Consecuencias del sabotaje al Nord Stream: respuesta de la UE y crisis ante el invierno alemán

0

El sabotaje contra el gaseoducto NordStream, propiedad de la compañía estatal rusa ‘Gazprom’, ha supuesto una escalada más en la delicada situación internacional.

Aunque todavía está por dilucidar quién ha sido el responsable, Alemania ha dado por perdido el gaseoducto, puesto que la fuga ha permitido, a su vez, la entrada masiva de agua salada, provocando la corrosión de las tuberías.

Sumado a todo esto, la reparación para que pudiese volver a funcionar debería haberse producido rápidamente, lo cual no ha sido posible por cuestiones técnicas. Además, no se ha aclarado a quién correspondería la costosa reparación, si a Alemania o a Gazprom.

La OTAN ha calificado ya el daño de la infraestructura como «un acto de sabotaje» y ha advertido sobre una respuesta decidida.

Ante este escenario, surgen dos incógnitas, la primera y más preocupante: ¿quién ha saboteado una infraestructura tan crítica como el Nord Stream?

Tal y como se esperaba y, aunque no ha habido un pronunciamiento sobre la autoría por parte de Alemania, los ojos de la prensa occidental apuntan a Rusia, aduciendo una especie de plan para sabotear la economía alemana. Por su parte, los detractores de la teoría insisten en que el mando para acabar con el flujo de gas hacia alemana está en manos rusas, sin necesidad de un sabotaje contra sus propias infraestructuras.

Lo cierto es que existen indicios que apuntan a EEUU y cada vez más son los dedos que señalan a la Casa Blanca. Las sospechas se han levantado desde un primer momento por el insistente interés mostrado por Joe Biden en que el gaseoducto Nord Stream 2 no entrase en funcionamiento y comparecencias en las que aseguraba «si Rusia invade Ucrania pondremos fin al Nord Stream 2».

Además, el diputado polaco, Radek Sikorski, emitió un tuit el mismo día de las explosiones que inutilizaron el gaseoducto, con una imagen de la fuga de gas acompañada del mensaje «Gracias, EEUU».

Tuit eliminado del diputado polaco

El diputado ha decidido borrar el tuit dos días después de su publicación, no así las respuestas en las que asegura que los países bálticos y Ucrania «siempre se han opuesto a la construcción del Nord Stream».

Quienes defienden la autoría de EEUU han sido acusados de «conspiranoicos», a pesar de los indicios que, al menos, no descartan dicha autoría ni la sitúan en el plano de lo descabellado.

La economía alemana en peligro

Lo cierto es que la UE sigue hundiéndose en el fango en lo que parece ya una larga agonía económica, social y política. La ruptura de las relaciones con Rusia y la política de sanciones y boicot a la economía rusa está teniendo consecuencias de calado en la economía de la UE, también en la supuesta unidad respecto a dichas políticas (véase el caso de Hungría) y el escenario de escasez de gas de cara al invierno en el que podría encontrarse Alemania puede suponer un duro revés para su economía.

En esta línea, todos los estudios económicos apuntan a una recesión segura de la economía alemana, aparejada al aumento del precio de la energía, de los costes de producción, de la inflación, al aumento del IPC y a una reducción del PIB. Las previsiones más pesimistas para la economía alemana anticipan una caída de hasta un 8% en caso de que la escasez de gas y un invierno frío se hagan efectivos.

De momento y ante la imperante calma tensa, las únicas consecuencias del sabotaje al Nord Stream son un nuevo paquete de sanciones contra Rusia interpuesto por la UE. Así lo anunciaba Ursula von der Leyen en su cuenta de Twitter, señalando directamente al Kremlin sin pruebas sobre su autoría.

Por su parte, el Kremlin ha calificado de «estúpido y absurdo» acusar a Rusia de estar detrás de las fugas detectadas en los gaseoductos y ha instado a Joe Biden a que responda si EEUU ejecutó su amenaza de poner fin al gaseoducto Nord Stream 2.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.