No nos callarán

0

Llevo mucho tiempo sumergida en la lectura de textos pro regulación de la prostitución, en los que ese término, prostitución, ha desaparecido y ha sido sustituido por la expresión “trabajo sexual”, en los que las mujeres en situación de prostitución son presentadas como “trabajadoras sexuales”, que obtienen sus ingresos tras la prestación de “servicios sexuales”, y en los que nunca hay referencias a los efectos que, sobre la salud integral de las mujeres, tiene la obtención de esos ingresos a través de prácticas que conculcan su derecho a la preservación de la salud, y en los que nunca se presenta como un comportamiento asocial el hecho de que un hombre pague para conseguir imponer su deseo y su respuesta sexual, anulando el derecho a la toma de decisiones y al control sobre el propio cuerpo de la mujer que recibe el dinero, cuya dependencia socioeconómica y sus condicionantes físiológicos la sitúan en una posición de completa desigualdad frente al prostituidor.  Estoy acostumbrada a verlo en libros de ensayo, en artículos, en tesis doctorales, en informes pagados con fondos públicos porque interesa resaltar la cantidad de dinero que genera, y que es un medio sencillo y conocido, a través del cual las mujeres siempre pueden conseguir ingresos, por lo que resulta innecesario destinar partidas presupuestarias para la creación de equipos multidisciplinares, encargados de diseñar planes eficaces para la integración sociolaboral de mujeres en situación de vulnerabilidad, ¿qué necesidad hay, cuando reputados/as integrantes de la Academia y la Cultura respaldan y difunden como planteamiento “progresista” esta artimaña neoliberal?. Como explicaba, estoy acostumbrada a ver las estrategias de normalización del abuso sexual y de la comercialización del cuerpo de las mujeres, como alternativa laboral y fuente de ingresos, en estos ámbitos, pero hasta ahora no lo había visto en textos educativos, dirigidos al profesorado y al alumnado de Secundaria, Bachillerato y Ciclos, como he podido comprobar que ocurre en la guía “Els nostres cossos, els nostres drets” (Nuestros cuerpos, Nuestros derechos), un manual afectivo-sexual para jóvenes y adolescentes publicado en 2018 desde la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, y que desde entonces se está difundiendo a todo el profesorado a través de los CEFIREs y a los centros educativos de toda la Comunidad Valenciana, consecuencia de la Ley 8/2017, de 7 de abril, integral del reconocimiento del derecho a la identidad y a la expresión de género en la Comunidad Valenciana.

Yo soy integrante de un colectivo feminista que está adherido a la plataforma Front Abolicionista-PV, soy su representante y también una de las 22 mujeres que conforman la Comisión de Educación que ha participado en el análisis de las 1600 páginas que componen la guía, y que además incluye contenido audiovisual. Desde el mes de diciembre y hasta el mes de julio hemos estado revisando la guía en su integridad, y tras comprobar que la mayoría de sus contenidos no son apropiados para la etapa del proceso madurativo del alumnado al que va dirigido, ni han sido elaborados siguiendo pautas coeducativas (la coeducación es un método de intervención educativo que parte del principio de la Igualdad de sexos, centrado en eliminar las discriminaciones sexistas) a finales de julio enviamos una carta a la Consellería de Educación, Cultura y Deporte solicitando la retirada de la guía, adjuntando un informe de 15 páginas donde explicábamos detalladamente los motivos que sustentaban dicha petición, y solicitando una reunión urgente con representantes de la Consellería. Paralelamente, en una extensa y pormenorizada entrevista con Nuria Coronado, dos de nuestras representantes, Celia Chofre y Rosana Valero, hacían pública nuestra denuncia ante la edición, por parte de la Consellería, de una guía educativa cuyo enfoque no estaba orientado por criterios coeducativos, centrados en educar desde la igualdad para acabar con los estereotipos masculinos y femeninos, regidos por marcadores genéricos, que sustentan la desigualdad estructural que rige las relaciones entre mujeres y hombres, debido a ello no se cuestiona la pornografía y la prostitución que son claros ejemplos de violencia sexual hacia las mujeres, que aparecen normalizados como ocio y trabajo sexual; hay una visión favorable acerca de la explotación reproductiva comercial de los vientres de alquiler; un claro posicionamiento a favor de la creación de la figura del “asistente sexual; y la heterosexualidad, la homosexualidad y el lesbianismo forman parte de un sistema normativo y excluyente, presentándose como alternativa el transgenerismo.

