Las polacas no se rinden

El derecho al aborto está cada vez más en peligro en Polonia. Hasta hace poco, se permitía la interrupción del embarazo en tres supuestos: malformación, del feto, peligro para la vida de la madre y violaciones.

El hecho en cuestión es que aún se quiere limitar más. La intención y en lo que apunta la ley y el fallo del TC a la eliminación del supuesto de malformación.

Está última es la razón más aducida al aborto, por lo que significa que cada vez es más imposible que las mujeres ejercen su derecho sobre su propio cuerpo. Polonia sigue en su ola de fanatismo ultraderechista, limitando los derechos humanos y en este caso, los de la mujeres.

En esta ocasión, tenemos que recordar que la Revolución rusa y el encumbramiento de la URSS significaron el acelerador necesario para la consecución de estos y otros derechos. El primer país en aprobar el aborto fue la URSS, el 18 de noviembre de 1920.

El proyecto de las Naciones soviéticas término en 1991, por lo que en muchos de los países que la conformaban se dio un giro más reaccionario. Solo tenemos que recordar los programas económicos de privatización Yeltsin, seguidos, entre otros, por Polonia.

Actualmente, la situación polaca con respecto a los derechos humanos es bastante negligente. Solo tenemos que ver las persecuciones al movimiento feminista y LGTB.

El partido del Primer Ministro Mateusz Morawiecki ( Ley y Justicia) también se muestra contrario a la eutanasia y no duda en ejercer la represión sobre su pueblo.

Coincidiendo con el 102 aniversario del acceso al sufragio femenino, las mujeres organizadas en el movimiento «Huelga de Mujeres» han salido a la calle por sus derechos. Una protestas brutalmente reprimidas.

«Uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades, que incluye el uso de pulverizadores de pimienta, la criminalización de los manifestantes pacíficos y la incitación a la violencia, por parte de las autoridades

Amnistía Internacional

El Estado polaco ha impuesto cargos desproporcionados a las personas que participaban en las protestas. Una estrategia de criminalización de la disidencia y autoritarismo. Mientras, la UE se muestra como rehén de Polonia y Hungría en estos asuntos.

«Pedimos a las autoridades que retiren los desproporcionados cargos penales contra personas que protestaban pacíficamente. El derecho a la libertad de reunión pacífica ha de ser protegido y hay que poner fin al ataque contra los derechos sexuales y reproductivos«

Directora AI Polonia

👇Aquí dejo el enlace de la misma organización:

https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/polonia-continua-imparable-la-represion-de-las-protestas-de-la-huelga-de-las-mujeres/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.