Semana trágica

0

Esta semana hemos vivido actos que a cualquier sociedad le debería producir repugnancia.

La clase política y en este caso el govern de la Generalitat, han protagonizado uno de los momentos más lamentables de su historia.

Sí, son los autónomos y autónomas de este estado, los que se levantan bien temprano para subir las persianas de sus negocios, para arrancar sus vehículos de trabajo o encender sus ordenadores.

Sí, son ellos y ellas, muchos de los cuales no pueden abrir esas persianas debido a la nefasta gestión de todas de todas las administraciones da igual su color en esta pandemia.

Autónomos, esos seres que si no trabajan no cobran. Esos seres que si no trabajan, siguen estando obligados a pagar.

Autónomos con la persiana bajada o trabajando a un 20%, pero pagando un 100%, los alquileres, la luz, el agua, el combustible y por supuesto los impuestos no cesan, pero su actividad sí lo hace.

Este colectivo, el gran olvidado por los diferentes gobiernos a lo largo de la historia.

Uno de los colectivos que de forma más severa, siempre sufre las consecuencias de las crisis.

Pues bien, ante este panorama histórico, el govern de la Generalitat se ha superado a sí mismo. Esta semana, los autónomos de Cataluña han sido tratados como ganado, humillados y vejados por quienes tienen que trabajar para el bienestar de las personas.

Ante el sufrimiento de miles de familias autónomas, la administración catalana decidió tirar migajas de pan para que entre ellos se mataran por conseguir una ayuda de 2000 euros.

Aunque dicen que fueron 10.000 afortunados y afortunadas los que han logrado conseguir esta limosna tirada desde la administración catalana, realmente han sido 500.000 los humillados por los consellers y todo el govern.

En el peor momento que estamos viviendo toda la sociedad, los sectores más vulnerables son los más damnificados por la pandemia y por las administraciones.

Personas que no cobran la prestación de desempleo o ERTEs desde agosto, 5 meses para pedir cita previa en el SEPE o migajas de ayudas para autónomos y todo esto mientras tanto la clase política manteniendo sus privilegios.

Han pasado años, incluso siglos pero la nobleza sigue dando limosnas a la plebe. 

Señores Consellers de la Generalitat ante este acto de injusticia humana faltándole el respeto y agudizando en la humillación de las personas autónomas de Cataluña, si les queda un poco de dignidad dimitan.

El conseller de políticas digitales, el SR. Jordi Puigneró antes de la NASA catalana, haga que una web de ayudas funcione y no se ría de las miserias que están viviendo sus conciudadanos en Cataluña y sino sirve, plegue.

Sr. Conseller de Trabajo, Chakir el Homrani, vista su negligencia ante esta situación y otras que hemos vivido en Cataluña relacionadas con su consellería, váyase, pero márchese lo antes posible, porque dignidad después de lo que ha hecho con la gestión de las residencias y ahora con la humillación de las ayudas a los autónomos ya no le debe quedar nada.

La esperanza y la luz que nos queda es que la revuelta de los autónomos y autónomas no quede en agua de borrajas, sino que sea el principio de un lucha por una vida digna de un colectivo maltratado sistemáticamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.