El policía que asesinó a George Floyd compra su libertad

El pasado 25 de Mayo, una oleada de indignación y protestas empezó a recorrer el mundo. Todos fuimos testigos casi directos de un acto cruel e inhumano, un acto que por desgracia no ha sido la primera muestra de violencia policial y racismo institucional en el país del dólar.

Ese día, un grupo de agentes policiales detenían a hombre afroamericano acusado de pagar, presuntamente, con un billete de 20 dólares falso. El agente encargado de este operativo, o si no el que más papel protagonista o antagonista, en este caso, fue Derek Chauvin. Durante, aproximadamente, nueve minutos el agente puso a George Floyd contra el suelo, inmovilizándolo, apretando su rodilla contra el cuello de George, mientras el resto de agentes le ayudaban o disolvían cualquier intento de intervención por parte de los asistentes que lo grabaron todo.

El vídeo recorrió, como un rastro de pólvora, todo el país, pasando las fronteras y desencadenando una ola de indignación casi sin precedentes. Se ha puesto el punto de mira sobre el color de piel y el largo historial de sucesos similares por todo el país. Sin embargo hay un factor clave para entender todo esto y es el componente de clase. Un componente que divide más allá de la raza. Todo esto nos da como resultado un cóctel explosivo de racismo y aporofobia. Un sueño americano convertido en pesadilla donde el color de la piel y el poder económico se relacionan directamente. Y es que al final da igual el color de piel, la etnia o la nacionalidad, pues si se tiene dinero, esté último prevalece sobre el resto.

El policía, Derek Chauvin, fue encarcelado hace unos meses en un penal de alta seguridad con fecha de juicio fijada para marzo de 2021. En los últimos días este último ha quedado en libertad pagando una fianza de un millón de dólares.

Finalmente y es aquí es donde quería llegar, se ha producido una analogía macabra. Vemos una vez más como el dinero prevalece. La vida de una persona valía 20 dólares y la libertad de un asesino, un millón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.