Daniel Seixo: «Especialmente los sindicatos y el movimiento obrero necesitan una televisión propia. Sería el único espacio en el que el obrero tendría voz»

0

Por Carmen Romero Gómez

Hablamos con Daniel Seixo, un joven sociólogo y periodista gallego, hijo de jornaleros, que comienza un nuevo camino en su carrera al mando de la dirección del medio independiente Nueva Revolución.

Has pasado por medios como Time Just, RAD Magazine, VICE, y por supuesto, Nueva Revolución. ¿Cómo llegaste a esto del periodismo? Porque si no me equivoco eres sociólogo.

Empecé a estudiar periodismo en la Complutense justo antes de la crisis económica. Nunca he sido una persona muy centrada en el campo de los estudios. Me han insistido mucho en la familia para que siga adelante. Lo he visto como algo ajeno. Supongo que tiene relación con ver que las escasas personas de mi familia que han cursado estudios superiores desgraciadamente ahora es cuando empiezan a encontrar trabajo. Empecé en la Complutense, llegó la crisis y por una confusión administrativa me dijeron que podía volver a Galicia a estudiar periodismo. No fue así. Continue por sociología, pero siempre me ha gustado escribir.

Llego al periodismo por la escritura. Siempre he necesitado expresar lo que pienso. A partir de ahí, los medios fueron los que contactaron conmigo y aquí en Nueva Revolución encontré el poder expresar siempre lo que pensaba sin ningún tipo de censura, con un pensamiento cercano a la izquierda en todos los campos. Poco a poco, ese apoyo que noté al escribir aquí me ha llevado a seguir y finalmente acabar en la dirección.

Y a Nueva Revolución, ¿cómo llegaste?

Contactó conmigo el antiguo director, Javi, y desde un principio la verdad que me gustó su trato a las piezas que enviaba. Nunca me han dicho “no puedes escribir esto” o “esto escríbelo de otro modo”. Sí que me han dado algún consejo que agradezco. Poco a poco, a raíz de ahí, dirigí la sección de economía, el corto paso de Nueva Revolución en El Salto, y hasta ahora. Ha sido un encontronazo de esos afortunados en los que encuentras un sitio donde trabajar con comodidad, confianza y compañerismo.

Algo que creo que no saben los lectores es que compaginas tu trabajo del que vives con ser director del medio, ya que Nueva Revolución no tiene ingresos como para poder pagar sueldos ¿Os han ofrecido en Nueva Revolución introducir algún tipo de publicidad?

Sí. A ver, esto es un asunto que se habla poco en los medios. Nos han ofrecido muchas veces, incluso artículos promocionados. Pero los principios que tenemos en NR nos impide incluir ningún tipo de publicidad, sobre todo de temas como la gestación subrogada, las casas de apuestas, la prostitución o todo lo que tenga que ver con la explotación sexual de las mujeres. Eso limita las vías de financiación de un medio.
Uno de los motivos por los que he decidido hacerme cargo de este proyecto es intentar buscar nuevas vías de financiación. Porque claro, uno está hablando de las condiciones laborales, de un periodismo íntegro, pero no resulta muy compatible a veces y a mí se me cae la cara de vergüenza cuando pides una colaboración y no puedes pagarle al compañero. A mi me sigue sorprendiendo ver ciertos medios que dicen ser de izquierdas y feministas, pero que todos sabemos que están financiados por campos cercanos a la explotación sexual de las mujeres.

Me vas a permitir que opine para realizarte la siguiente pregunta. Para mí, la publicidad es el parasito que se va comiendo poco a poco a su presa sin que se note. En el momento en el que una multinacional paga por un espacio en un medio, ese medio queda censurado y, por tanto, la honestidad de la información que se da va muriendo. ¿Cuál es la alternativa? ¿Habéis pensado alguna para NR, o seguiréis siendo un medio sin ingresos?

Queremos empezar a financiarnos a través de la suscripción. También hemos empezado a investigar en algo de publicidad, pero siendo muy selectivos, acudiendo nosotros a proyectos que puedan ser cercanos a nosotros y con pequeñas colaboraciones. Para esto también es importante poder ofrecerle a los lectores un contenido de calidad e intentar ofrecer alterativas con las que devolver esa confianza que tienen en nosotros. Partimos de la nada, hay que ir poco a poco, sin prisas y sobre todo sin traicionar los principios de NR.

El método que usan la mayoría de medios independientes a esta publicidad es el de la suscripción. Veo dos problemas: 1. Es una forma precaria de subsistir. 2. El caso CTXT. A finales de noviembre, la revista CTXT publicaba un artículo de opinión, recalco, de opinión, titulado; “Cómo se dice xenofobia en catalán”. En apenas unas horas, el artículo fue retirado de la web porque en redes sociales, los propios lectores de CTXT lincharon al autor. Entonces, ¿es el método de la suscripción otro parásito? No ya a través de las multinacionales, sino a través del propio marco mental que tengan los lectores que te paguen cada mes.

Sí, conozco el caso de CTXT. Por eso creemos que es importante caminar lento. No vamos a ver las cantidades que mueven otros medios independientes en euros. Es una cantidad que nos queda muy lejana. Si bien, en cuanto al contenido, sí queremos competir en esa liga. La única “ventaja” entre comillas que tiene esto es que, cuando te mueves en este precariato, la censura baja un poco su nivel. Por desgracia no podemos pagar plantilla, pero tampoco vamos a ver a los lectores como los que deben guiar NR. Hay que escuchar al lector, pero no podemos acostumbrarlo a escuchar lo que quieren escuchar. Creo que se está instalando una especie de autocensura como dices. Nos estamos acostumbrando a no debatir.

