Xi Jinping propone solidaridad mundial en el Foro de Boao

0

Tuvo lugar esta semana la Conferencia Anual del Foro de Boao para Asia, organización de países asiáticos que tiene como objetivos promover la integración económica de los países del entorno hacia sus metas de desarrollo a través de ejes fundamentales como la economía, cooperación o medio ambiente, y que cuenta con miembros como China, India, Pakistán, Australia, Irán o Japón.

El discurso de apertura del Foro fue a cargo del presidente chino, Xi Jinping, cuyas palabras adquirieron en el prestigioso escenario importancia internacional, al referirse al conflicto de Ucrania.

El mandatario señaló que la raíz del problema no está en la propia guerra de Ucrania sino de las decisiones unilaterales tomadas por el que pretende ser único bloque hegemónico. Xi abogó por una nueva organización mundial que renueve la manera de relacionarse entre países, basada en el respeto mutuo, tal como recoge la Constitución de la República Popular: la política exterior del país basada en el respeto a la soberanía y la integridad territorial, no agresión, no intervención de uno de los asuntos internos de otro, igualdad y beneficio reciproco, y coexistencia pacífica.

Los países asiáticos -propuso Xi- deben iniciar la creación de una unidad política internacional de control para la estabilidad y el respeto de todas las naciones.

Según el presidente, ante la prueba de la pandemia se ha evidenciado que es necesaria una respuesta global de salud pública que pueda generar una sinergia internacional frente a problemas que afecten a nivel universal.

La propuesta de China sugiere la creación de una nueva economía internacional que sea abierta, de manera que promueva las cadenas de desarrollo que permitan la estabilidad de los países, en lugar de la actual que provoca inestabilidad y, por consiguiente, pobreza.

La mentalidad de Guerra Fría -consideró Xi- sólo consigue boicotear la paz mundial. El hegemonismo de las políticas de poder lleva al enfrentamiento entre bloques y a la desestabilización de la seguridad.

Los países del mundo son, en sus palabras, como pasajeros de un mismo barco cuyo destino es común; para que el navío llegue a un buen destino deben remar todos, es inaceptable la idea de arrojar a nadie al mar. Con esta metáfora, el mandatario chino expresa, ante el foro internacional asiático, y aunque sin mencionarlo, la posición de la potencia que representa, y que se sitúa obviamente partidaria de un nuevo orden mundial, ajeno al actual caracterizado por el acaparamiento político y económico de la OTAN.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.