Sarkozy al banquillo

Nicolás Sarkozy, ex presidente de Francia desde 2007 a 2012, atraviesa en la actualidad un periplo judicial que se le antoja complicado. Los delitos por los que esta imputado son de corrupción y tráfico de influencias.

Es la primera vez que la República Francesa sienta en el banquillo a un expresidente. El antecedente más cercano puede ser el del caso Chirac, aunque a esté se le juzgaba por hechos durante la alcaldía de París y no se sentó físicamente.

Junto a él, también están siendo juzgados, bajo la misma pena de 10 años de cárcel y multa de 1 millón de euros, el abogado de Sarkozy, Thierry Herzog y el Magistrado del Tribunal Supremo Gilbert Azibert.

Los hechos se remontan a la campaña electoral de 2007. En dicha campaña, Sarkozy financió presuntamente a su partido de forma irregular, mediante las donaciones de Liliane Bettencourt (L’Oreal). Si dichos hechos se demuestran, significaría que el partido del expresidente llegó dopado a las elecciones.

El expresidente y su abogado conspiraron, presuntamente, para que el entonces Abogado General ante el Tribunal del Supremo, Gilbert Azibert, les facilitará información del caso. A cambio le recompensarían con un puesto en el Consejo de Estado de Mónaco.

Las alarmas saltaron cuándo un juez autorizó las escuchas de las conversaciones telefónicas entre los implicados. En ellas, el expresidente de la V República Francesa que actuaba bajo el presunto seudónimo de Paul Bismouth conversaba con su abogado, transmitiéndole lo siguiente: «Le ayudaré, le haré ascender».

Finalmente, esto no se produjo, aunque el entonces abogado con el tiempo paso a ser Magistrado del Tribunal Supremo. La acusación dice que el nombramiento no se llevó a cabo debido a que les avisaron de las mismas escuchas.

La justicia francesa ha comunicado: «La solicitud o aceptación es suficiente para la consumación del delito». No es necesario «Que se cumpla efectivamente el pacto corruptor». La misma Fiscalía Nacional Financiera declaró en 2017 que los métodos utilizados eran de «delincuentes expertos».

A modo de conclusión, no podemos dejar de hacer una comparativa del sistema judicial francés y español. Mientras que en Francia el exmandatario del PPE va al banquillo por la financiación irregular de las campañas, en España por hechos bastante parecidos y probados parecen salir indemne.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.