perfecto.

    • El artículo es bueno pero el lenguaje inclusivo los destroza. Si apuesta por la abolición del género ¿porqué lo distingue en los casos que el español no lo hace?

    • Increíble realmente. Se está muriendo en tu cara todo el mundo. Se vino abajo varios pilares de la sociedad tal y como la conocíamos. Y a ti te molesta una puta letra de un lenguaje inclusivo. Jooooder!!! Que putas prioridad tienes eh!!!

  4. Soy docente y creo que se puede minimizar mucho el daño si tratamos de buscar procedimientos ordenados, pautados y sin celeridad, incluso desde casa, para que el alumno siga formándose.
    Se pueden impartir contenidos nuevos, y reforzar vistos, con la buena voluntad de todas las partes (la que más debe empujar es la del profesor), y con las muchas herramientas con las que contamos.
    Además, en estos días de encierro, es importante tener la cabeza ocupada, sin saturar, pero un tiempo diario a la educación es fundamental.
    Vago ejemplo nos marca este artículo.

    • Yo estoy de acuerdo contigo, y luego queremos con este artículo pensar que los profesores curran????
      Todos estamos poniendo mucho esfuerzo por nuestra parte y viene una persona cuya vida está dedicada a la motivación infantil y juvenil y no es capaz de transmitir que el esfuerzo en estos días es necesario por parte de todos????.
      No sé, a veces parece mejor vivir en una ciudad con gente motivada y que hace lo que puede que con el tedio y la apatía de otros sitios.

    • Currar curramos.
      Lo cual no quita que nos re planteemos de qué manera lo estamos haciendo y eso siempre está bien
      Cada día me llegan montones de correos de padres agobiados, ya no solo por el temita del bicho, el encierro y tener a los hijos en casa intentando comprender y asumir esta situación y gestionando sus miedos, sino que súmale tema tareas.
      Este tema les genera mucha ansiedad ya de por sí a lo largo del curso. Aprobar y pasar de curso PESE A TODO. Parece una carrera de obstaculos y no nos damos cuenta habitualmente , profes, padres y todos, …que el sistema OLVIDA, que todos somos personas y muchas veces anulamos al SER, en pos de una meta absurda e irreal q no existe ya, una posición y trabajo el día de mañana.
      Entiendo el artículo y lo secundo.
      Debemos replantearnos y es un buen .momento para ello ahora que podemos desde casa, aprovechar para TRABAJAR, pero de otro modo.
      Extrayendo y no insertando. Sacar de dentro suyo, de su verdadera esencia lo que ya traen, lo que todos traemos, en vez de mandar y meter más tareas, nuevos conceptos que los padres, como muchos de ellos mismos me dicen no pueden o no saben.
      Algunos ya planteamos otras series de dinámicas y actividades más originales y creativas que debido al día a día y el corre que te corre que se da en los colegios, no se pueden hacer.
      Pero currar, seguimos currando.y desde aquí mi apoyo a todos los que trabajan para procurar salud y abastecimiento etc…

