¿Y ahora qué?

0

Seguro que muchos se hacen esta pregunta una vez vistos los resultados de las elecciones madrileñas. Unos resultados esclarecedores, que demuestran una vez más que cuando la “izquierda” doméstica y servil con el sistema fracasa, es hora de recoger el guante y demostrar que otras vías son posibles.

Vamos a hacer un ligero repaso de los resultados electorales. Según el INE a 16 de Marzo de 2020, el censo electoral de la Comunidad de Madrid es de 5.112.658 personas. Pues bien, una vez celebrados los comicios la candidatura más votada ha sido la de Ayuso con un 1.620.213 votos, mientras que las candidaturas de “izquierdas” suman entre las tres poco más de 1.304.629 votos. Queda claro que el fracaso de la izquierda parlamentaria nos compromete más aún a luchar contra un sistema gobernado y dirigido por una minoría, porque aunque la “izquierda” haya perdido no se nos puede olvidar que Ayuso cuenta con el voto de 1 de cada 5 madrileños con edad para votar.

Así a priori cualquiera se echaría las manos a la cabeza, pero la cuestión no está en preguntarse cómo es posible que la derecha gane las elecciones, la pregunta es qué no ha hecho la izquierda para que la derecha gane las elecciones. Debemos partir de la consideración de que la izquierda tiene que cambiar el sistema, tiene que transformar a la sociedad. La baza que juega la izquierda es que supuestamente tiene que representar los intereses de la mayoría, luego si aún con la campaña aireada por Unidas Podemos de “Que hable la mayoría” esta mayoría le ha dado la espalda es porque obviamente no representan a la clase trabajadora ni llegan a la gente, no sirven para transformar la sociedad ni pueden ser la izquierda.

Unidas Podemos, el PSOE y Más Madrid no quieren transformar la sociedad, no quieren revolucionar España. Lo llevan demostrando muchos años y esto no es nuevo. Los malos resultados electorales se tienen que leer en clave de rechazo al proyecto electoralista e institucional de los partidos socialdemócratas y reformistas. Que esta gente no tenga el respaldo de la sociedad no quiere decir que la sociedad no anhele y desee cambios, los cuales llevan muchos años esperándose. Por el contrario estos se esperan y deben encontrar la vía estratégica para conseguirlos fuera de las instituciones.

Nos preguntamos, qué han hecho estos partidos para derogar la reforma laboral, para acabar con la monarquía, para blindar y mejorar los servicios públicos, para acabar con los desahucios de una vez por todas, para eliminar los privilegios de unos pocos y asegurar el bienestar de la mayoría…. Qué han hecho desde la crisis de 2008 para revertir la situación de precariedad laboral, falta de libertades y regeneración democrática. No han hecho nada ni se les espera.

Urge que analicemos estos resultados, que por mucho que se esfuerce el gobierno en decir que no son en clave nacional, como la oportunidad para construir una salida democrática al régimen del 78 por parte de quienes siempre apostamos por la transformación y la revolución socialista española. Debemos dar la espalda a un sistema parlamentario e institucional que ha demostrado por activa y por pasiva que no van a permitir un solo cambio a favor de la clase trabajadora dentro de las instituciones. El régimen del 78 no se construyó para satisfacer las necesidades de la clase trabajadora española, ni ha permitido ni va a permitir ningún cambio sustancial.

Trabajemos unidos aquellos partidos y sindicatos que quieran construir la III República Española federal y popular, con una banca pública, los sectores estratégicos de la economía bajo dirección estatal, un mercado de trabajo dirigido y enfocado en interés de la clase trabajadora, unas instituciones democráticas y al servicio de la mayoría, etc.… en definitiva todos aquellos deberes pendientes que los partidos reformistas no han sabido resolver, exploremos otras vías para llevarlos a cabo.

¡¡¡Abajo el régimen del 78, por la III República!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.