El caos se adueña de Estados Unidos y obliga a Trump a recluirse en un bunker

0

Los tumultos antiracistas con motivo de la muerte de George Floyd, un ciudadano negro, a manos de la policía se extienden por toda la geografía estadounidense, obligando a proclamar el toque de queda en 25 de las grandes ciudades del país. Las barricadas en llamas y los manifestantes clamando justicia han terminado por obligar a recurrir al Ejército y a la Guardia Nacional para patrullar las calles e intentar, infructuosamente, recuperar el orden público.

El vídeo en el que se ve la cruel muerte de Gorge Floyd, asfixiado por un policía de Minneapolis después de haber sido detenido y ya esposado, ha provocado la indignación de la inmensa mayoría de la gente de bien del país obligando a activar la Guardia Nacional en 20 de los estados que componen los Estados Unidos. 

La tensión ha sido tal que la Casa Blanca, la residencia presidencial, rodeada por manifestantes iracundos, se ha visto obligada, por primera vez desde 1889, a apagar todas sus luces y el presidente Trump ha tenido que recluirse en el bunker presidencial ante el peligro evidente que existía para su integridad física.

Las fuerzas del orden se vieron obligadas a recurrir a los gases lacrimógenos para dispersar a la multitud que asediaba el Palacio Presidencial y que respondieron a la policía lanzando piedras y botellas.

Varios detenidos, junto al muelle de Santa Monica, California, este domingo.

Pese a la dureza de la respuesta policial, y al recurso a los militares, la situación en Estados Unidos está muy lejos de volver a la normalidad y las estampas de manifestantes airados, tanquetas y militares patrullando las calles y saqueadores de comercios se han generalizado por todo el país, generando el miedo y el desconcierto en la mayoría de la población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.