      • Soy madre de una niña de 12 años cursando primero de la ESO, trabajo en un hospital que ya podéis imaginar como esta la situación, llego a casa y hay que resolver demasiados problemas , la página no va, mamá me dieron orden de llevar al colegio todas estas tareas por que la tutora se iba del colegio y ahora me entero que lo tengo que enviar x correo electrónico con lagrimas en los ojos me dice que lo envía pero que le da error y ya llega un día tarde para la entrega de trabajo que si no lo hace en la hora que tiene biología que no la van a evaluar……tanta tensión en el trabajo y en casa no son compatibles . Mis posibilidades con la informática son pocas, esta muy bien cuando sabes y funciona pero cuando no sabes y encima no funciona bien hay que echar muchas horas….consecuencias:
        Niña estresada, padres estresados, esto es un caso excepcional, y no podemos pretender que un ordenador sustituya a docente.
        Mi opinión es que deberían fomentar lo que se esta diciendo en fijar conceptos y no en avanzar son niños y tienen miedo necesitan que se les dé seguridad, pero con tanto nerviosismo incertidumbre por todos lados estamos fomentando el pánico en todos los sentidos……la educación es muy importante pero también fijar conceptos y valores familiares .
        Imagínense llegar a casa y no poder tener ningún contacto físico por que no sabes si tienes covid 19, esta muriendo personas totalmente solas aisladas no se pueden despedir de sus seres queridos.
        Reflexionemos vale la pena perder un curso, que se puede repetir no pasa nada, no va a suponer ningún trauma si todos los niños están en el mismo nivel, lo importante es darles confianza, seguridad, en estos momentos tan difíciles para todos, necesitan abrazos que en mi caso por lo menos no se los puedo dar por su seguridad tenemos que mantener las distancias comer y cenar sola….vamos que no estoy aislada pero si sin el apoyo de tus seres queridos y el único contacto con el exterior es ir a trabajar en malas condiciones xq no hay recursos para que esta sanidad que tanto dicen que es la mejor del mundo resulta que no nos cuidan .
        Vamos a cuidarnos más y a educar en valores familiares ahora que estamosntodos en casa, que parece que lanunica ilusión que tiene es salis aplaudir a las 20:00 h. Xq se emociona que esten todas las personas unidas por salir de esta crisis, en ese momento es cuando la miras y te dices a ti misma que va ser buena persona que puede que no sea en el futuro una licenciada o diplomada en alguna carrera, pero lo que si veo es un ser humano con valores respeto sentimiento, empatía y preocupación por los demás que todos los días me pregunta mamá que tal hoy por eo hospital están mejor ya los pacientes…de verdad pensemos en todo lo que esta pasando.
        Mucho ánimo y fuerza para superar todo esto.
        Y de verdad no pasa nada xq no pasen a un curso superior pensemos en positivo, esto les va enseñar muchas cosas y importante que afiancen conceptos , que lean mucho y que tengan tiempo de jugar con nosotros para hacer estos momentos tan duros más llevaderos.muchas gracias .
        Un saludo.

        • Mucho ánimo en tu trabajo. Encontrarás muchos profesores aquí preocupados por su imagen como profesionales.. Olvidalo y a la tutora de biología de tu hija la daba yo necesidad de asistencia sanitaria que tú provees para que ese día establezca prioridades y dicte ultimatums. Mucho apoyo.

    • ¿Que el artículo es vago? A ver, explíqueme cómo se avanza en asignaturas como matemáticas, física, química, idiomas… No, haremos lo que podamos, pero milagros ahora, no. Vamos a ser realistas y no salgáis ahora a decir que las clases virtuales pueden equipararse a las presenciales. Por favor, vamos a pensar con la cabeza… Y yo también soy docente y familiarizado con plataformas online, trabajo con emails, enlaces a vídeos y demás herramientas que jamás podrán suplir la presencia de alumnos y profesores en clase.

    • Totalmente de acuerdo. Creo que nuestra labor como docente es muy importante, gracias a la tecnología, podemos comunicarnos con nuestros alumnos con todas las herramientas que existen en la red. De hecho, creo que a veces son mejores esas herramientas que muchos docentes.

  5. Muy buen artículo, aunque difiero contigo en cuanto a no impartir nuevos contenidos. De puede hacer, pero evidentemente hay que ir más despacio que en clase. El trabajo se puede repartir en un 80% refuerzo y un 20% nuevo contenido.

  6. Maravillosa reflexión. Pero aún hay un tema que todos y todas olvidamos. Qué pasa con todos y todas aquellos y aquellas alumnos y alumnos que no disponen de la tecnología para seguir profundizando o reforzando. Nos olvidamos de ellos. Ni siquiera tienen móviles o un simple ordenador. Malamente tienen para una o dos comidas al día y además a todo esto se une que en esa mini vivienda, igual con una sola ventana hacia el exterior, que viven padres, tres, cuatro hermanos/as abuelos, ….
    Bueno ahí lo dejo. Solo es que no he oído nada de ellos en estos días de coronavirusconfinamiento.