Al no recibir contestación desde la Consellería, el martes 4 de agosto desde el Front Abolicionista- PV convocamos una rueda de prensa, y mi compañera Laura Gómez y yo expusimos ante los medios los motivos que como plataforma Feminista Abolicionista, y tras el análisis realizado por una comisión de educación, que se creó con esta finalidad, y que está integrada por activistas feministas con formación en Psicología, Ciencias de la Educación y Trabajo Social, repito, los motivos, que teníamos para solicitar la petición de retirada de la guía, porque haberlos, haylos, y demasiados.

La exposición de motivos que hizo mi compañera Laura se centraba en la inadecuación del tratamiento que los contenidos tienen al no haberse desarrollado siguiendo pautas coeducativas, y cito un fragmento de su intervención:

“El Front es una plataforma conformada por 50 asociaciones de todo el País valenciano, cuya labor social y política se centra en conseguir la aprobación de una Ley Abolicionista del sistema prostitucional en el Estado español, la lucha contra todas las formas de mercantilización de los cuerpos de las mujeres y en consecuencia por la Abolición del Patriarcado. Pero esto no se conseguirá si la educación de nuestra juventud se basa en la pornografía, y en la aceptación de la prostitución como “trabajo sexual”, claros exponentes del mantenimiento de los estereotipos de género masculino y femenino. Por ello estamos convencidas de que el mejor sistema educativo para luchar por la Igualdad  es el sistemas coeducativo, que es precisamente de lo que carece esta guía”.

Mi exposición se centró en la inadecuación normativa, y su contenido íntegro es el que aparece a continuación:

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS QUE SUSTENTAN LA PETICIÓN DE RETIRADA DE LA GUÍA “ELS NOSTRES COSSOS, ELS NOSTRES DRETS”

Voy a ampliar la información sobre la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres que ha mencionado mi compañera. En dicha ley encontramos lo siguiente:

El artículo 14 de la Constitución española proclama el derecho a la Igualdad y a la no discriminación por razones de sexo. Por su parte, el artículo 9.2 consagra la obligación de los poderes públicos de promover las condiciones para que la Igualdad del individuo y de los grupos en que se integra sean reales y efectivas.

Pero el pleno reconocimiento de la Igualdad formal ante la ley, aun habiendo comportado, sin duda, un paso decisivo, ha resultado ser insuficiente. Resulta necesaria, en efecto, una acción normativa dirigida a combatir todas las manifestaciones aún subsistentes de discriminación, directa o indirecta, por razón de sexo,y a promover la Igualdad real entre mujeres y hombres, con remoción de los obstáculos y estereotipos sociales que impiden alcanzarla.

La ley se refiere a la generalidad de las políticas públicas en España, tanto estatales como autonómicas y locales.

También me voy a referir a otra ley, Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de Salud Sexual y Reproductiva y de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, en concreto al artículo 9, titulado Incorporación de la formación en Salud Sexual y Reproductiva al Sistema Educativo, que detalla lo siguiente: El sistema educativo contemplará la formación en salud sexual y reproductiva como parte del desarrollo integral de la personalidad y de la formación en valores, incluyendo un enfoque integral que contribuya a:

a) La promoción de una visión de la sexualidad en términos de Igualdad y corresponsabilidad entre mujeres y hombres, con especial atención a la prevención de la VG, agresiones y abusos sexuales.