Volviendo a Nueva Revolución. Es uno de los Enfant Terrible de los medios independientes, sobre todo por lo relacionado con el feminismo radical y el anti-imperialismo. Desde que eres director, ¿has recibido algún tipo de acoso en redes sociales por el tratamiento que se da en el medio sobre ciertos temas?

Son continuas las amenazas. Los insultos me los tomo a broma, siempre me ha sorprendido esa gente que pierde el tiempo. Con total sinceridad lo digo, si el referente en el que tienen que volcar toda su ira soy yo, es que sus análisis son muy tristes. Quiero decir, yo cada día aprendo muchísimo de muchísima gente y creo que todo es un poco eso, las redes sociales provocan ese espectáculo de buscar caso, crecer seguidores, etc.

Por otro lado ya tenemos cosas más serias. Desde que he llegado a la dirección he tenido que presentar una denuncia a una persona por amenazas. Conozco a otros compañeros que están recibiendo amenazas serias y me sorprende cómo desde gente que se dice de izquierdas, sobre todo desde el tema de la ley trans, se están empezando a tolerar amenazas, acosos e insultos. Deberíamos reflexionar todos sobre ello.

¿Qué opinas de medios como La Última hora?

Es el boletín del partido de Podemos. No tengo nada en contra, lo que no me parece serio es intentar vender ese trabajo como periodístico.  Me chirría y pienso que es insultar al lector vender eso como independiente. Sinceramente, no suelo leerlo. Es muy descarado. Pero no son los únicos que funcionan así.

¿Hay censura informativa en España?

Me pasa lo mismo que cuando hablamos del golpe de Estado. Yo pregunto, ¿golpe de Estado para qué? si el poder económico nunca ha tenido las cosas más sencillas. Con la censura informativa me pasa igual. No creo que a nadie le tengan q decir sobre qué escribir o no.

Realmente, en las grandes cabeceras de medios o en las grandes cadenas de televisión, las caras conocidas suelen ser de personalidades que, en lo ideológico, como mucho se sitúan en el centro izquierda. Entonces, ¿podemos decir que no es que en España no haya censura, sino que los periodistas que el sistema censuraría están en el paro?

Opino exactamente lo mismo. De hecho, creo que todos conocemos a grandes periodistas a los que les cuesta muchísimo encontrar trabajo. Ya sea por su ideología o por no dar ese perfil mediático. Por ejemplo, Alberto Arce, que no soy super afín a su ideología, pero por la forma que hace periodismo, por los temas q trata… es raro que no tenga su espacio.  Recuerdo que cuando volvió de Alaska a España le costó encontrar trabajo. Cualquiera que lo haya leído sabe que es como si a Zidane le costara encontrar trabajo como futbolista (ríe). Después lo piensas y dices, ya, pero es que quizás no cause polémica. Ya no se busca solo el buen periodismo, sino la polémica, la audiencia, etc.

Hablemos de lucha de clases y periodismo. Criminalizar a un simple periodista de un medio privado que tiene un sueldo base solo por trabajar para los grandes conglomerados de medios, ¿es un error?

Es difícil llegar a culpabilizar a los periodistas. Todos somos un poco culpables. Nos hemos acostumbrado a que la información es algo que está ahí, gratis, y que lo tienes en un click. Eso no da de comer a los periodistas. Yo hay veces que preparo trabajos con otros compañeros y, cuando no puedes pagar ese trabajo, te sientes mal. Vamos, yo estoy en ese mismo caso y resulta injusto. Debemos acostumbrarnos a que la información es poder, y a que la información debe ser apoyada también económicamente. A partir de ahí, en el momento en el que valoremos eso, podremos exigir a los periodistas que sean sinceros. Deben serlo por norma, pero esto pasa en todos los ámbitos. ¿Vamos a culpar a un trabajador por echar horas extras para que no lo despidan?, ¿o al que cobra en B para dar de comer a sus hijos?

Para cerrar, creo que debemos recordar algo que pasó en 2003, y es que en RTVE, Alfredo Urdaci leía el nombre del sindicato Comisiones Obreras como el sindicato “cece-oo”. Es una salvajada desde el punto de vista periodístico que una televisión pública trate así a un sindicato que está defendiendo los derechos de los trabajadores que pagan impuestos para que esa televisión exista como servicio de interés público. ¿Crees que urge una TDT para los sindicatos?

Sí, creo q sería bueno. Igual que podría serlo para las universidades. Pero ante todo es importante tener una buena televisión. Recordamos lo que pasó con Urdaci. Es algo que cuando se quiere hablar del periodismo deshonesto todos lo tenemos en la memoria, pero tampoco ha habido un cambio en la televisión pública tan grande hasta día de hoy. Ha habido un cambio estético, pero cada gobierno nuevo que llega utiliza la televisión pública como arma contra los adversarios. Creo que es básico ante todo una televisión pública fuerte y unas televisiones autonómicas fuertes. Aun así, sí, especialmente los sindicatos y el movimiento obrero necesitan una televisión propia. Sería el único espacio en el que el obrero tendría voz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.