Gobierno español reitera su apoyo al Maidán bielorruso

0

La ministra española de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, recibió ayer martes a la líder opositora bielorrusa, Svetlana Tijanovskaya, quien se encuentra realizando una nueva gira propagandística de la campaña de desestabilización del gobierno de Minsk. Tras entrevistarse con Emmanuel Macron o Angela Merkel y recibir una distinción en Bruselas (el premio Sájarov, reconocimiento otorgado a supuestos defensores de la libertad de conciencia y que en sus más recientes ediciones fue entregado a la oposición venezolana y críticos de los gobiernos ruso o chino), tocaba el turno al Gobierno de España.

Tijanovskaya pidió al ejecutivo de nuestro país un endurecimiento de las sanciones y que se aumente el número de personas penalizadas por los supuestos abusos cometidos en Bielorrusia después de las protestas patrocinadas por la propia UE y Estados Unidos, quienes no reconocieron el resultado de las pasadas elecciones de agosto.

Por su parte la ministra González Laya reiteró el apoyo del Gobierno a las sanciones «quirúrgicas» impuestas e incluso manifestó el deseo de su ejecutivo sobre «no sólo castigar sino conseguir un cambio», en referencia al mandato de Lukashenko refrendado en las últimas elecciones. Pedro Sánchez, aún confinado y a través de llamada telefónica, asimismo ha transmitido a la opositora la «posición firme» de apoyo a las sanciones contra Bielorrusia, incluidas las nuevas sanciones económicas.

Es llamativo que en esta reunión Tijanovskaya valorara el papel de España como modelo de proceso de cambio por su experiencia en la Transición, mientras en nuestro país en estos días se cuestionan los indultos a los presos del procés o se mantiene el misterio sobre el paradero del rey emérito y sus escándalos relacionados con paraísos fiscales.

Esta gira europea de propaganda, encuadrada en la campaña contra Bielorrusia, procede de la evidente inconveniencia que supone el gobierno de Lukashenko, a quien abiertamente la UE califica de «régimen», y a su vez se engloba dentro de los sistemáticos procedimientos de desestabilización de aquellos gobiernos que no sean colaboradores con Estados Unidos. En el caso de Bielorrusia, la persecución de la UE y de Washington proviene de que el país mantiene parte de las conquistas sociales del bloque socialista, como la sanidad y la educación, así como la propiedad pública de la mayor parte de las empresas del país, cuestiones que chocan con los intereses neoliberales de las fuerzas económicas que sostienen este tipo de operaciones y con los intereses imperialistas de EEUU, ya conocidos en versiones anteriores como la sucedida en Ucrania y otras antiguas repúblicas soviéticas.

Queda evidenciado o visibilizado nuevamente nuestro rol de sirvientes de los intereses del bloque alineado con los intereses de Estados Unidos, en el que España es parte sumisa y dispuesta a responder cuando sea solicitada, como ya ha ocurrido en el caso de otros gobiernos legítimos que no aceptan ser avasallados por intereses imperialistas, caso de Venezuela, cuyo homólogo de Tijanovskaya, el autoproclamado Juan Guaidó, fue igualmente recibido por la ministra Laya a principios de este año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.