Y ahora señalaré por qué el Movimiento Feminista lleva años reclamando la inclusión de la educación afectivo-sexual en la formación educativa de niñas/os y adolescentes. La Unesco y otros organismos internacionales como la ONU, Unicef y otras ONGs abogan porque el alumnado reciba educación afectivo-sexual en los centros educativos, ya que consideran que este tipo de formación es la base para lograr la Igualdad social y de género, que forma parte de los objetivos de Desarrollo Sostenible. El objetivo es dotar al alumnado de conocimientos basados en datos empíricos, habilidades, actitudes y valores que los empoderarán para disfrutar de salud, bienestar y dignidad; entablar relaciones sociales y sexuales basadas en el respeto; analizar cómo sus decisiones y elecciones afectan a su propio bienestar y al de los demás; y entender cuáles son sus derechos a lo largo de la vida y asegurarse de protegerlos. Son declaraciones realizadas en 2018.

La OMS declaraba en 2011 que la educación sexual es una herramienta básica para el desarrollo de una sociedad igualitaria, diversa y rica en valores, por ello la educación afectivo-sexual es vital en la preparación de niñas/os y adolescentes para lograr una vida segura y plena, donde vivan su sexualidad de forma libre y sana, que les permita desarrollar valores y actitudes éticas para tomar decisiones pertinentes acerca de su sexualidad, siendo ésta consciente, saludable y respetuosa.

Tras la revisión de las 1.600 páginas de la guía, desde el Front Abolicionista PV pedimos su retirada porque tal y como ha sido concebida y redactada no refleja los contenidos que, según las leyes vigentes en nuestro país que he nombrado y las recomendaciones señaladas por parte de reputados organismos internacionales, necesariamente tienen que estar presentes en una guía diseñada para aportar recursos psicopedagógicos encaminados al desarrollo, tal como indicaba la OMS, de una sexualidad libre, sana y consciente, y que permitan establecer relaciones sociales y sexuales basadas en la igualdad y el respeto, tal y como se solicitaba desde la UNESCO.

Lamentablemente, la guía que se ha ofrecido a las/os docentes y al alumnado desde nuestra Consellería no se ha elaborado buscando estos objetivos.

No somos el único colectivo Feminista que alerta sobre la creación de materiales pedagógicos que no se basan en criterios coeducativos ni en datos empíricos, y debido a esto sus contenidos no desarrollan modelos que priorizan el análisis que las decisiones y elecciones tienen sobre el bienestar propio y el de los demás, no informan por igual sobre derechos individuales y colectivos, y no buscan derribar estereotipos sexistas.

Desde el Front Abolicionista-PV lo que hemos hecho es enviar una carta al Conseller de Educación, Cultura y Deporte, en la que expresamos nuestra disconformidad con el contenido de la guía “ELS NOSTRES COSSOS, ELS NOSTRES DRETS”, y pedimos su retirada, porque  tras haberla revisado en su integridad, encontramos que no cumplía con los objetivos marcados tanto por la legalidad vigente como por los criterios de la coeducación, que plantea toda intervención educativa partiendo del principio de la Igualdad de sexos.

En esa carta expusimos los motivos y solicitamos una reunión urgente con representantes de la Consellería de Educación, y la acompañamos de un pormenorizado informe de 15 folios, donde desarrollamos, argumentamos y justificamos, a lo largo de 12 puntos, los motivos que sustentan nuestra petición de retirada.

Además hemos revisado otras guías cuyos contenidos sí se adecúan a los principios que deben regir en la confección de un material psicopedagógico centrado en la educación afectivo-sexual de niñas/os y adolescentes: la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias ha publicado una colección de guías dirigidas a prevenir la VG entre alumnado de Secundaria, son cinco publicaciones que buscan derribar los estereotipos sexistas y contribuir a lograr una sociedad libre de violencia machista. La iniciativa surge del área de Igualdad y el objetivo es aportar recursos didácticos, innovadores y atractivos para abordar temáticas claves para la prevención de la VG, inspirando y motivando, despertando la curiosidad y facilitando la reflexión en torno a lo personal, lo relacional y lo social. Desde las Consejerías de Educación y Salud del Principado de Asturias han desarrollado el programa NI OGROS NI PRINCESAS para centros de Secundaria, cuyo objetivo es proporcionar a las/os adolescentes una formación afectivo-sexual basada en la salud y el placer, en el fomento de la autoestima y la autonomía, en la libertad de elección desde el conocimiento, en la igualdad de mujeres y hombres, y en el respeto a las diferentes orientaciones sexuales.

