La Unión Europea. Un Elefante en la habitación para la Izquierda

0

Con la resaca electoral de la derrota laborista en Reino Unido y el anuncio de una «intervención light» por parte del ejecutivo social liberal de Pedro Sánchez al gobierno trifachito de Andalucía, amanecemos esta semana vísperas de las fiestas navideñas. No por previsibles dejan de ser curiosas ambas noticias.

El Reino Unido y especialmente Inglaterra son la cuna de cuatro de las cosas que más edifican a la clase obrera, el fútbol, la música pop (en sentido amplio), las Pale Ale y los Trade Unions. Cada una de ellas, con el devenir del tiempo y bajo la influencia del capitalismo han ido perdiendo su esencia originaria para transformarse en otra cosa. El fútbol en un negocio multimillonario, donde podemos ver partidos desesperantes donde un equipo monopoliza la posesión y realizar 68 centros al área sin tirar una sola vez a puerta. La cerveza va a terminar siendo una afición más propia de pijos y sumelliers que de aguerridos miembros de la clase obrera. Y de la música ni hablemos, porque eso ya no tiene solución.

En cuanto al sindicalismo, en poco tiempo dio a luz a una forma peculiar de socialdemocracia británica, el Laborismo, vergonzosamente monárquica, conciliadora, chovinista y amiga de casi cualquier aventura imperialista de la burguesía inglesa. A pesar del poderoso movimiento obrero y sindical, capaz de sostener huelgas interminables y ganarle pulsos a gobiernos y oligarcas, lo más parecido a su expresión política fue siempre débil en lo ideológico y poco ambiciosa en lo político-programático, llegando casi a mimetizarse con los conservadores durante el final del pasado siglo, con presidentes guerreristas y neoliberales como Tony Blair o Gordon Brown.

A pesar de todo ello, los Laboristas han sido la principal expresión política de la clase obrera en las islas y desde las movilizaciones contra la crisis del capitalismo en la pasada década han tenido un referente digno en la figura de Jeremy Corbyn, representante de la vieja guardia socialdemócrata frente a la Tercera Via neoliberal de Blair, Brown o Miliband. Corbyn ha centrado el eje de su propuesta y su actividad política en torno a la defensa del extinto estado del bienestar, o sea, a la defensa de los servicios públicos, la mayor parte de ellos privatizados y la reforma fiscal que pueda financiarlos, donde los ricos paguen más y los pobres menos.

La ostia electoral ha sido considerable y es que por el camino había un elefante en la habitación de quién nadie quiere hablar. La UE y el Brexit estaban ahí. Si los británicos han asociado Unión Europea con desindustrialización, bajada de salarios, privatizaciones, desempleo, precariedad y migraciones que modulan aún mas a la baja los salarios, ¿cómo iban a votar a un candidato que se ponía de perfil ante la cuestión de la UE?, ¿cómo iba a realizar todas las reformas que prometía, si son incompatibles con los tratados de la Unión?, ¿qué credibilidad le queda al Partido Laborista campeón de las traiciones y la mentiras a los currelas? ¿se puedan tapar las incoherencias con dosis extra de política de las identidades y cuarto de kilo de Green New Deal?

En España, mientras tanto, el gobierno que apoyan los anti-austeridad va a aplicarle a rajatabla al PP-Cs-Vox los protocolos que han diseñado en Bruselas y que Rajoy ha adaptado a España. Sin rubor alguno. No hay alternativa, sino alternancia. Importa poco la impostura del cambio de roles, que en cuestión de meses unos pasaran de quejarse a ejecutar los recortes y los otros de ejecutarlos a quejarse. Politiquería pura.

Anticapitalistas y Podemitas, primero contra la UE, luego contra la «austeridad» y ahora a lo que diga la UE y el PSOE

Y ante eso, ¿dónde esta la Izquierda en España? Haciéndole el caldo gordo a los recordadores de rostro humano unos (que las hipotecas de sus señorías no se pagan solas), y organizando congresos irrelevantes del Partido de la Izquierda Europea (PIE) los otros. Hay un elefante en la habitación del que no quieren hablar.

Frente al elefante de la UE, aquí lo tenemos claro, cualquier iniciativa democrática que pueda beneficiar al conjunto de las clases populares pasa por romper con el bloque político, económico y militar que aglutina a los imperialistas europeos. La UE, el Euro y la OTAN son un dogal para nuestros pueblos y un instrumento de dominación y explotación, son irreformables y deben dinamitarse, hay que mirar a Grecia como decía el Secretario General del PCA recientemente, pero para hacer exactamente los contrario de lo que hizo la «izquierda radical» allí, porque hay algunos que con el cuento de «parar al fascismo» van a naturalizar como algo bueno y deseable a la versión light y europeista de la misma clase dominante que alimenta y cuida a la extrema derecha.

Cuando el PCE aprobó que no había futuro para los trabajadores dentro de la UE y eso se tradujo en un debate interminable e inocuo sobre si había futuro o no

La cuestión es la de siempre, ¿nos atrevemos a hacer lo que hay que hacer o se esta mejor gestionando el mal menor en nombre de los trabajadores pero sirviendo a quienes los explotan?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.