Jóvenes comunistas ocupan la sede de Glovo en Barcelona

0

Reproducimos a continuación la declaración de los Colectivos de Jóvenes Comunistas que explica su acción de ocupación simbólica de la sede de Glovo en Barcelona en denuncia a la uberización de la economía.

Oficina de prensa de los CJC.

Ayer, los Colectivos de Jóvenes Comunistas entramos en la sede de Glovo de Barcelona para denunciar el papel que dicha empresa, junto al resto de plataformas organizadas en la Asociación de Plataformas de Servicios bajo demanda (APS), cumple como avanzadilla por la implantación del modelo de «uberización» del trabajo. Este modelo consiste en utilizar mecanismos, sobre todo a través de las plataformas digitales y el uso de algoritmos, para flexibilizar la mano de obra y generalizar el trabajo a demanda, con lo que ello supone de condiciones extremadamente precarias para los jóvenes.

Como venimos señalando junto al PCTE, el proceso de uberización supone una vía de modernización de la explotación, una vía para que los capitalistas remonten sus beneficios en el contexto actual de una profunda crisis. Y es un fenómeno que, además, amenaza al conjunto de la clase trabajadora, pues se extiende a cada vez más sectores conectando con la temporalidad crónica, la parcialidad, las dificultades para la organización colectiva, la hipervigilancia, la individualización de las relaciones entre empleado y empleador… Esto es la llamada “modernización” del trabajo: facilitar la flexibilidad interna del uso de la mano de obra. Modernización que es y va a seguir siendo uno de los grandes objetivos de la política laboral del Gobierno y del Ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz. El peligro de la uberización y del modelo de Glovo va más allá del hecho de que se estén o no saltando actualmente la ley: pues representan solo el sector más avanzado, aquel que pugna por una implantación más rápida y salvaje, de un fenómeno que ya está entrando en nuestros centros y fábricas con la inestimable ayuda de las políticas del Gobierno.

Este acto de asalto a la sede de Glovo es parte de una campaña central que los CJC estamos desarrollando en el conjunto del país y que lleva por lema «Resignarse es dejarlos vencer”. Con ella llamamos a la juventud trabajadora, víctima de innumerables ataques a sus condiciones de vida y trabajo en la última década, a que no permanezca pasiva, a que no piense que esto es inevitable. Hay que desterrar la confianza en el “mal menor”, cualquier gobierno, socialdemócrata o conservador, no va a pensar ni tan siquiera en poner obstáculos a que el capitalismo siga desarrollando herramientas con las que continuar aumentando sus beneficios a costa de la explotación de nuestra clase.

La campaña seguirá y no sólo vamos a señalar a la facción patronal por el trabajo a demanda, también a los actuales partidos gobernantes, que lejos de cumplir promesas como la derogación de las reformas laborales, plantean nuevas políticas agresivas y permanecen pasivos ante realidades tan precarias como la que llevan años sufriendo los Riders. La única vía para proteger y conquistar derechos, la única vía para abrir un horizonte de futuro es: no resignarse al estado actual de las cosas, tomar partido, luchar por un país radicalmente distinto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.