Los periodistas presentes nos preguntaron si podíamos poner ejemplos y lo hicimos:

la prostitución aparece normalizada como trabajo sexual de la mano del colectivo Hetaira, que se disolvió el año pasado, pero que hasta entonces se presentaba como la voz que se no se tenía en cuenta, la de las “trabajadoras sexuales”, pero resulta que la voz que no está presente en esta guía es la voz de mujeres que, verdaderamente, han estado en situación de prostitución, porque Cristina Garaizábal, portavoz habitual de Hetaira no lo ha estado, pero Amelia Tiganus sí, Alika Kinan sí, Sonia Sánchez sí, y han escrito artículos, concedido entrevistas y asistido a ponencias y charlas, ¿por qué no están las vivencias de estas mujeres, que conocen el tema en primera persona?. ¿Por qué no hay textos recientes de la filósofa Ana de Miguel, o de las sociólogas Rosa Cobo o Beatriz Ranea, de la articulista Raquel Rosario Sánchez, o vídeos de las Towanda Rebels, que han investigado a fondo el tema, para ofrecer información detallada, precisa y contrastada, cuando se aborda el tema de la prostitución?.

¿Por qué en ninguna de las ocasiones en que se toma como referente a Hetaira se añade el dato, extraído del BOE, del importe total del dinero que a través de subvenciones concedidas por el Ministerio de Sanidad, para el “Programa de Promoción de la Salud y Prevención de VIH/SIDA y otras ITS en personas en situación de prostitución”, recibieron a lo largo de seis años?. Yo tengo ese dato, han sido 146.000€, y también sé la cifra que ha recibido Médicos del Mundo desde el año 2004 hasta el 2019, han sido 2.213.500€, y han recibido este dinero porque las mujeres en situación de prostitución ven seriamente afectada su salud integral y necesitan atención médica, pero ésto no está en la guía.

Tampoco está el dato de los 88.000€ recibidos por Médicos del Mundo para el programa “Prevención del Consumo de Drogas y Promoción de la Salud en personas en situación de prostitución”, desde el año 2015 al 2019, concedidas a través del Plan Nacional sobre Drogas, ni los 67.000€ concedidos a la Fundación Cruz Blanca por un programa similar. En ningún momento se plantea la prostitución como una situación en la que la mujer ha de consentir contactos sexuales que no desea, ni elige ni controla, de forma continuada y recurrente, y por tanto el impacto que esto tiene en el cuerpo y en la mente de las mujeres no se aborda de ninguna manera, ni se plantea como actividad profundamente sexista ni se señala la enorme desigualdad en que se sostiene

con el tema de la pornografía ocurre lo mismo: en 2019, en la universitat de València, Carme Orte Socías y Lluís Bataller presentaron su libro “Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales”. Este libro, elaborado tras haber entrevistado a casi 2.500 jóvenes de 7 comunidades autónomas de entre 16 y 29 años, en su mayoría heterosexuales, apunta, entre otros, a un aumento de “las manadas” en el Estado español, y a que casi un 70% de los jóvenes españoles ha visto porno por Internet, al que acceden por primera vez a los 8 años, aunque su consumo se generaliza a los 14 años. Un porno cargado de machismo y prácticas de riesgo que genera un incremento en el consumo de prostitución, y cambios en las relaciones interpersonales (lo que ya hace tiempo habían detectado los profesionales de la psicología en terapia de parejas y en terapia individualizada). El acto fue promovido por la Unidad de Igualdad de la Universitat de València. Por eso resulta inaceptable que la Consellería de Educación de València presente al profesorado y al alumnado una guía totalmente desactualizada en el tratamiento del tema de la pornografía, que está presentada como un elemento/accesorio relacionado con la sexualidad.

Las Towanda Rebels, por ejemplo, tienen un vídeo donde aportan datos que deberían formar parte de toda guía afectivo sexual, porque es preciso y urgente que desde los centros educativos se trate este tema con un planteamiento crítico, y se valore correctamente el grado de violencia que están alcanzando los vídeos y el poso sexista del que surgen y que los alimenta:

1- Mientras que las mujeres son consideradas objetos sexuales animados y llevan adelante el disfrute masculino, los dueños de la acción son los hombres. Las mujeres permanecen dormidas, pasivas, complacientes, atadas abofeteadas, abusadas, por un individuo o varios.

