No es Venezuela, es Texas

El cambio climático es una realidad indiscutible. Se producen nevadas en desiertos, deshielos y temperaturas altas en zonas frías, cambios en las migraciones de las aves…

Esto pasa sin que los gobiernos reaccionen de forma contundente ante la explotación de nuestro planeta. Según él ranking de emisiones de CO2 emitidos a la atmósfera, Estados Unidos es el segundo país más contaminante del mundo.

Los datos que hemos reflejado explican en gran medida el porqué Houston superó los -20 grados bajo cero. Unas temperaturas para una zona con unas infraestructuras que no estaban preparadas para algo así.

Millones de personas se quedaron sin suministro eléctrico y tampoco sin poder conseguir agua potable. Muchas de ellas, las que tenían casa resguardecieron con lo que tenían a mano, en sus coches encerrados, motores de gasolina… Otras, sin embargo no tuvieron esa suerte e incluso murieron en las calles con síntomas de hipotermia.

Esta situación desgraciadamente, aún dura para gran parte de las clases populares del Estado de la estrella solitaria. Casi el 50 por ciento de la población del Estado tiene que hervir el agua por motivos de salubridad, ya que debido a la tormenta y la falta de preparación del sistema, las tuberías reventaron, contaminando probablemente el agua del sistema.

Otro de los grandes damnificados fueron los hospitales del Estado, en algunos de la capital, se cuenta que tuvieron que recoger agua de lluvia para rellenar las cisternas y que incluso retirar las haces de forma manual de los inodoros.

Destacar que Texas es una de las mayores reservas de gas natural de EEUU, suponiendo casi el 50% de la producción eléctrica que en este Estado es independiente. Es decir, Texas, en un ejercicio de nacionalismo salvaje, están desconectados de la red eléctrica nacional. Esto causa que si hay un problema en la red estatal, no puedan conectarse a la nacional.

La nevada también ha causado inconvenientes en las centrales eólicas, congelando las hélices. Una ocasión que no ha sido desaprovechada por parte de los republicanos para cargar contra la propuesta progresista de Green New Deal. A la mismo tiempo el senador por Texas, Ted Cruz se ha ido de vacaciones en mitad de la tormenta con destino Cancún. Se ve que no le gusta pasar frío.

En conclusión, la situación de Texas es de verdadera catástrofe nacional, ya declarada por el Presidente. Una situación que si viniera de cualquier país enemigo de EEUU, se describiría como tercermundista, se escucharían o verían titulares iguales a los que vemos por parte de los medios sobre Venezuela, pero claro es el Imperio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.