  7. A mi me ha venido muy bien que pongan tareas diarias a mi hijo, y envíen soluciones al día siguiente. Eso le mantiene relativamente ocupado y le da cierta autonomía que antes parecía no tener. Yo le reenvío las tareas que recibo a su correo él se encarga de leer lo que hay y hacerlo. Él tiene 10 años.

  8. Maravillosa reflexión, en mi instituto ya hemos abierto un debate sobre el tema. Ha sido todo muy precipitado ,nos enfocamos en 15 días y en ocasiones hemos saturado a los alumnos y la familias. También los padres tienen que entender que los primeros afectados por esta auto exigencia hemos sido los profesores que corregimos 115 ejercicios que nos envían diariamente 120 alumnos y tampoco nos da la vida para más. Preparar para el día siguiente y corregir. Muchas gracias.

    • Los primeros no por favor porque a la vez que os daban la.noticia de que se quedaban en casa nos la dieron a los padres y las dudas llegaron a las casas al mismo tiempo. mientras tanto unos teletrabajan abusivamente, los que no telerabajan no están en casa y los.niños si y muchos de los que están en casa como en mi caso es porque tienen un ERTE y están preocupados por su puesto de trabajo y el futuro a la vez que me preocupo del futuro y mis tres hijos en distintas edades escolares pero ninguna de ellas en infantil dónde pueden estar haciendo dibujitos de letras. Estoy agobiadísima por el tema de los deberes llegan por todos lados por los email por los blog cada vez que te dan la vuelta han colgado 17 cosas de los tres cursos he intentado hacer esquemas solo de los deberes que hay que hacer porque hasta ellos se pierden y están acojonados con que les falte algo de lo que les han mandado y pone debajo «esto es para que me lo envíes por correo mañana con fotos de comomlo has hecho» todos los emails que recibimos del colegio son de debéis entender y debéis comprender pero de verdad que estamos deseando que haya una comprensión de vuelta.no sé el caso de los demás pero este es el mío en un instituto y un colegio públicos en Madrid. Es un desfase yo estoy muy harta de ponerme en el lugar del otro ya.

  9. Yo he sido docente de instituto 3 años. Soy funcionario, me han mandado a casa con teletrabajo.
    Tengo 2 hijas, las dos con TDAH.
    La mayor en 2° de Bachillerato de Arte y la pequeña en 1° de la ESO.
    Ayer mi hija mayor, después de 15 horas seguía haciendo tareas llorando (paró una hora para comer).
    La pequeña (12 años) estuvo 9 horas porque dije ¡BASTA!.
    Escribo desde Zaragoza.
    Y estoy totalmente de acuerdo con el artículo.
    Me entristece leer comentarios de ¿docentes? que lo ven como un ataque o que no lo comparten… Realmente ese es el problema. Si con una exposición tan clara y coherente se refugian en corporativismo mal entendido y en otras cuestiones mal vamos.
    Vivimos una situación excepcional, es de agradecer el trabajo que se está haciendo pero es necesario algo más de mesura y cordura. A
    Y sobre todo EMPATÍA, mucha empatía.
    Yo, antes de leer éste artículo ya había escrito al tutor, al director, a un diputado, a FAPAR, a la prensa, en Instagram…
    Señores el problema existe y es grave x puesto que vivimos momentos graves y serios.
    Cordura, sensibilidad y empatía. ¿Tan difícil es?
    Y qué nadie se refugie en la idea de que «me critican por no conocer todo lo que me esfuerzo por mis alumnos» no es una crítica es una realidad fruto del problema que todos vivimos.
    Gracias por el artículo!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here