Protestas del sector del automóvil ante el Ministerio de Industria

0

Ayer, lunes 22 tuvo lugar en las puertas del Ministerio de Industria una manifestación de los trabajadores del sector del automóvil para exigir soluciones al Gobierno por la crisis de los microchips, es decir sobre la escasez de semiconductores que está afectando gravemente a esta industria, reduciendo de manera drástica la fabricación de vehículos y que según señalan los sindicatos, ha supuesto la pérdida de más de 15.000 puestos de trabajo desde principios de este verano.

Según explican desde CCOO, la movilización ha conseguido que, en breve, sindicatos, patronal y ministerio se sienten a analizar lo que está ocurriendo en un sector del que comen tres millones de trabajadores y trabajadoras y que aporta el 10% del PIB. Para el sindicato «es urgente abordar los estragos que la crisis de los semiconductores, el aprovisionamiento de materias primas, los problemas logísticos y la electrificación de la movilidad están provocado en el auto». 

Según ha explicado la secretaria general de CCOO de Industria, Garbiñe Espejo «el sindicato lleva meses diciendo que de poco iba a servir el PERTE que en junio presentó la Moncloa para electrificar y descarbonizar la cadena de la movilidad, si no se contaba con la participación de los sindicatos».

«Las y los trabajadores sufren ya las consecuencias de un PERTE que se gestó sin perspectiva social» ha denunciado.

Del mismo modo, la secretaria también ha recordado que las y los trabajadores sin contrato fijo fueron los primeros en sufrir las consecuencias de la tormenta perfecta que se ha generado en el sector al caer la producción. «Más allá del PERTE, el sector necesitaba, a corto y a medio plazo, medidas para revertir la situación».

En sus declaraciones, Espejo ha recordado de igual manera la presencia en la concentración de los trabajadores y las trabajadoras de Pilkington, empresa de componentes de auto de Sagunto (Valencia) que vive amenazada por la deslocalización. 

Por último, la sindicalista también ha señalado el cierre de MAHLE, otra empresa del sector que, ante la profunda transformación que vive la industria del auto, amenaza con cerrar la planta de Vilanova (Barcelona) y dejar en la calle a cerca de cuatrocientas personas. Garbiñe Espejo exige medidas como los ERTES, que se pusieron en marcha durante la crisis sanitaria del COVID, para evitar la pérdida de empleo en la cadena de movilidad. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.