EEUU y Reino Unido acuerdan armar a Australia con submarinos nucleares

0

Los presidentes de Estados Unidos, Reino Unido y Australia anunciaron esta semana un acuerdo conjunto mediante el cual sus respectivos gobiernos firmaban una nueva alianza militar. Este nuevo pacto tiene una motivación principalmente bélica, la colaboración en tecnología militar, con la pretensión de contrarrestar lo que los firmantes consideran «amenaza china». La alianza se denominará AUKUS, acrónimo de los países miembros, y se estrenará con la entrega a Australia de una flota de submarinos impulsados por reactores nucleares. Las posteriores medidas que adopten los tres gobiernos se conocerán en los próximos meses y tendrán como lema «la unión de tres democracias marítimas separadas por el océano y guiadas por ideales como la libertad, la paz y el bien del mundo».

Boris Johnson ha declarado que la intención de este acuerdo es hacer del mundo un «lugar más seguro» y que son sólo unos pocos países los que poseen submarinos nucleares, probablemente en referencia a las críticas manifestadas por ecologistas británicos que protestaban por lo que llamaron «chernobyls flotantes». Joe Biden por su parte ha indicado la importancia del proyecto en la «protección del Indopacífico» y ha mencionado a los grandes ausentes del acuerdo, Francia, debido a que el gobierno francés ve de este modo roto un suculento contrato de fabricación de esos submarinos que ya tenía establecido con Australia.

Australia quedaría beneficiada de la protección de las dos super potencias frente a la proximidad e historial de desencuentros con China, recibiendo además del importante material bélico una considerable ayuda en inteligencia artificial y sistemas de largo alcance.

Francia considera que es una decisión propia de Trump.

El ministro de Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, ha sido muy contundente en sus valoraciones sobre este asunto y ha declarado en prensa que Australia les ha «golpeado por la espalda» y «traicionado la relación de confianza» entre ambas naciones. En medios nacionales el representante de asuntos externos francés comentó acerca del presidente de EEUU, Joe Biden, que «esta decisión unilateral, brutal, imprevisible, se parece mucho a lo que hacía el presidente Trump».

«Esto no se hace entre aliados», concluye el mandatario galo, quien con su enfado exterioriza la contrariedad que debe haber sufrido el gobierno de su país al ver perdido el contrato de venta de los submarinos (con motor propulsado con combustible diésel en este caso y no nuclear como los que hará EEUU) firmado en 2019 y que esperaba su entrega hacia 2027 y que hubiera supuesto unos ingresos de 56.000 millones de euros a las arcas francesas.

China califica el plan como una gran irresponsabilidad.

En un bochornoso gesto de supuesto humor, Peter Jennings, responsable de política estratégica en el ejecutivo australiano, expresó que «deberían llamar al primer submarino en esta nueva categoría el ‘Xi Jinping’, porque ninguna persona es más responsable de que Australia siga este camino que el actual líder del Partido Comunista Chino».

Representantes chinos contestaron a la creación de esta alianza afirmando que «socava la estabilidad regional e intensificando la carrera armamentista», afirmaron que es una actuación de «extrema irresponsabilidad» y solicitaron a los tres miembros del acuerdo que renuncien a esa mentalidad de Guerra Fría. Las relaciones de Australia con China se tensaron a partir de que Canberra exigiera una investigación sobre las causas de la pandemia de COVID y su relación con la ciudad china de Wuhan. China respondió prohibiendo las exportaciones de carbón, cobre y azúcar de Australia y ahora avisa de que, ante lo que parece un reforzamiento del bloque OTAN en su entorno, serán muy fuertes en la defensa de nuestro interés nacional.

Son seis los países que en el mundo poseen submarinos nucleares, India, Francia, Reino Unido, China, Rusia y en especial Estados Unidos, que cuenta con el mayor número de este tipo de armas. La región del Indo-pacífico es una de las zonas claves del panorama económico y estratégico mundial. En su proximidad se sitúan las dos naciones más pobladas del mundo, China e India, que añadidas a Indonesia alcanza la mitad de la población mundial. Asimismo la mitad de la producción del planeta se desarrolla en su entorno, por la que circula el 30% del comercio global.

La maniobra no representa por tanto un gran avance para Australia, quien ha asegurado que no pretende contravenir el Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP), pero sí podría suponer un cambio en el equilibrio de poder en la región, pues este tipo de submarinos son mucho más rápidos y difíciles de detectar y pueden permanecer sumergidos durante meses, disparar misiles a distancias más largas y también transportar más peso, lo que supondría aumentar los inconvenientes para China en caso de tener que movilizar a sus Fuerzas Armadas. Finalmente, la contrariedad para China es sobre todo económica, pues pierde, ya de modo definitivo, la buena relación comercial que hubiera podido tener con Australia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.