2- Las prácticas de penetración anal son las que más Me Gusta tienen, sobre todo con mujeres negras. Curiosamente en la guía promocionada por la Consellería de Educación, Cultura y Deporte hay frecuentes alusiones a esta práctica, por ejemplo: “El culo está infravalorado culturalmente, pero sus orgasmos, tanto en chicas como en chicos son fantásticos”, o también “¿El coito anal es más satisfactorio desde el punto de vista físico o emocional? En mi caso, como hombre, emocional, aunque todavía me resulta extraño decirlo. Porque cuando el acto ha culminado, lo que más recuerdo y más tiempo saboreo es la unión, la ternura y el lenguaje que se ha establecido entre mi pareja y yo. Es la sensación de que la otra persona está dentro de mí; solamente dejo entrar a gente que me quiere. Es como si alguien posara su amor dentro de mí. Es un acto que implica a mi cuerpo y que permito a muy pocos. Es mi forma de mostrar confianza total y unidad con el amante y una ocasión de disfrutar la sensación de pasividad total que la sociedad denomina feminidad. Lo que me hace sentirme completo es esta sensación de virilidad y de feminidad combinada”. 

Hay más referencias, pero lo que no hay son advertencias respecto a esta práctica, tan valorada en los vídeos pornográficos, como ésta que sí aparece en el vídeo de las Towanda, y que son declaraciones de una ex estrella del cine porno, Vanessa Belmond: “Tienes unos cuantos desgarros cuando haces esas escenas, y si tomas un analgésico muy fuerte es mucho más fácil hacerlo. Te piden que sonrías, consientas y hagas ver que te lo pasas muy bien pero necesitas “ayuda” para conseguirlo”.

Como integrante de mi Colectivo y como integrante del Front Abolicionista-PV solicito la retirada de la guía, pero como psicóloga sanitaria, feminista radical, madre y tía de adolescentes, militante y votante de un partido de izquierdas porque necesitamos una sociedad igualitaria  y socialmente justa, y defensora de la Educación Pública de calidad, EXIJO LA RETIRADA DE LA GUÍA “ELS NOSTRES COSSOS, ELS NOSTRES DRETS”.

Y animo a todo el mundo, pero especialmente al profesorado, a que busquen la guía en la página Web de la Consellería de Educación de la Generalitat Valenciana, vayan eligiendo distintos bloques y revisándolos, y así podrán comprobar por sí mismos la veracidad de mis afirmaciones, y si como plataforma Feminista y Abolicionista el Front Abolicionista-PV tiene motivos o no, para solicitar la retirada de la guía que se está ofreciendo a los centros educativos. Porque queremos que nuestras/os jóvenes disfruten de salud, bienestar y dignidad, que puedan entablar relaciones sociales y sexuales basadas en el respeto, siendo conscientes de cómo sus decisiones y elecciones afectan a su propio bienestar y al de los demás y sabiendo en todo momento cuáles son sus derechos, NO NOS CALLARÁN.

Artículo anteriorLa Esperanza del Sur de Europa – Entrevista al Senador Gianluigi Paragone, fundador de Italexit
Artículo siguienteGoodbye, Borbones
Purificación Liétor González. Licenciada en Psicología, siendo su área de formación y actividad profesional la Psicología Sanitaria. Nació en 1968 y eso le permitió conocer de primera mano la militancia política en clandestinidad en la figura de su padre y en su carnet del PCE. Es la nieta mayor de dos abuelas analfabetas cuyos maridos sí sabían leer y escribir, es más, su abuelo paterno llego a ser Secretario General del PSOE durante la República en su pueblecito de Jaén. Pasó de feminista anónima a activista feminista cuando conoció la primera sentencia de La Manada de Pamplona de la Audiencia de Navarra, y pasó de votante a militante de Podemos cuando en su Municipio se quedaron a un puñado de votos para tener un concejal mientras que VOX conseguía dos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.