COP26. El zorro en el gallinero

0

Imponente presencia de cientos de lobistas de combustibles fósiles inunda las conversaciones climáticas de la COP26 en Glasgow.

Al menos 503 lobistas de combustibles fósiles, afiliados a algunos de los gigantes del gas y el petróleo más contaminantes del mundo, han obtenido acceso a la COP26, inundando la conferencia de Glasgow con su influencia empresarial transnacional.

El análisis de datos de la lista provisional de asistentes nombrados de la ONU por las entidades Corporate Accountability, Corporate Europe Observatory, Glasgow Calls Out Polluters y Global Witness, revela la escala a la que los actores corporativos con interés en la quema continua de combustibles fósiles han disfrutado de acceso a las charlas críticas. Los investigadores contaron el número de personas directamente afiliadas con corporaciones de combustibles fósiles, incluidas empresas como Shell, Gazprom y BP, o que asistieron como miembros de delegaciones que actúan en nombre de la industria de los combustibles fósiles.

El estudio señala:

  • Más de 100 empresas de combustibles fósiles están representadas en la COP26 con 30 asociaciones comerciales y organizaciones de miembros también presentes.
  • Si el lobby de los combustibles fósiles fuera una delegación de país en la COP, sería el más grande con 503 delegados, dos docenas más que la delegación de país más grande.
  • Los lobistas de los combustibles fósiles doblan en número la circunscripción indígena oficial de la CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático).
  • El lobby de combustibles fósiles en la COP es más grande que el total combinado de las ocho delegaciones de los países más afectados por el cambio climático en las últimas dos décadas: Puerto Rico, Myanmar, Haití, Filipinas, Mozambique, Bahamas, Bangladesh, Pakistán.
  • 27 delegaciones oficiales de países registraron lobistas de combustibles fósiles, incluidos Canadá, Rusia y Brasil.

Murray Worthy Global Witness, denunció que:

Dado que el mundo se está quedando rápidamente sin tiempo para evitar un desastre climático, esta COP debe ser absolutamente un éxito. El caso de una acción global significativa no debe ser desviado por un festival de contaminadores y sus portavoces, que no tienen ningún interés en ver los cambios que necesitamos para proteger a las personas y al planeta”.

La presencia de cientos de personas a las que se les paga para impulsar los intereses tóxicos de las empresas contaminantes de combustibles fósiles sólo aumentará el escepticismo de los activistas climáticos que ven estas conversaciones como una prueba más de la vacilación y el retraso de los líderes mundiales. La escala del desafío que tenemos por delante significa que no hay tiempo para que nos desvíe el «greenwashing» (lavado de cara verde) o las promesas corporativas sin sentido» añadió.

Pascoe Sabido, investigadora del Observatorio Corporate Europe declaró:

La COP26 se vende como el lugar para aumentar la ambición, pero está plagada de lobistas de combustibles fósiles cuya única ambición es mantenerse en el negocio.»

A raíz de la investigación, Ingrid Parramon, directora de BP y David Hone, asesor jefe de cambio climático de Shell International que iban a participar como panelistas en el Pabellón de la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones, dentro de la COP26 Blue Zone declinaron su presencia.

La filtración del primer borrador de la declaración final de la COP26. apenas 850 palabras agrupadas por temas, no incluye ningún compromiso en firme hacia la eliminación gradual de los combustibles fósiles. Tanto las ONG climáticas como los expertos que siguen las negociaciones de estos días en Glasgow ya han advertido de que es un texto «demasiado débil» en el compromiso.

Greenpeace denuncia que:

«Los activistas estamos muy preocupados porque, normalmente, el primer borrador de un texto de la COP es relativamente ambicioso y se va debilitando a lo largo de la segunda semana. Que el primer borrador sea tan débil no presagia nada bueno».

El principal cuestionamiento es que el documento no incluye ninguna mención de la necesidad de eliminar los combustibles fósiles, a pesar de que el informe de la propia Agencia Internacional de la Energía publicado poco antes de la cumbre reclamaba que de la COP26 salga un compromiso firme en este sentido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.