Presos y presas palestinas: un crimen de guerra sionista

1

Este pasado sábado 17 de abril, se conmemoró el Día Internacional de Solidaridad con los Presos y Presas Palestinas. Se estima que aproximadamente un millón de palestinos han sido secuestrados por las fuerzas de ocupación sionistas desde el año 1967, y llevados a sus cárceles. Anteriormente a esa fecha no existen cifras claras.

Esta cifra significa que prácticamente una quinta parte de la sociedad palestina y un 40% de varones adultos han estado entre rejas en algún momento. Lo cierto es que es difícil encontrar a algún palestino que no tenga o haya tenido a algún familiar o conocido encerrado en alguna de las 17 cárceles diseminadas por Israel, en la de Ófer (la única dentro de los territorios ocupados) o en alguno de los dos centros de detención israelí en el norte y sur de Cisjordania.

La política del régimen sionista de encarcelar a palestinos y palestinas, es un crimen de guerra, en tanto que se trata de una de las formas más atroces de aplastar la voluntad de un pueblo, su identidad y su esencia. La gran mayoría de los y las presas son civiles que no han cometido absolutamente ningún delito, pero estaban en el “lugar inadecuado” (que pueden ser sus propias casas) y en el “momento inadecuado” (que puede ser en plena noche mientras duermen).

Esta política de detenciones masivas no deja de ser una política de castigo colectivo, el producto de un estado permanente de guerra que coloca a las detenciones dentro del ámbito de los crímenes de guerra. Los y las presas son procesadas según tribunales militares y no civiles, y en muchos casos el régimen sionista emplea la figura de la detención administrativa, que consiste en un procedimiento de detención indefinida sin cargos ni juicio. Ni la persona detenida ni su abogado pueden acceder a la información o las pruebas secretas y, según las órdenes militares israelíes, una orden de detención administrativa puede renovarse por tiempo ilimitado. El tribunal emite una orden de detención administrativa por un período máximo de seis meses, sujeta a renovación.

La ocupación sionista está asentada sobre un estado de apartheid, y uno de los pilares para sustentarlo es el encarcelamiento continuo y perpetuado de presos palestinos, de cualquier condición, sexo o edad, pues también se arresta a menores y ancianos, personas enfermas, personas con discapacidad, etc. La cuestión de los presos y presas es una cuestión de supervivencia y existencia de la ocupación sionista. Asimismo, se convierte en un elemento fundamental de la lucha por la liberación nacional palestina.

1 Comentario

  1. .
    La usurpación de territorios, el apartheid y el sadismo de los ocupantes son inseparables y vienen en el kit.
    El Estado teocrático de Israel, y todos los otros estados teocráticos, tienen que dejar de existir.
    .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.