Orgía de la ultraderecha en Bruselas

El pasado martes, la policía belga intervinó en una orgía homosexual en Bruselas. En ella participan 25 personas y se encontraron grandes cantidades de estupefacientes. Estos se situaban en un piso del centro de Bruselas.

Los agentes han sancionado a todos los participantes por el incumplimiento flagrante de las normas de restricción debido al Covid 19. Hace algo más de un mes que el país tiene toque de queda, los bares cerrados y las reuniones limitadas.

Uno de los participantes más conocidos es el eurodiputado József Szájer, del partido ultraderechista de Víktor Orban. El aludido está casado con una Jueza del Tribunal Constitucional de Hungría. Aún estamos a expensas de saber más nombres de altos cargos diplomáticos. Esto no sería una noticia relevante, puesto que cada cuál si cumple las normas puede hacer en su libertad lo que quiera, si no fuera porque su partido se muestra contrario a los derechos LGTB y por la restricciones. Recordemos que su formación está llevando a cabo una ley para eliminar la opción de las parejas LGTB a la adopción. Además de figurar en listas de lugares no seguros para homosexuales.

Cuándo la policía estaba entrando en el piso, el citado eurodiputado intentó huir por la ventana del piso, deslizándose por las tuberías. El protagonista llevaba sustancias psicotrópicas entre sus pertenencias. Es aquí cuándo se le pide la identificación y éste alude que no la lleva consigo, pero les notifica a los policías que goza de inmunidad diplomática. Debido al intento de huida, probablemente, el eurodiputado resultó herido leve.

Esta hipocresía manifiesta que se dividen los derechos según quién seas, determina si tienes derechos sexuales o sin embargo eres represaliado, incluso se puede entender que prima más tu clase social que tu sexualidad, siempre que la mantengas en privado. Solo hay que ver que hasta en las dictaduras más reaccionarias, en las monarquías absolutas o en los estados confesionales se pueden encontrar personas del colectivo entre los suyos. Claro está, todo esto es perseguible para el resto de la población. No tenemos más que recordar cuántos altos cargos del régimen y del ejército franquista eran gays dentro del armario.

Finalmente y aturdido por el revuelo, el eurodiputado ha dimitido, no sin negar parte de las acusaciones, como la de que la droga fuera suya. Aunque esta dimisión tiene sentido políticamente, no tendrá consecuencias ninguna en el plano judicial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.